El ICM-CSIC y la UPC participan en un proyecto para mejorar la conservación marina mediante la digitalización y la robótica
,

El ICM-CSIC y la UPC participan en un proyecto para mejorar la conservación marina mediante la digitalización y la robótica

DIGI4ECO, iniciativa coordinada por el Institut de Ciències del Mar, considerará los efectos de la presión humana y el cambio climático, lo que permitirá diseñar y desarrollar planes de gestión más efectivos

Catalunya acogerá un centro de investigación sobre algas de referencia en el Mediterráneo

El ICM-CSIC y la UPC participan en un proyecto para mejorar la conservación marina mediante la digitalización y la robótica

por Glòria Ayuso

Extraer indicadores ecológicos clave bajo el mar, que permitan considerar los efectos de la presión humana y el cambio climático para la implementación de políticas dirigidas a mejorar la restauración y conservación de hábitats marinos es el objetivo del proyecto DIGI4ECO, que acaba de iniciarse bajo la coordinación el Institut de Ciències del Mar- CSIC de Barcelona.

Las siglas del proyecto responden a lo que se quiere obtener: un gemelo digital-sostenible 4D de monitoreo ecológico de la restauración en áreas donde existe un agotamiento pesquero. Por una parte, se propone digitalizar datos antiguos y crear un entorno digital óptimo que también se alimentará de nueva información obtenida de estaciones submarinas y plataformas robóticas de última generación.

«Oportunidad única»

El equipo científico considera una «oportunidad única» combinar datos históricos que estaban inutilizados con datos más recientes, lo que permitirá comparaciones espacio-temporales y una evaluación del estado actual de los mares y océanos de Europa, información valiosa para los tomadores de decisiones en el ámbito de la gestión ambiental. Junto con otros seis centros tecnológicos y de investigación europeos, participa la UPC, que destaca la importancia del trabajo de armonización de los datos y de facilitarlos para su uso en código abierto.

Datos abiertos

En esta línea, para el ICM una de las prioridades de la iniciativa es recopilar datos, ordenarlos y ponerlos a disposición de la comunidad científica y las agencias para utilizarlos a través de nuevas herramientas como la inteligencia artificial.

«Esto nos permitirá extraer información numérica de imágenes y videos, así como estandarizar y armonizar información de diferente naturaleza y formato en bancos de datos centralizados por los socios participantes», explica el investigador del ICM-CSIC Joan B. Company, quien añade que «la estandarización de procesos y la recopilación de datos biológicos y ambientales mediante cámaras y sensores oceanográficos y geoquímicos permitirá ampliar el alcance del monitoreo ecológico desde metros hasta hectáreas, así como aumentar la frecuencia y continuidad de la recopilación de datos».

El proyecto se desarrollará durante cuatro años, con la intervención de un total de 18 entidades de 10 países europeos, que «trabajarán juntos para mejorar el estado de conservación de los hábitats marinos europeos en el Mediterráneo y el Atlántico», según Jacopo Aguzzi (ICM-CSIC), el coordinador del proyecto.

Quizás te interese