Auto Agregado por WPeMatico

Guía de la Copa América de vela Barcelona 2024

Barcelona quiere ser la capital mundial de la economía azul: ya genera 4.000 millones de volumen de negocio y 16.200 empleos

La publicidad también navega en catamarán

por Glòria Ayuso

Lo vendió todo para poder vivir de lo que más le gustaba: el mar. Ahora ha encontrado como hacerlo. Además de dirigir una agencia de charter de catamaranes, se ha erigido como el impulsor de la publicidad en medio del agua.

Se trata de Carlos Viñals, que después de 26 años de experiencia en ventas y sistemas de seguridad al frente de una pequeña empresa, decidió dar un giro a su vida hace dos años y medio. No vengo de una familia adinerada. Tuve que hipotecarme para comprar mi barco y obtener todas las titulaciones necesarias, explica.

Trabajar en cualquier lugar

Inicialmente, la idea era ofrecer viajes en su barco a turistas y llegar a hacer la vuelta al mundo. Si estás en una página web, solo hay que poner tu ubicación y te pueden contratar allí donde estés, explica. Fruto de su búsqueda de información, acabó fundando su propia empresa de chárteres, Hang Loose Catamarans, que suma más de 80 catamaranes de diferentes armadores, con los que hace de intermediario para su alquiler.

Muy pronto llegó el siguiente paso. Los barcos de alquiler están continuamente moviéndose, y me preguntaba por qué no los utilizan como soporte publicitario, cuenta Viñals. Al contrario que en el mundo de las carreras, en vela existe algún caso concreto, pero son muy pocos, conclusión que le llevó a ampliar su actividad y convertirse en una agencia de ‘branding’ sobre el mar, mediante la personalización de velas y cascos de embarcaciones. En poco tiempo, diversas marcas reconocidas ya han contratado sus servicios para mostrarse en Ibiza y Formentera durante el próximo verano.

Evento catalizador

El boom para Hang Loose llegará en agosto y hasta octubre, con la celebración de la Copa América de Vela en Barcelona, ocasión que muchas marcas no quieren dejar escapar. El evento será el catalizador de que la publicidad se utilice también en el mar, asegura el director general de Hang Loose.

La agencia tiene reconocidos los principales puntos donde anunciarse. En verano, el mejor lugar son las Illes Balears o la Costa Brava. En una playa de Begur o Formentera puede llegar el barco con la publicidad en las velas o el casco serigrafiado, explica.

Vuelta al mundo

Mientras prepara las actuaciones para el próximo verano, Viñals sigue navegando, yendo allí donde puede practicar surf, la que es su otra pasión. En su mente mantiene todavía un nuevo objetivo por cumplir: en noviembre de 2025 se propone dar la vuelta al mundo en un viaje que mezcla ocio y trabajo, como patrón de su barco, ofreciendo viajes por semanas a turistas.

Quizás te interese

La Conferencia de la ONU sobre los Océanos se enfocará en Barcelona en la definición de soluciones

Los océanos empiezan a recibir la atención que merecen

Una empresa de Barcelona fleta a científicos al remoto sur polar

por Glòria Ayuso

Un grupo de 12 personas, entre las cuales hay científicas, investigadoras y divulgadoras, se dirige en estos momentos hacia un lugar remoto del sur polar. Partieron de las Islas Malvinas el 25 de noviembre en el velero Vinson of Antarctica. La expedición la ha preparado desde Barcelona el capitán y gestor de proyectos Jordi Griso.

En unas oficinas frente al mar ubicadas al final del paseo de Joan de Borbó, Griso y su colega Marta Duch trabajan en coordinar y hacer divulgación sobre estas expediciones que, gracias a su reducido tamaño, pueden llegar a lugares difícilmente accesibles. Se alejan así del turismo que cada año va a más en la Antártida. Está muy saturada, llegan barcos con 300 turistas que bajan de golpe a hacer fotos a los pingüinos. Existe una preocupación porque debido a esta actividad se está generando un gran impacto, explica Griso, que apunta al vacío legal que existe en el territorio.

