El polo de economía azul del Port Olímpic alcanza el 50% de la ocupación
,

El polo de economía azul del Port Olímpic alcanza el 50% de la ocupación

Las primeras empresas ya operan, aunque la mayoría abrirá en julio en este espacio transformado para dedicarse a la actividad económica vinculada al mar, que prevé una afluencia de unas 3,6 millones de personas al año, según un estudio del ayuntamiento

Las empresas que se instalarán en el Port Olímpic: De la realidad inmersiva a la robótica subacuática

Barcelona confía a la economía azul la generación de 10.000 nuevos puestos de trabajo

El polo de economía azul del Port Olímpic alcanza el 50% de la ocupación

por Glòria Ayuso Cristina Buesa

El nuevo Port Olímpic va tomando forma. Las primeras empresas han empezado a ocupar los locales donde había la conflictiva zona de pubs, en un espacio que se ha transformado con la idea de convertirse en una zona de actividad económica vinculada al mar.

Un total de 17 empresas están adecuando los espacios para establecer su actividad, tres de las cuales ya operan en el lugar, mientras finalizan los trabajos para dotar de servicios a las instalaciones. El Ayuntamiento de Barcelona, a través de Barcelona de Serveis Municipals (BSM), ha habilitado en el Moll de Mestral y el Dic de Recer un total de 50 locales para empresas en torno a la náutica, la innovación y la sostenibilidad.

Estrategia compartida

El objetivo que persigue es posicionar este emplazamiento como espacio neurálgico para la dinamización y promoción de la economía azul, un sector emergente al que quiere dar cada vez un papel más destacado en la estructura económica de la ciudad. Pero la ciudad no está sola en este empeño, ya que tanto el Port de Barcelona como la Generalitat cuentan con una estrategia en esa misma dirección: de hecho, hace solo unos días han regresado de un viaje a Canadá para explorar posibilidades de negocio.

Las actividades que por el momento se instalarán en el Port Olímpic son variopintas: por un lado, hay algunas enfocadas en ofrecer experiencias de ocio y práctica de deportes náuticos y de divulgación y concienciación ambiental. Otras se dedican a la venta de embarcaciones a vela o eléctricas, alquiler, reparación y servicios relacionados; y también hay empresas de robótica e infraestructuras marinas.

El tirón de la Copa América

El consistorio afirma que la nueva actividad en el total de 4.100 metros cuadrados habilitados puede generar unos 200 empleos. La ocupación actual es del 50%, ya que diversas empresas han arrendado más de un local. A medida que entren las primeras, que confían en el nuevo rumbo del Port Olímpic, se irán sumando otras cuando vean este nuevo polo en funcionamiento, explica la directora del Port Olímpic, Olga Cerezo.

La Copa América de vela servirá de tirón, considera, teniendo en cuenta que el Dic de Recer será un lugar privilegiado para presenciar las regatas y muchas personas que acudan descubrirán entonces los nuevos espacios.

Pendientes de decisión

Los contratos se cierran por cinco años, y hay empresas que están haciendo sus proyecciones antes de decidir su instalación. En este sentido, el Ayuntamiento afirma que tiene en estos momentos pendiente cerrar posibles acuerdos que alcanzarían entre el 70% y el 80% de la ocupación. Algo que no sucederá hasta pasada la Copa América, a finales de octubre, ya que algunos equipos de féminas y jóvenes, que tendrán su base en el Port Olímpic, así como algunos espónsors, han alquilado temporalmente algunos espacios.

La economía azul del Port Olímpic contará también contará con otro polo de atracción en la ciudad, que funciona ahora en el Tech Barcelona pero que se trasladará a los tinglados de Sant Bertran en septiembre. Se trata del Blue Tech Port, capitaneado por el Port de Barcelona. «Estamos en un buen momento y la ciudad ha detectado interés de las empresas tanto nacional como internacional», explica la directora de Innovación y Estrategia de Negocio de la autoridad portuaria, Emma Cobos.

Optar a fondos europeos

Con este ambicioso proyecto bajo el brazo, Cobos participó junto al presidente del Port, Lluís Salvadó, y una delegación de la Generalitat, además de investigadores expertos en la materia, en un viaje a Canadá. «Queríamos ver cómo funcionaba su ecosistema empresarial y la colaboración entre lo público y lo privado», resume la directiva.

Otra de las personas que también se desplazó a Quebec fue Pablo Bou, ‘Business Developement Manager’ de la Xarxa BlueNetCat, que cuenta con 817 miembros, la red investigadora más grande del Mediterráneo capitaneada por la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) sobre economía azul. Bou cuenta que le gustó especialmente que los canadienses «tienen un sistema ordenado y una estrategia geográficamente bien repartida» en la que conviven grandes corporaciones y ‘startups’ y donde «parece que hay buena relación».

Tanto Bou como Cobos creen que el aterrizaje de empresas canadienses en Barcelona vinculadas a la economía azul tendría el incentivo que podrían optar a fondos europeos, algo que les atrae. Lo harán en el BlueTech Port, de la mano de la red investigadora de BlueNetCat o del ayuntamiento en el Port Olímpic.

Un espacio frecuentado

La afluencia del nuevo Port Olímpic se calcula que sea de 3,6 a 3,8 millones de personas al año, según un estudio que ha encargado el Ayuntamiento, una vez abierto el paso que comunica el Port Olímpic con la playa Nova Icària, que mejorará su permeabilidad; así como los restaurantes del Balcón Gastronómico, a finales de agosto. Antes, a finales de julio, ya será posible acceder al Dic de Recer por el puente junto al Centro Municipal de Vela, que se encuentra en la fase final de su reforma.

La intención es que el Port Olímpic, que cuenta además con una sala de actos, acoja encuentros relacionados con la economía azul, como ya ha ocurrido con las ponencias y exposiciones celebradas coincidiendo con la Conferencia de la Década de los Océanos en abril; y la feria de embarcaciones eléctricas Electric Boat Experience, que tuvo lugar por primera vez en mayo y que espera crecer en los próximos años.

Sede de la Década de los Océanos

En esta misma línea, el Port Olímpic se baraja además como sede del Centro Colaborador de la Década de los Océanos de la UNESCO para la economía azul. Barcelona presentó su candidatura en abril y está evaluando diversas ubicaciones.

La directora del Port Olímpic considera que la colaboración con BlueTech Port, el centro dedicado a la innovación y start-ups del Port de Barcelona, y el programa de emprendimiento BBlue de Barcelona Activa, ambos dedicados a la economía azul, también dará salida a nuevas actividades.

Quizás te interese