La startup Titanium Technology presenta una innovación tecnológica para sustituir el uso de biocidas en el mar
,

La startup Titanium Technology presenta una innovación tecnológica para sustituir el uso de biocidas en el mar

Tech Tour Blue Economy: startups que apuestan por una actividad marítima más sostenible

Barcelona quiere ser la capital mundial de la economía azul: ya genera 4.000 millones de volumen de negocio y 16.200 empleos

La startup Titanium Technology presenta una innovación tecnológica para sustituir el uso de biocidas en el mar

por Glòria Ayuso

El crecimiento biológico de algas y moluscos en las hélices de los barcos se traduce en un gasto de entre un 3% y un 5% más de combustible al año. El doctor en química e ingeniero en materiales Alejandro Samaniego encabeza un equipo que desde 2019 está desarrollando una solución innovadora: la emisión de pequeñas señales eléctricas que evitan esa proliferación orgánica.

Esta propuesta ha ganado en octubre el programa de aceleración BBlue de Barcelona Activa y, en noviembre, el Tech Tour Blue Economy, el espacio dedicado a la innovación en economía azul en el marco del Smart City World Congress. La startup de Samaniego, Titanium Technology, es un ejemplo de cómo la adopción de una nueva tecnología para que la actividad relacionada con el mar se desarrolle de forma más sostenible requiere de tiempo y recursos, que en muchos casos proceden de aceleradoras y ayudas a la innovación.

Evitar la liberación de contaminantes

La solución tradicional al crecimiento biológico en cascos de los barcos, tuberías y cualquier infraestructura sumergida bajo el mar es la utilización de pinturas que incorporan biocidas. Titanium Technology propone sustituir estas sustancias químicas, la tercera fuente de microplásticos en los océanos, que liberan en el mar un veneno que impacta en el ecosistema. En su lugar, plantea utilizar pequeñas corrientes eléctricas empleando el titanio como conductor, material del que puede estar fabricada la hélice, o que puede recubrir las tuberías y cualquier elemento o infraestructura acuática.

Materializar esta nueva idea ha requerido, además de tiempo, financiación: la startup empezó en 2019 con una inversión inicial por cuenta propia a la que se le sumó un año después la ayuda del Cheque Innovación para Pymes de Madrid. En 2021 resultó vital una inyección del CDTI de 250.000 euros que permitió superar con éxito una primera ronda de inversión de 225.000 euros. De esta forma fue posible patentar la solución en 2022, año en el que el World Ocean Council eligió el proyecto junto con otros diez a nivel mundial para presentarlo en la Cumbre de Océanos Sostenibles en Barcelona. El World Ocean Council nos dio gran visibilidad, explica el director general de la startup. A raíz de su exposición en ese escenario, el Fondo de impacto Faber se fijó en el proyecto, con lo que la startup logró completar una segunda ronda de financiación, por valor de 500.000 euros.

Menores costes

Estas inversiones han permitido empezar a aplicar esta tecnología a modo de prueba en grandes empresas que cuentan con infraestructuras bajo el agua, como son las tuberías. Pueden reducir su impacto en el medio ambiente y, a la vez, evitar los costes de mantenimiento y de interrupción del servicio de las instalaciones dañadas por la proliferación biológica, señala Samaniego. Tras la comprobación de los resultados de estas primeras aplicaciones, la tecnología se implementará en 2024, para lanzarla de forma definitiva al mercado en 2025.

Titanium se encuentra inmersa en el desarrollo de su cadena de proveedores para implementar su tecnología en cada una de las distintas aplicaciones que presenta. Mientras, espera que el PERTE dirigido a proyectos que fomenten la sostenibilidad de la industria naval falle también a su favor a finales de año y les permita desarrollar el primer prototipo de barco que evita de forma sostenible las incrustaciones biológicas.

En este sentido, el director general de Titanium Technology considera imprescindibles las ayudas a empresas de base tecnológica que desarrollan desde cero un nuevo concepto. Se trata de proyectos industriales que requieren de tiempo y mucha inversión en desarrollo. Los emprendedores asumimos un riesgo importante, pero necesitamos este apoyo para ganar la credibilidad ante los inversores y que ellos también asuman su parte, explica Samaniego.

Ocho ganadoras entre un centenar

Del centenar de propuestas que se presentaron en el Tech Tour Blue Economy, Titanium ha resultado ganadora junto con otras siete más: BuyCo, Cargofive, Everimpact, Evoy AS, Gazelle Wind Power Limited, Venus Shell Systems Pty Ltd y zero44. Todas ellas pueden de nuevo presentar sus iniciativas en el Tech Tour de Essen, en Alemania, para captar el interés del mercado.

Quizás te interese

La economía azul contará con 25.000 metros cuadrados en los ‘tinglados’ de Sant Bertran del Port de Barcelona en 2027