«Con Barcelona aún no hemos hablado pero ya hay otras ciudades que quieren la Copa América de vela»
,

«Con Barcelona aún no hemos hablado pero ya hay otras ciudades que quieren la Copa América de vela»

Con la mayoría de los equipos entrenando con los barcos definitivos, el máximo responsable de la competición ya se ha instalado en la capital catalana hasta octubre

Valora la buena sintonía con las administraciones y no cree que los cambios en el Govern puedan enturbiar las relaciones

Copa América de vela: 100 días para que arranque la mítica competición en Barcelona



<div>«Con Barcelona aún no hemos hablado pero ya hay otras ciudades que quieren la Copa América de vela»</div>
<p>«></img></p>
<p style=por Cristina Buesa

Grant Dalton aterrizó en Barcelona el martes y prácticamente no dejará la ciudad hasta que acabe la Copa América de vela. Director ejecutivo de America’s Cup Event (ACE), organizadora de la histórica competición, es también el máximo responsable del equipo defensor del título, el Emirates Team New Zealand. Ha estado en su país desde principios de abril, supervisando los últimos detalles del AC75. Faltan 100 días para el arranque de la Copa. Quien la gane en octubre, decidirá la ciudad que acoge la próxima edición, seguramente en 2027.

A poco más de tres meses para el inicio de la competición. ¿Cómo va todo?

Hay dos partes, la de la competición y la parte del evento en sí mismo. A estas alturas ya deberíamos saber si hay signos de debilidad en alguno de los equipos, pero no es así. Hemos modelado todos los barcos por ordenador y todos tienen muy buena pinta.

¿Los nuevos AC75, los que competirán?

Sí, no hay puntos débiles en ellos, tampoco en los cascos de los veleros. Aunque el casco no juega un papel muy importante, la verdad, porque lo significativo son las velas, las hidroalas y el sistema. Desde Emirates, que defendemos el título, nos tendremos que poner a punto porque todos tendrán las armas afiladas, serán competitivos.

Pero eso es bueno para Barcelona, será una competición emocionante y reñida.

Para Barcelona sí, para nosotros los neozelandeses no tanto (ríe).

¿Y los preparativos del evento?

Todo está encarrilado, acabo de llegar y aunque los contactos con la Generalitat ahora van a cambiar por las elecciones, con el Ayuntamiento y el Gobierno del Estado es muy estable. Pienso que de momento la Copa América se ha promocionado poco, pero a finales de mayo arrancará una campaña de difusión importante. En julio se construirá el Race Village y la presencia será mucho más obvia.

¿Nota diferencia respecto a meses atrás? ¿Se respira más Copa América en la ciudad?

Todavía no lo suficiente. A finales de junio haremos un tour por una decena de puertos de Catalunya con el trofeo para implicar a más gente y darla a conocer.

Aún se están acabando cosas en el puerto. ¿Llegarán a tiempo?

Todo va sobre el calendario: todas las administraciones trabajan para que así sea.

Tenemos cuatro equipos en Barcelona y dos a punto de llegar, también tres AC75 entrenando. ¿Cuándo estarán todos y qué podrá ver la gente?

Los franceses estarán dentro de un par de semanas. Emirates empezaremos a navegar en Barcelona el 28 de junio, el barco saldrá de Nueva Zelanda este fin de semana.

¿Y cuánto tardará?

Más de un mes porque lo traemos en barco: en avión es demasiado caro.

Cinco de los seis AC75 con los que se luchará por la Copa ya se han descubierto. ¿Cuál le gusta más?

Todos ellos son muy distintos y tienen pros y contras en función de las condiciones meteorológicas con las que nos encontremos.

¿Cuál cree que será más competitivo?

Tengo algunas sensaciones, pero todavía es pronto. Me gusta el barco italiano pero los británicos, con la conexión con Mercedes, saldrán con algo.

Los americanos han colocado a los cuatro ciclistas en una posición diferente a la habitual.

Es una apuesta. Han intentado aumentar la potencia y con esa colocación necesitas hacer 10% menos de fuerza, pero es que a lo mejor, en función del casco, no precisas tanta. El barco crea turbulencias Están probando diferentes cosas. Los orificios donde se sitúan los atletas son muy visuales, pero la competición es muy larga entre los cinco aspirantes y habrá que ver quien es más regular. La parte aerodinámica es un 20% y la hidrodinámica un 80%.

La otra parte de la gran cita es la primera competición de mujeres. Algunos, como los españoles, no tienen aún barco para entrenar.

Podrían haber comprado un AC40, nadie se lo impedía. Y en el simulador han podido ir entrenando. Si alguno de ellos no se siente lo suficientemente seguro, que se retire y así se lo he dicho. Han tenido tiempo suficiente. Los suecos se han comprado un barco. Los españoles finalmente han alquilado el barco francés.

¿El resultado de las elecciones del domingo cambia algo?

No, pienso que no. Tenemos una gran relación con el gobierno de la ciudad.

La decisión sobre si Barcelona acoge la siguiente edición de la Copa América depende del ganador.

Efectivamente. Pero a principios de junio de este año desde Emirates Team New Zealand empezaremos a buscar ofertas, candidaturas, por si finalmente revalidamos el título en octubre. De esta forma ganamos cinco meses de tiempo.

O sea, quieren empezar cuanto antes a buscar propuestas.

Sí, ya estamos creando el documento con las condiciones. Y ya hemos despertado la atención de algunas ciudades, que nos han manifestado su interés por acoger la competición. Barcelona ha sido increíble, pero todavía no sé si quieren volver a presentar una oferta o no, no tengo ni idea.

En cambio otros destinos sí se lo han planteado.

Para esta edición hubo otras aspirantes, pero tomamos la decisión correcta. Una de ellas ha expresado interés en volver a presentar candidatura.

¿Cuál? ¿Yeda, en Arabia Saudí?

No se lo puedo decir.

¿Qué debe hacer Barcelona para mantenerla?

Lo primero, empezar a hablar. Se ha hecho un gran trabajo en estos tres años, con lo que el diálogo será mucho más fácil.

¿Habrá espacio suficiente en el puerto para más de seis equipos, si es el caso?

Lo tendremos.

Quizás te interese

La economía azul contará con 25.000 metros cuadrados en los ‘tinglados’ de Sant Bertran del Port de Barcelona en 2027