La ‘startup’ Spascat explota datos de satélites para soluciones en economía azul
,

La ‘startup’ Spascat explota datos de satélites para soluciones en economía azul

La monitorización de la costa y las aguas, para lo que antes eran necesarios vuelos en avioneta y largas campañas en barco, se realiza ahora con detalladas imágenes desde el espacio

Catalunya crea el primer mapa de su fondo marino



<div>La ‘startup’ Spascat explota datos de satélites para soluciones en economía azul</div>
<p>«></img></p>
<p style=por Glòria Ayuso

El acceso a los datos que ofrecen los satélites estaba reservado hasta hace poco a usos militares o de grandes agencias como la NASA. Sin embargo, con la democratización del acceso a la información, las posibilidades de grandes avances son infinitas. Solo es necesario tener el conocimiento para saber aprovecharlo.

Este es el caso de Roger Huerta y Bernat Gené, dos excompañeros de bachillerato de El Masnou que han lanzado Spascat, una ‘startup’ que explota los datos y las imágenes procedentes de los satélites para que sirvan de apoyo a la planificación urbana, las herramientas de control para monitorear las costas y el correcto desarrollo de la vida marina que se encuentra bajo el agua.

Colorado y Niza

Tras el instituto, ambos separaron sus caminos. Huerta estudió ingeniería biomecánica y, gracias a una beca Balsells, realizó un máster en ingeniería aeroespacial en la Universidad de Colorado. Tras pasar por la NASA como especialista en investigación de trajes espaciales, trabajó en la Agencia Espacial de Colonia como parte del equipo médico de los astronautas, hasta que volvió para incorporarse en la española Indra como parte del programa Galileo de la Agencia Espacial Europea (ESA).

Por su parte, Gené, máster en inteligencia artificial en la Université Côte d’Azur de Niza, ha trabajado como ingeniero informático especializado en aprendizaje automático en Mónaco. Su intención de volver a Catalunya lo llevó a emprender y dedicarse por completo a este proyecto.

Concurso de ideas

El detonante fue el reto lanzado por I2Cat y el Institut Cartogràfic de un concurso de ideas dirigido a empresas sobre casos de uso de observación de la tierra, por lo cual se pusieron a monitorizar la costa catalana utilizando satélites, lo que representó en la práctica el lanzamiento de Spascat. Entonces logró ser la finalista, y en estos momentos la ‘startup’ compite en un nuevo proyecto de la ESA relacionado con la economía azul.

La empresa, que emplea a dos personas más, procesa y ordena datos para facilitar su uso para numerosas aplicaciones, entre ellas el monitoreo de la línea de costa, que gana relevancia ante la necesidad de entender y prevenir los efectos del cambio climático, como la erosión y la sedimentación, para asegurar la sostenibilidad y la resiliencia de las comunidades costeras. También desarrolla modelos predictivos que pueden indicar cambios en las costas y mapean acumulaciones de algas y posidonia, esenciales para estudios de biología marina.

Imágenes cada cinco días

Si anteriormente era necesario realizar vuelos de avioneta o campañas en barco durante meses y procesar las imágenes para observar la evolución de las playas y costas, actualmente los satélites ofrecen imágenes de toda Catalunya cada cinco días, con datos públicos y abiertos a todos los usuarios, con cada vez una mayor precisión, como los procedentes del Sentinel II del sistema Copernicus de la ESA.

Los datos están muy bien sobre papel, pero si no los sabemos utilizar no sirven. Nuestro día a día es desarrollar software con estos datos para que el usuario final pueda acceder de forma sencilla», explica Huerta. «De esta forma, es posible conocer, por ejemplo, cómo están las playas del Maresme en cuatro clics o cuántos metros cúbicos de arena se han perdido exactamente, añade Gené.

Colaboración con el Cartogràfic

En los últimos meses, Spascat ha trabajado estrechamente con el Institut Cartogràfic de Catalunya y la Generalitat, proporcionando datos para la Direcció de Costes. Además de obtener una imagen del contorno de las costas, sus soluciones permiten calcular la profundidad del agua, que puede obtenerse a partir de su color por la absorción de luz.

La empresa contempla gran cantidad de usos y soluciones, como la monitorización de vertidos de petróleo, la superficie afectada y cómo se mueven y se dispersan debido a las corrientes, aplicación esencial para mitigar rápidamente impactos ambientales negativos; o la identificación automática de barcos en zonas clave como el canal de Suez, lo que es vital para la seguridad y la planificación logística.

Quizás te interese

La economía azul contará con 25.000 metros cuadrados en los ‘tinglados’ de Sant Bertran del Port de Barcelona en 2027