Cinco semanas de viaje

Debido a esa masificación, el Vinson of Antarctica, que tiene como base Puerto Williams, en el Cabo de Hornos, evita de hecho la Antártida y navega hacia otros lugares del hemisferio sur como la Isla Zavodovski, a la que se dirige en estos momentos la nueva expedición. A bordo, además del capitán y dos marineros -hay pocas mujeres que se dediquen a ello, señala Griso-, se encuentra el líder de la expedición, diversos investigadores y un equipo que trabaja para un documental de Netflix.

Nuestra actividad se basa en reunir a los distintos equipos, y trasladar y atender las necesidades de las personas que realizan las investigaciones científicas y divulgadoras sobre la riqueza natural y el valor de los ecosistemas en estos lugares que se mantienen prístinos detalla el coordinador. Su viaje durará cinco semanas, durante las cuales estarán un tiempo sin acceso a Internet.

Barco y refugio

Cada expedición reúne a personas y proyectos distintos que, compaginados, ayudan a financiar el viaje a un mismo lugar. Es así como el Vinson ha trasladado en dos años y medio de navegación a personas expertas en ciencias, oceanografía, geología, vulcanología u ornitología, entre otras disciplinas. Allí donde llega, el barco sirve de refugio ante la posibilidad de que se presenten condiciones extremas -se come y se duerme habitualmente a bordo-, y como mucho se pernocta dos noches en tiendas de campaña. A la vuelta, el barco traslada a su vez las muestras recogidas en las investigaciones.

España cuenta con tres barcos científicos. El más conocido es el buque de Investigación Oceanográfica Hespérides, que se encuentra en la base antártica Juan Carlos I, en el que «hay que reservar plaza con mucha antelación» y debido a su gran tamaño «no permite proyectos más personalizados», asegura Griso. Por contra, «en los últimos años está aumentando la demanda para realizar expediciones adaptadas a pequeños grupos de investigación, mantiene el coordinador de proyectos del Vinson, lo que les ha llevado a construir un segundo velero en un astillero holandés, que si todo va bien empezará a navegar en 2025.

Tarea divulgativa

Las expediciones del Vinson of Antarctica sirven además para difundir conocimiento científico y medioambiental entre los estudiantes. Es en esta tarea en la que encontramos a Marta Duch, licenciada en Humanidades y Turismo. Durante un tiempo, trabajó en una empresa turística en Groenlandia, pero ahora su tarea es muy distinta: ha puesto en marcha el programa educativo Aprender explorando, para las escuelas de aquí y de Latinoamérica. Mostramos los viajes que realizamos en tiempo real, y los expedicionarios explican sus experiencias y el trabajo que desarrollan.

En la web del programa se encuentra material descargable y propuestas como la construcción de un barco, el seguimiento de una ruta y juegos interactivos. El equipo del Vinson of Antarctica está a disposición del profesorado y también lleva a cabo conferencias en centros educativos. Compartimos, inspiramos y concienciamos. Ahora que nos encontramos en la Década de los Océanos, es importante poner la mirada en el mar y las zonas polares, porque lo que está sucediendo con el cambio climático afecta a la Antártida y nos afecta a nosotros, explica Duch, para quien es importante además despertar nuevas vocaciones por el mar y la ciencia.

Quizás te interese

El Port de Tarragona aprieta el acelerador para convertirse en hub de hidrógeno verde

El Informe del Estado del Océano de Copernicus detecta patrones inusuales en los sistemas oceánicos

Los países presentan sus planes para descarbonizar la industria marítima

por Glòria Ayuso

La industria marítima y numerosos gobiernos han anunciado estos días en la Cumbre del Clima de Dubái más de 50 iniciativas para redirigir la actividad con el fin de recortar las emisiones. El transporte marítimo, que representa aproximadamente el 80% de todo el comercio mundial, es responsable de cerca del 3% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), del 13% de las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) y del 12% de las de óxido de azufre (SOx), según cifra el último estudio de ISGlobal.

