La Vall de l’Hidrogen y Enagás presentan un proyecto para suministrar hidrógeno al puerto y la petroquímica de Tarragona
,

La Vall de l’Hidrogen y Enagás presentan un proyecto para suministrar hidrógeno al puerto y la petroquímica de Tarragona

El proyecto, con un coste de 80 millones y que atraería inversiones por valor de 4.000 millones, permite asegurar el futuro de las empresas y de los puestos de trabajo de la industria química tarraconense, según sus promotores

El Port de Tarragona aprieta el acelerador para convertirse en hub de hidrógeno verde

La Vall de l’Hidrogen y Enagás presentan un proyecto para suministrar hidrógeno al puerto y la petroquímica de Tarragona

por Glòria Ayuso

La Vall de l’Hidrogen de Catalunya y Enagás han propuesto una iniciativa público-privada para construir una red cerrada de hidrógeno para dar servicio al clúster petroquímico y al puerto de Tarragona.

El proyecto, cuya materialización podría tener un coste de cerca de 80 millones de euros, se plantea en dos fases. Una a corto plazo, con horizonte 2030, para construir una red que dé servicio al clúster químico tarraconense, mediante una red confinada que una los polígonos norte y sur y el Port de Tarragona. En una segunda fase, se llevaría a cabo la conexión de esta red cerrada a la red troncal que está previsto que conecte con el hidroducto entre Barcelona y Marsella (BarMar).

Demanda ya existente

El director de la Vall de l’Hidrogen de Catalunya, Isaac Justicia, y el director de la unidad de Hidrógeno de Enagás, Jesús Gil, han presentado el proyecto en una intervención conjunta durante la Semana del Hidrógeno, que tiene lugar en el Port de Tarragona. Los promotores del proyecto consideran que pueden producirse unas 41.225 toneladas al año y que existe una demanda de otras 34.250 toneladas anuales solo en Tarragona. Unas cifras que pueden ser muy elevadas debido al potencial de exportación de hidrógeno gracias a la conexión con el hidroducto BarMar.

Asegurar el futuro

Esta infraestructura tendría como objetivo, además de captar importantes inversiones y favorecer la transición energética, «asegurar el futuro de las empresas y de los puestos de trabajo de la industria química tarraconense, al ser el hidrógeno un «elemento imprescindible para la descarbonización», como indica el Port de Tarragona en un comunicado.

Para fomentar el uso del hidrógeno en transporte e industria, Port de Tarragona está explorando proyectos y la identificación de los espacios para la construcción de plantas productoras, almacenadoras y la adecuación de instalaciones actuales para adaptarse al hidrógeno, así como estaciones de carga y suministro a buques, que sumarían inversiones que pueden alcanzar los 4.000 millones de euros. Terrus Energy y Elysee han mostrado un claro interés para operar desde Tarragona.

Hidrógeno azul

En una primera fase, por la canalización se suministraría hidrógeno azul, obtenido de forma similar al hidrógeno gris, pero al que se le aplican técnicas de captura, uso y almacenamiento de carbono, a la espera de que el despliegue de energías renovables y el precio permita la distribución de hidrógeno verde. Los promotores, que se proponen presentar el proyecto en el PERTE del hidrógeno que el Gobierno convocará en el segundo semestre del año, ya están en conversaciones con los ayuntamientos por donde pasaría la canalización, y consideran vital contar con la agilización de los trámites y permisos por parte de la Generalitat.

Fondos europeos

Según Jesús Gil, en Tarragona hay un alto grado de madurez y altas posibilidades de conseguir la financiación para construir la red confinada de hidrógeno. Para el directivo, que Enagás se encargue de la infraestructura supone garantizar que esté abierta a todos, abriendo la puerta al suministro más allá de Tarragona y a la exportación de hidrógeno.

«Legislación clara»

Las empresas energéticas Terrus Energy, Dow y Repsol, estas dos últimas interesadas en usar hidrógeno azul para la necesaria descarbonización de sus actividades, han coincidido en indicar que Tarragona tiene las condiciones para ser proveedora de hidrógeno del tercio superior de la península, pero para alcanzar estos objetivos se necesita una legislación clara para que los inversores que quieren producir, almacenar y distribuir H2 den el paso.

Estos operadores han enumerado las barreras que existen en la introducción del hidrógeno en los procesos industriales: implementación de regulación en la UE y su transposición a la legislación española; reducir los costos de la energía eléctrica; suplir la falta de producción de energías renovables, necesarias para la obtención de hidrógeno verde; y contar con una red de distribución más fuerte y con más capacidad. A todo ello, las energéticas reclaman además conocer la fiscalidad que tendrán estos nuevos vectores y la descarbonización. Hay dinero disponible para invertir, pero los inversores necesitan seguridad, han reclamado.

El Port de Tarragona organiza la Semana del Hidrógeno conjuntamente con la Vall de l’Hidrogen de Catalunya, la red de innovación H2Cat, ACCIÓ, el Institut Català d’Investigació Química (ICIQ), la URV, APPORTT y EURECAT.

Quizás te interese