Auto Agregado por WPeMatico

Licitadas las obras de rehabilitación del edificio del Portal de la Pau del Port de Barcelona por 17 millones de euros

Barcelona acelera las obras del Port Vell para acoger la Copa América de vela

El edificio del Portal de la Pau del Port de Barcelona se abrirá a la ciudadanía a mediados de 2025

por Cristina Buesa

Los operarios se encaramaban este miércoles por los andamios de las obras del Portal de la Pau, el edificio histórico del Port de Barcelona que hay a pies de la estatua de Colón. Inaugurado en 1907, ha acogido distintos usos vinculados a la autoridad portuaria. La rehabilitación comenzó en septiembre y, excepto los tres meses de paréntesis de la Copa América de vela que impedirán trabajar en el icónico inmueble, acabará en 2025 tras un año y medio de reforma.

Con el ruido de los trabajadores como telón de fondo, el presidente del puerto, Lluís Salvadó, ha relatado que la voluntad es abrir este espacio a la ciudadanía, cerrado desde 2008. La transformación del Port Vell se ha acelerado gracias a la celebración de la competición deportiva y tecnológica: el Portal de la Pau tendrá tres de sus cuatro fachadas listas para el verano del 2024, pero se inaugurará oficialmente a mediados del año siguiente.

Sala hipóstila

El arquitecto que ha proyectado la reforma, Jordi Julián, ha detallado cómo será la planta baja, con una sala hipóstila que acogerá un centro de divulgación de la actividad que se lleva a cabo en el puerto. Si con motivo de los juegos olímpicos de 1992 se derribaron los almacenes anexos al edificio y cambió completamente la fisionomía, esta segunda etapa servirá para descubrir aún más el espacio a la ciudadanía. Habrá audiovisuales e interactivos, ha avanzado Julián.

Ya en la primera planta, ha proseguido, se ubicará el despacho del presidente o presidenta del puerto. También habrá una sala de reuniones para el consejo de administración. De hecho, este miércoles se había celebrado una reunión del mismo y sus miembros se han acercado a la explanada que hay frente al edificio para escuchar la explicación del proyecto. En el altillo habrá otra estancia polivalente donde se organizarán actos vinculados a la comunidad portuaria o a la ciudad de Barcelona, lo que completará los usos del Portal de la Pau.

15,62 millones de euros

La rehabilitación del emblemático edificio se ha encargado a la UTE formada por Dragados, Urcotex y CRC por un importe de 15,62 millones de euros (sin IVA), el mismo grupo de empresas que afrontó la primera fase de las tareas, interrumpidas por la pandemia. El Consejo de Ministros autorizó la licitación en marzo, destacando que se trataba de una recuperación de patrimonio importante para la capital catalana. De hecho, el arquitecto Julián ha resaltado el valor histórico de la antigua sede portuaria y ha revelado que cuando entraron descubrieron que estaba «bastante malogrado».

Lluís Salvadó ha insistido en que la recuperación de este edificio «tan simbólico y relevante» permite «mantener el diálogo» entre la ciudad y el puerto: «es imprescindible, si no fuera así, el proyecto del Port Vell no tendría sentido y, una vez superada la Copa América, esa integración entre ambos debe continuar». Cuando comiencen las regatas en agosto, los trabajos se pararán, de manera que los centenares de visitantes que transiten por este espacio o por el aledaño Moll de la Fusta verán un inmueble con la cara lavada, pero aún sin vida. Esta iniciativa forma parte de la lista de una veintena de proyectos del Port de Barcelona que suman ya 120 millones de euros de inversión pública y privada.

De estación marítima a sede

Cuando se abrió a principios del siglo XX, el Portal de la Pau fue una estación marítima donde, tal como revelan las fotos de la época, se recibía a los pasajeros que viajaban entre Barcelona y las Illes Balears. La planta rectangular de 50 metros de longitud por 20 de ancho acogió también a partir de 1908 un sofisticado restaurante de lujo, el Mundial Palace, donde se sirvieron los primeros menús vegetarianos de la época.

Tras diversos usos vinculados a la autoridad portuaria, como despachos de aduanas o servicios, hace 17 años quedó clausurado. La presidencia y resto de organismos se trasladó al World Trade Center, donde están hoy. Cuando se reabra remodelado en 2025, será de nuevo el edificio noble del Port de Barcelona.