Los cambios en esta industria deben acelerarse: la Organización Marítima Internacional (OMI) indica, según su nueva estrategia aprobada en julio, que deben recortarse las emisiones un 40% en 2030 para poder alcanzar las cero emisiones netas en 2050. Aun así, ofrece un margen, dependiendo de las «circunstancias nacionales» o particularidades de cada país. Eso significa que este objetivo debe ser global, pero que los países pueden alcanzarlo a distintas velocidades y contando, los menos desarrollados, con el apoyo de los más aventajados. La nueva estrategia para recortar emisiones de la OMI también indica que en 2030 entre el 5% y el 10% de la energía utilizada por el transporte marítimo internacional debe ser con la adopción de tecnologías, combustibles o fuentes de energía con emisiones nulas o casi nulas de GEI.

Pagos por emisiones

Para agilizar la transformación, la OMI establece que a escala internacional la industria marítima deberá a empezar a pagar por las emisiones en 2025, algo que Europa ha avanzado a 2024. Si el transporte marítimo fuera una nación, sería el octavo mayor emisor del mundo. No se llegará a las cero emisiones globales para 2050 sin que esta industria esté al frente y en el centro en la transición, ha explicado en Dubái el responsable de la acción climática y enviado de la presidencia de Estados Unidos, John Kerry. Estados Unidos y Noruega lideran una iniciativa internacional que, lanzada el año pasado en la COP27 de Sharm El Sheikh, promueve la reducción de las emisiones de esta industria. Con el mismo fin, este año ha vuelto a reunir gobiernos y operadores en Dubái.

Es así como en este encuentro, bajo el nombre de Green Shipping Challenge (Desafío de transporte marítimo verde) Estados Unidos, Noruega, Dinamarca, Alemania, Países Bajos y Reino Unido han anunciado su apoyo a través de fondos y programas de la OMI a países en desarrollo para que puedan adaptar su infraestructura y puedan cumplir con el objetivo de reducción de emisiones. Asimismo, el gobierno de Bélgica ha expuesto sus planes para convertir el puerto de Amberes-Brujas en un gran centro de importación de hidrógeno verde, y a través del cual llevará a cabo pasos importantes para hacer más ecológica su flota en el camino hacia las cero emisiones. Por su parte, Francia y Alemania han anunciado planes gubernamentales de apoyo para la descarbonización del transporte marítimo.

Corredores ecológicos

Japón y Canadá han indicado que crearán corredores marítimos ecológicos, con el desarrollo y la introducción de buques con cero emisiones y puertos neutros en carbono. Noruega, además, establecerá requisitos de cero emisiones personalizados para el transporte marítimo nacional. De la misma forma, Reino Unido ha establecido con diversos países acuerdos bilaterales sobre corredores marítimos verdes.

Uno de esos países con el que será posible establecer estos corredores es Namibia, que ha anunciado un Programa de Hidrógeno Verde que permitirá, junto con el Instituto Maersk McKinney Moller, trazar rutas sin emisiones de carbono. Precisamente, la multinacional logística ha anunciado que, como este, está trazando nuevos corredores verdes en todo el mundo.

Propulsión eólica

La iniciativa privada para la descarbonización va mucho más allá y está plenamente relacionada con la innovación: también en Dubái, la compañía Wallenius Wilhelmsen se ha comprometido a hacer realidad la propulsión eólica en el transporte marítimo; Yara International ha presentado el primer buque portacontenedores propulsado por amoníaco limpio del mundo, que ya opera en la primera ruta marítima descarbonizada entre Noruega y Alemania; mientras que Zéphyr & Borée ha presentado Canopee, el primer carguero propulsado por velas.

