El Moll de Recer: el mejor lugar para ver la Copa América de vela
,

El Moll de Recer: el mejor lugar para ver la Copa América de vela

El espacio, que se abrirá a finales de julio tras unas obras de remodelación, será de acceso libre, por lo que el Ayuntamiento ha iniciado los trámites para instalar un sistema de control de aforo para garantizar la seguridad

Barcelona se zambulle en una Regata Cultural para promover la Copa América de vela

El Moll de Recer: el mejor lugar para ver la Copa América de vela

por Glòria Ayuso

Barcelona se propone acoger la Copa América de vela más popular de la historia y, con este objetivo, se están configurado los distintos espacios para que la ciudadanía pueda seguirla desde diversos puntos y de forma gratuita. El que ofrecerá una visión privilegiada de toda la superficie marítima en la que tendrá lugar la competición, entre el 22 de agosto y mediados de octubre, será el paseo en lo alto del Moll de Recer, en el Port Olímpic, por su avanzada posición en el mar y una perspectiva excepcional de toda la extensión en la que los equipos librarán sus duelos de velocidad y destreza. El acceso será libre, por lo que el Ayuntamiento está dimensionando, con el apoyo de los Bomberos, la capacidad de toda su superficie. Para controlar el aforo, se instalarán en los distintos puntos de acceso un sistema de conteo de entradas y salidas.

El consistorio ha licitado esta herramienta de control del aforo, por un valor de 30.000 euros, y está planificando que algunos accesos del lugar se usen exclusivamente para las entradas y otros para las salidas, facilitando así un movimiento fluido y organizado de las personas. «Prevemos que haya una rotación continua, explica la directora del Port Olímpic, Olga Cerezo. La competición, en cada una de las jornadas en las que tendrá lugar, se prolongará durante más de dos horas, por lo que se contempla una circulación de personas que accederán y, al cabo de un tiempo, decidirán libremente abandonar el espacio. De aquí la importancia de mantener un control permanente del aforo permitido.

Un «descubrimiento»

El Moll de Recer, de 500 metros de longitud, está cerrado desde hace un año y medio debido a las obras de construcción de un nuevo dique que sustituye a los antiguos dañados por los temporales, así como la reforma del paseo y sus accesos. La previsión es reabrirlo a finales de julio. Además del puente ubicado en el extremo de la zona de restauración, se podrá acceder por dos nuevas zonas con escaleras convenientemente separadas, por las que se ascenderá al mirador desde el área en la que se ubicarán los nuevos locales de economía azul. Asimismo, el extremo del final del paseo, que habitualmente estaba cerrado, se ha mejorado con amplias escaleras de hormigón que mejoran igualmente la permeabilidad del espacio.

Para muchas personas este lugar será un descubrimiento, afirma Cerezo. Frecuentado por vecinos y personas que hacen deporte, la mayor accesibilidad al paseo facilitará que más gente pueda apreciar sus vistas. En el lado mar, será posible seguir la competición, mientras que de cara a la ciudad se podrá observar toda la operativa de las bases femenina y juvenil, que se instalarán a partir de la tercera semana de agosto a escasos metros.

En el lado mar, será un lugar privilegiado para ver las competiciones, y en el lado ciudad será posible observar toda la operativa de las bases femenina y juvenil, que se instalará a partir de la tercera semana de agosto.

El Port Olímpic prevé ser uno de los puntos neurálgicos durante la Copa América de vela, ya que también a muy pocos metros, en el Moll de Mestral, y coincidiendo con la competición, tendrán lugar actividades culturales.

Dispositivos móviles

La regata podrá ser disfrutada desde las playas cercanas y a lo largo de todo el litoral. El Ayuntamiento de Barcelona tiene planes de colocar grandes pantallas en puntos estratégicos, permitiendo a los espectadores seguir todos los detalles de la competición con gran precisión. Los organizadores apuntan a lo sucedido en Vilanova y la Geltrú durante la primera preliminar, cuando el público siguió de forma óptima la regata de forma presencial apoyándose de tablets o móviles para no perderse al mismo tiempo la retransmisión deportiva.

Los tinglados del Moll de Llevant, en el Port Vell, acogerán el ‘hospitality’ de la Copa América de vela del Port de Barcelona. Será el extremo por el que acabarán saliendo los veleros de los seis equipos desde sus bases y, también, donde llegarán tras las regatas. Habrá gradas al final de la rambla del Rompeolas, se podrá acceder con el bus náutico, los espectadores que quieran seguir el evento con sus propios ojos tendrán aquí un magnífico espacio para hacerlo.

Quizás te interese

La economía azul contará con 25.000 metros cuadrados en los ‘tinglados’ de Sant Bertran del Port de Barcelona en 2027