Quizás te interese

Grant Dalton: «Salid a explicar a todo el mundo lo que la Copa América de vela puede hacer por Barcelona»

El Govern se alía con la Copa América de vela para dar alas a la economía azul

Barcelona da la bienvenida a la familia de la Copa América de vela

por Cristina Buesa

«Estamos preparados para navegar con vosotros», les ha asegurado el alcalde de Barcelona. Frente a Jaume Collboni, varios centenares de personas de la familia Copa América de vela en el Palauet Albèniz. De este modo se les daba la bienvenida oficial a la capital catalana, a 320 días para que arranque la competición deportiva y tecnológica.

El desembarco de los seis equipos en la que será la sede de la 37 edición en 2024 ha sido progresivo, pero desde este agosto todos ellos cuentan con un grupo estable tanto de atletas como de especialistas en ingeniería, mecánica, velas, cascos, informática, meteorología y otras especialidades. Viven con sus familias, con sus parejas, solos, con otros miembros del grupo, la mayoría en la ciudad y otros en el área metropolitana. Son unas 120 personas por equipo.

Convertir Catalunya en su casa

El ‘president’ de la Generalitat, Pere Aragonès, también les ha invitado «a que convirtáis Catalunya en vuestra casa» y ha recordado que el «espíritu del país» siempre ha sido el de «acogida», con la puerta de entrada que representa el Mediterráneo.

La mayoría de los presentes (y por extensión su entorno familiar) son nómadas. Han competido en varias copas América, muchas veces vistiendo colores distintos, han vivido en diferentes países, se han tenido que adaptar. Por eso este viernes, mientras se mezclaban con las autoridades que se deshacían en cumplidos, la mayoría de ellos coincidía en que esta vez la elección de Barcelona les ha beneficiado en calidad de vida, gastronomía o meteorología (esto último en tierra, en el mar no siempre).

Más citas como esta

Pero si algo han agradecido del encuentro en el palacete de Montjuïc es que se han reencontrado tres semanas después de las regatas preliminares de Vilanova i la Geltrú, donde ganaron los americanos. Cuando falta aún un mes y medio para competir de nuevo en Jeddah (Arabia Saudí), no sobran las ocasiones en las que los seis equipos pueden verse, más allá de los entrenos en el mar o cuando se cruzan por el Port Vell.

«Han agradecido la oportunidad, querrían que hubiera más citas como esta», comentaba Albert Vilumara, de la organización de America’s Cup Events (ACE). Y es que, cuando están fuera del agua, reina la concordia y las buenas formas, hasta las bromas.

Los roles habituales

Además, como se ha comprobado este viernes de nuevo, cada escuadra mantiene el rol habitual: los ruidosos italianos de Luna Rossa Prada Pirelli; los discretos kiwis de Emirates Team New Zealand; los apocados franceses de Orient Express Racing Team; los entusiastas suizos de Alinghi Red Bull Racing; los altivos británicos de Ineos o la apabullante seguridad en ellos mismos del American Magic New York Yatch Club.

A pesar de que helvéticos, neozelandeses y americanos coinciden con el azul marino de las camisetas, es fácil saber en qué equipo militan. Las gorras logotipadas también ayudan, pero este viernes la lucían pocos. Ni tan solo el director ejecutivo de ACE, Grant Dalton, que casi nunca se la quita. Ha pensado que era un día más formal.

Fotos de grupo

Dalton se ha apuntado a la foto con su equipo, el defensor del título y uno de los favoritos para la victoria, aunque se ha llevado el reproche sonriente de uno de ellos, porque no lucía el uniforme de Emirates sino el de la 37 edición de la Copa América. En su intervención frente a los 600 invitados a la recepción del Ayuntamiento, el máximo responsable de la cita ha insistido en «implicar» al máximo de personas en el acontecimiento.

Pero para ocurrente el músico Miqui Puig que, encargado de amenizar el acto, ha elegido la melodía de la marcha sobre el puente del río Kwai en el preciso momento en el que entraban el ‘president’ Aragonès y el alcalde Collboni en los jardines del Albèniz, provocando que ambos sonrieran y le saludaran en la distancia.

Quizás te interese

El Port de Barcelona aprovecha la Copa América de vela para impulsar la energía verde

MULTIMEDIA La Copa América empieza a alzar el vuelo en BCN

El Imax renace para acoger un centro de divulgación sobre la Copa América de vela

por Cristina Buesa

La recuperación del Imax, en el Port Vell, ha llegado de la mano de la Copa América de vela. Desde hace unas semanas, las letras del gran evento deportivo y tecnológico lucían en la fachada blanca y, hace cinco días, ha abierto las puertas el America’s Cup Experience. Se trata de un centro de divulgación para dar a conocer al gran público la competición de vela que se celebrará en Barcelona de agosto a octubre del año próximo, pero que a partir de este 14 de septiembre se estrenará en Vilanova i la Geltrú con las regatas preliminares.