Quizás te interese

La recogida de datos del mar, clave para prever adversidades

La Conferencia de la ONU sobre los Océanos se enfocará en Barcelona en la definición de soluciones

El Informe del Estado del Océano de Copernicus detecta patrones inusuales en los sistemas oceánicos

por Glòria Ayuso

El océano global enfrenta varios desafíos: el aumento del nivel del mar, cambios en las corrientes oceánicas, calentamiento, acidificación y desoxigenación, así como la pérdida de hielo polar. Todos ellos representan riesgos significativos para las comunidades costeras, los ecosistemas vulnerables, las economías y el clima global. Así lo define la séptima edición del Informe del Estado del Océano de Copernicus de la UE (OSR7), que proporciona una visión general y de eminente calado científico sobre el estado, la variabilidad y los últimos cambios en el océano global.

Los resultados se dirigen a investigadores, al sector de la economía azul, el público en general y a los responsables políticos, para que tengan en cuenta los datos en su toma de decisiones y con ello actúen para poder preservar los océanos para futuras generaciones.

Cambios en las corrientes

La última edición del Informe del Estado del Océano detalla varios patrones inusuales en los sistemas oceánicos, incluidos cambios en las corrientes de circulación oceánica, la intensificación de las olas de calor marinas y eventos inesperados de producción biológica. El informe no se queda en la diagnosis, y explora las repercusiones oceánicas y sociales de cada fenómeno detectado.

Entre varios hallazgos clave, este último informe indica que las olas de calor marinas, períodos prolongados de temperaturas oceánicas anormalmente altas, se han vuelto cada vez más frecuentes e intensas en grandes partes del océano en las últimas décadas debido al cambio climático. Los expertos destacan que se trata de eventos extremos que pueden tener un impacto devastador en la vida marina.

Aumento de temperaturas

Según ese mismo análisis -que detalla el estado del océano hasta 2021 y no recoge aún el impacto de las temperaturas récord detectadas en 2023-, las olas de calor marinas han aumentado en un evento adicional cada cinco a diez años. Al mismo tiempo, los episodios fríos marinos se están volviendo menos frecuentes, con un evento menos cada cinco años.

El Servicio Marino Copernicus corrobora que el océano global se está calentando, lo que contribuye al aumento del nivel del mar. Estas tendencias son importantes porque la vitalidad del océano está profundamente relacionada con la del planeta y toda la vida en él. El océano es un sistema dinámico que modela el clima de la Tierra, respalda la biodiversidad y sustenta los ecosistemas en todo el mundo, indica el informe.

Los científicos marinos revelan discrepancias entre el comportamiento de la Circulación de Viraje Meridional Atlántica (AMOC), parte de una red global crítica de corrientes que transfieren calor y nutrientes alrededor del planeta y que pueden desencadenar cambios en la circulación oceánica global, con los resultados del modelo, lo que conducirá a mejoras en la vigilancia oceánica y climática.

Variaciones en el fitoplancton

El informe también destaca variaciones regionales en el Océano Atlántico durante las últimas dos décadas en los tipos principales de fitoplancton, los organismos responsables de capturar carbono y liberar oxígeno a la atmósfera y base, además, de la cadena alimenticia. Estos hallazgos proporcionan una base científica para observar cambios en el futuro inducidos por el clima en la composición de estos organismos. Las variaciones en la vida biológica también pueden revelar alteraciones en los patrones oceánicos.

Tras incorporar nuevas herramientas de medición, el Servicio Marino de Copernicus destaca un nivel récord de bajo oxígeno en el Mar Adriático sur. El oxígeno es fundamental para la supervivencia de plantas y animales acuáticos, y su dinámica en el océano involucra procesos físicos y biológicos interconectados, por lo que, según el estudio, su variación puede revelar los efectos del cambio climático en el océano y los ecosistemas marinos.

