«El equipo de mujeres y jóvenes de esta edición de Barcelona servirá de embrión para otro grande»
,

«El equipo de mujeres y jóvenes de esta edición de Barcelona servirá de embrión para otro grande»

Este experimentado navegante trabaja desde Sitges para que España dé buenos resultados en la categoría femenina y juvenil de la histórica competición

El equipo español de mujeres de la Copa América de vela quiere hacer historia



<div>«El equipo de mujeres y jóvenes de esta edición de Barcelona servirá de embrión para otro grande»</div>
<p>«></img></p>
<p style=por Cristina Buesa

Instalado en el Port d’Aiguadolç, en Sitges (Barcelona), donde hace unas semanas presentó al quinteto de mujeres que competirá en la primera Copa América de vela de mujeres (y esta semana lo hará con los jóvenes), Guillermo Altadill (Barcelona, 1962) es el director del SailTeam BCN. Reputado navegante, con 10 travesías del Atlántico (7 acabadas, puntualiza), juegos olímpicos y la participación en la Copa América de València, entre otros, su reto es que las chicas -y los jóvenes- del equipo español hagan el mejor papel posible en la edición de Barcelona de este verano.

No hay equipo español en la Copa América de vela.

Habrá participación española en la competición de mujeres, la Puig Women America’s Cup, y en la de jóvenes. No en la absoluta, donde hay seis países.

Pero lo intentaste hasta el último momento.

No llegábamos a tiempo. Cuando se decidió que Barcelona acogería la competición nos dimos cuenta de que era inviable en términos presupuestarios. Y después estaban las cuestiones tecnológicas: no solo necesitábamos un barco sino también diseñadores y suficientes regatistas de nacionalidad española, que es lo que pauta la norma.

Con las mujeres y los jóvenes sí que se pudo.

Efectivamente. El velero es más simple, un AC40 con un diseño igual para todos, no hay que construir uno propio.

¿A qué aspiran?

Arrancaremos tanto con las chicas como con la categoría juvenil, son buenísimos, campeones del mundo, campeones olímpicos… a la larga seguiremos, no pararemos, y si se vuelve a hacer en Barcelona o en Europa, usaremos este conocimiento para hacer un equipo de la Copa América de vela, es el embrión.

¿Tendréis continuidad?

Sí, seguro. Ya sea con los jóvenes que competirán este verano como con otros. España tiene muy buen nivel, está entre los tres primeros países del mundo y no podíamos permitirnos competir en la categoría mayor, haciéndolo en casa, y hacer el ridículo.

¿No lo viste claro?

Ir a cubrir el expediente y punto no era una opción. No para ganar la Copa, pero por lo menos para quedar bien situados, no que nos eliminaran a la primera de cambio. Teníamos que empezar a dar forma al proyecto y la mejor forma era hacerlo con un equipo de mujeres en primer lugar.

Ellas van a hacer historia.

Barcelona acogerá la primera Copa América de vela femenina en 173 años. La de jóvenes se recupera porque ya se hizo en Bermudas y en San Francisco.

¿Ha costado lograr patrocinios?

La vela es un deporte mecánico y vale dinero, como la Fórmula 1 o las motos. Dependes de patrocinadores y no han reaccionado como deberían haberlo hecho para poder crear un equipo local. Las administraciones públicas han puesto dinero para atraer la competición, pero excepto CaixaBank o Fundació Zero, el resto no ha visto la oportunidad que se les brindaba.

¿Cómo les beneficiaría?

Es importante tener un equipo del propio país en el evento porque eso da a la afición un motivo adicional para seguir la Copa América de vela.

¿Pero el gran público se sumará?

Sí, estoy seguro. Pero no es lo mismo hacer Fórmula 1 en Montmeló corriendo dos españoles que sin correr ninguno. Igual que con un campeonato de futbol, si juega o no el país que acoge la competición. No podíamos tener un equipo español en la categoría absoluta por lo que decía antes, pero en mujeres y juvenil sí.

¿Qué posibilidades tienen?

Partimos de cero. No tenemos un barco para entrenar, un AC40, y eso nos resta. Los seis países que tienen equipo grande sí cuentan con esa embarcación porque obligatoriamente la necesitaban para las regatas preliminares de Vilanova i la Geltrú y Jeddah.

Cosa que el equipo español carece.

Exacto. Ellos, además, les trasladarán el conocimiento a sus chicas y jóvenes. En nuestro caso tenemos mucho talento y, si nos hubieran facilitado un AC40 por vía de un acuerdo con uno de los grandes, saben que sacaríamos mucho provecho.

¿Cómo lo hacéis ahora?

Aquí en Sitges estamos entrenando en el simulador y en todo tipo de barcos que tienen ‘foils’ (hidroalas), aunque sin un AC40. Necesitamos dinero para tener uno propio o bien ponernos de acuerdo con alguno de los otros equipos que tienen el mismo problema y compartir, alquilándolo por ejemplo, pero no es fácil.

¿Y mientras tanto? ¿Cuándo os instalaréis en Barcelona?

Íbamos a estar poco tiempo en Aiguadolç, pero Sitges se ha portado maravillosamente con nosotros así que iremos más tarde a la base del Moll de la Fusta de Barcelona, calculamos que en julio.

¿Crees que será entonces cuando la gente se implicará más en el evento?

Sí, cuando vean al equipo local en nuestra base, seguro.

¿El reto cuál es?

Sin duda poder entrenar con un barco AC40 como el que tendremos que competir en Barcelona en septiembre y octubre. Son veleros tecnológicamente muy avanzados, que vuelan en vez de navegar, con un software muy complejo. Hasta ahora teníamos suficiente con el simulador, pero hay que pasar a la siguiente fase.

Que es…

Navegar con el AC40. Mi cálculo es que si logramos entrenar entre 20 y 25 días con uno de esos monocascos pondríamos al equipo de las mujeres en disposición de ganar.

En la Copa América de vela de mujeres habrá dos divisiones, entonces.

Los equipos que tienen equipo grande y, por lo tanto, un AC40 con el que entrenar, y los que no, como nosotros, australianos, suecos… Estamos a años luz unos de otros. No obstante, la competición, para compensar esta diferencia, ha puesto a los seis grandes en un grupo, con lo que se autoeliminarán entre ellos. Y a nosotros en el otro.

¿Cómo ves el futuro de la Copa?

Cuando se hace en Europa tiene mucha más fuerza. La duda es saber dónde se hará la siguiente, en función de quién gane, veremos. Está claro que la repercusión en España será mayor si sigue aquí. Barcelona llama la atención a los patrocinadores y, si se confirma, iremos a competir en todas las categorías.

Quizás te interese

La economía azul contará con 25.000 metros cuadrados en los ‘tinglados’ de Sant Bertran del Port de Barcelona en 2027