Con el ensayo general a la vuelta de la esquina, este martes los equipos -como el vecino Ineos Britannia- se veían ajetreados en el puerto, a punto de salir a entrenar. Mientras, el otrora moderno Imax y abandonado durante una década, presentaba sus mejores galas con un espacio multimedia en el que, a través de pantallas, maquetas, vídeos, fotografías o reproducciones, se aspira a explicar la épica de una competición con 173 años y 36 ediciones a sus espaldas.

Primera vez en la historia

La barcelonesa será la 37 y, por primera vez en la historia de la Copa América de vela, los organizadores han querido multiplicar la difusión del acontecimiento, que ya cuenta con un seguimiento de millones de personas aficionadas, tanto por televisión como presenciales en las ciudades que lo acogen. Con una inversión privada de siete millones de euros, el antiguo Imax ofrecerá una parte de acceso libre y otra con entrada, en la que se podrá vivir la experiencia más «inmersiva».

«Queremos despertar el interés en una ciudad históricamente vinculada al mar como Barcelona», ha revelado la regatista y medallista olímpica Natalia Vía-Dufresne, directora de Relaciones Externas del America’s Cup Experience. El recibimiento a los visitantes se hace con dos ‘foils’ (hidroalas) de los británicos y los neozelandeses, que son la herramienta que permite que los barcos se eleven sobre la superficie del mar y ‘vuelen’.

Ocho millones de visitas

Además, hay una réplica a tamaño real de la copa de las 100 guineas, el codiciado aguamanil de plata que cinco equipos tratarán de arrebatar a Emirates Team New Zealand. El trofeo original, que los organizadores custodian con cautela porque data de 1851, ha estado ya varias veces en la capital catalana. Tanto este espacio como una sala contingua en la que se exponen las maquetas de los monocascos (el AC40 y el AC75), las explicaciones sobre las escuadras que compiten (con los trajes de la tripulación), la historia… además de una propuesta gastronómica de la mano de Albert Ventura (Coure) son de libre acceso. La intención es acercar la Copa América a la gente para multiplicar los «aficionados informados», en palabras de uno de los promotores de la iniciativa, Xavier Andrades.

El centro de divulgación se estrenó el día 24 de agosto y permanecerá abierto hasta mayo del 2025, seis meses después de que acabe la competición de vela. En este tiempo aspiran a atraer a ocho millones de personas en el área abierta y 1,2 millones en la de pago, entre las 10 y las 22 horas. El aforo máximo en la zona gratuita es de 500 personas. La entrada tiene un coste de 15 euros, aunque hay descuentos familiares y bonificaciones. También quieren atraer al público escolar a partir de octubre.

Pendientes de los simuladores

De hecho, será justamente a partir del 5 de octubre cuando llegará una de las principales atracciones del America’s Cup Experience. Son dos simuladores de las embarcaciones AC75 que competirán y los creadores del centro aseguran que supondrá una auténtica actividad inmersiva, donde no solo se podrá sentir la velocidad, sino también el aire y el agua que salpica a los miembros de la tripulación en estas reñidas regatas.

Mientras llegan estos artilugios con capacidad para 10 personas al antiguo Imax, los visitantes sí que podrán sumergirse en la «ola del tiempo», donde a través de un centenar de pantallas revivirán todos los momentos históricos de la cita náutica por excelencia. Otra de las propuestas es una breve película de 9 minutos que se puede contemplar en el auditorio en la que es, aseguran los promotores, la pantalla más grande de España, con 611 metros cuadrados de superficie.

«No hay segundo»

El audiovisual, producido por Mediapro, da voz a los seis equipos, que ya están instalados completamente todos en Barcelona. Además del director ejecutivo de America’s Cup Events, Grant Dalton, asegurando que la Copa América es «como una religión» en su país, el timonel de Emirates New Zealand, Peter Burling, avisa de que «Barcelona será una batalla infernal» ya que, como se encarga de rezar otro de los lemas de la competición: «No hay segundo», es decir, que solo importa quien gana la copa, no quien ha llegado a las regatas finales para hacerlo.

Pero todo este ritual, este protocolo conocido de momento por poca gente, se pretende divulgar en el America’s Cup Experience con la voluntad de arrastrar al máximo de afición posible.

Quizás te interese