Método innovador

El informe presenta un método innovador mediante radar de alta frecuencia para monitorear la surgencia costera, un fenómeno natural de ascenso de masas profundas de agua fría. La nueva herramienta se ha probado en las costas de la Península Ibérica y en el Golfo de Vizcaya, demostrando su capacidad para categorizar eventos de surgencia y hundimiento de aguas y producir mapas 2D de alta resolución. Según los responsables del análisis, la herramienta será una adición efectiva a la gestión de los recursos marinos, la protección de sus ecosistemas y el desarrollo de la economía azul.

La recopilación de información, a través de la incorporación de innovadores sistemas de medición y la monitorización del océano y de los procesos químicos, físicos y biológicos interconectados son la base para la gestión responsable y sostenible del océano y sus recursos, destaca el Servicio Marino de Copernicus. En este sentido, considera fundamental seguir desarrollando nuevas herramientas para monitorear y predecir su estado a medida que continúe cambiando en el próximo siglo.

Quizás te interese

¿Funciona el mercado voluntario de créditos de carbono azul?

La startup Titanium Technology presenta una innovación tecnológica para sustituir el uso de biocidas en el mar

La biodiversidad aumenta un 75% en las estructuras de regeneración marina del Port de Tarragona

por Glòria Ayuso

La biodiversidad ha aumentado en un 75% en buena parte de las estructuras de regeneración que ha instalado este año el Port de Tarragona en sus muelles. En enero, el puerto sumergió ocho biotopos, estructuras submarinas específicas para fomentar y conservar la biodiversidad marina, en tres zonas distintas: el muelle de Castella Oest, el muelle Andalucía y junto a las Escales Reials.

Estos biotopos están diseñados para proporcionar un hábitat adecuado para diversas especies y contribuir al desarrollo de un ecosistema equilibrado en el entorno portuario. Según el Port de Tarragona, los últimos monitoreos mensuales demuestran un aumento significativo de la biodiversidad en la mayoría de las estructuras subacuáticas instaladas, donde se han formado comunidades de animales y plantas.

Diferencia entre zonas

Sin embargo, según los controles, existen áreas en las que el aumento de biodiversidad es mucho más significativo, con la detección de hasta 17 especies, y otras donde no se alcanzan tan buenos resultados, con tan solo cuatro. Eso es debido a las diferentes condiciones ambientales de cada zona. La más rica en biodiversidad se encuentra en el Moll Castella, en la entrada del puerto, donde hay una mayor renovación del agua y, en consecuencia, el aumento de la colonización de diversas especies. Por el contrario, el lugar con menor biodiversidad corresponde a la zona de Escales Reials, el espacio más adentrado en el puerto, que experimenta una menor renovación del agua, lo que reduce las oportunidades de colonización de nuevos organismos, indica el puerto.

La empresa Ocean Ecostructures, dedicada a la recuperación de la biodiversidad marina mediante la instalación de estructuras acuáticas de distintas formas y recubiertas con sustancias que fomentan su aparición, ha llevado a cabo la habilitación de los biotopos y el monitoreo. Según sus informes, la diversidad de especies, cada una desarrollando su rol ecológico, contribuye a crear un ecosistema naturalizado y próspero: las algas como productoras primarias, algunas especies de peces del género Diplodus como consumidores primarios, otros como el Octopus vulgaris como depredadores, y la mayoría de los moluscos como filtradores.

Segunda actuación

Esta es la segunda actuación en el puerto destinada a recuperar la biodiversidad de sus aguas. La primera inmersión de biotopos, financiada por el Port de Tarragona e impulsada y supervisada por la Universitat Rovira i Virgili, se desarrolló en 2021. Entonces el objetivo fue recuperar las poblaciones de cefalópodos de interés pesquero como la sepia, el calamar y el pulpo, y las fanerógamas marinas como la posidonia oceánica y la cymodocea nodosa. En esa ocasión se realizaron tres inmersiones a lo largo de 12 meses.

Quizás te interese

La recogida de datos del mar, clave para prever adversidades

La economía azul busca reforzar vínculos entre sectores y darse a conocer

En busca de empresas y profesionales para cuantificar el valor del ecosistema marino

por Glòria Ayuso

Más de 180 personas entre investigadores, empresas y representantes del sector público se han dado cita hasta este viernes en la tercera edición del Maritime Hub de Barcelona, impulsado por BlueNetCat y la conselleria d’Acció Climàtica de la Generalitat. Uno de los principales temas en los que se ha centrado el congreso es la importancia de cuantificar el valor que aporta el ecosistema marino, desde la flora y fauna hasta la parte geológica, desde una perspectiva económica, medioambiental y social. No existen estándares establecidos, que son necesarios para la mejora de la gobernanza de los recursos, ha destacado el responsable de Desarrollo de Negocio de BlueNetCat, Pablo Bou.

Debemos ponderar el efecto que tenemos sobre el medio, ha incidido Bou. De esta forma, durante las sesiones, se ha tratado sobre la necesidad de encontrar la forma objetiva de valorar las acciones que cualquier agente puede efectuar sobre el medio y sus repercusiones, sean positivas o negativas. Establecer un sistema de cuantificación, del que se oirá hablar cada vez más, movilizará a muchos profesionales y empresas. Necesitamos a empresas y perfiles tecnológicos, economistas, ecólogos, y otros muchos, en un trabajo muy multidisciplinar, ha explicado el responsable de BlueNetCat, para quien este trabajo representa un reto en términos de seguimiento continuo y medición del valor real de estos recursos.

Volumen de negocio disparado

Precisamente, el Blue Economy Report 2023 publicado por la Unión Europea revela que se ha experimentado un gran crecimiento en la actividad en la mayoría de sectores relacionados con la economía azul entre 2010 y 2020, especialmente en lo que respecta a la energía eólica marina, donde el volumen de negocio se ha disparado en más de un 1.500%. En otros sectores, como el de la actividad portuaria, la construcción naval y en recursos vivos marinos, los incrementos van del 20% al 25%.

Frente a estos sectores, que se consideran ya asentados y que suman un volumen de negocio de 523.000 millones de euros en Europa, aparecen nuevos nichos emergentes. Estos son la energía eólica en el mar, la desalinización y la biotecnología, estas tres con especial incidencia en Catalunya, a las que se suman además, a escala global, la energía oceánica, la defensa y seguridad marítima, las infraestructuras marítimas, los minerales marinos y la educación e investigación.

Reconstrucción de ecosistemas

El congreso ha tratado también sobre la reconstrucción de ecosistemas dañados mediante soluciones basadas en la naturaleza, promoviendo la colocación de arrecifes artificiales y la renaturalización de entornos afectados por la actividad humana. Tenemos que ayudar al medio, que tiene además una gran capacidad para regenerarse, ha subrayado Bou. Por otro lado, las estrategias de gobernanza han sido discutidas a partir de la complejidad de los usos transversales de los espacios marítimos, abordando aspectos vinculados a la pesca, turismo y energía. Este desafío requiere acuerdos territoriales en contextos donde las problemáticas de cada región son similares pero con distintos grados de importancia según la incidencia de cada uno de los sectores.

El evento se ha perfilado como un foro de innovación de la economía azul, facilitando el encuentro entre empresas, universidades y entidades interesadas en el desarrollo de proyectos vinculados al ámbito marítimo. En este sentido, Bou ha remarcado el papel de BlueNetCat, que suma 67 grupos de investigación en todos los sectores vinculados a la economía azul: nuestro papel es detectar experticia entre nuestros investigadores y oportunidades a escala pública y privada para que estos conocimientos tengan una aplicación.

Quizás te interese

Barcelona quiere ser la capital mundial de la economía azul: ya genera 4.000 millones de volumen de negocio y 16.200 empleos

El Port de Tarragona aprieta el acelerador para convertirse en hub de hidrógeno verde

El Maritime Hub reúne a expertos para tratar iniciativas transformadoras que impulsen proyectos de economía azul

por Glòria Ayuso

La innovación entorno al mar se dará cita este jueves y viernes en el congreso Maritime Hub de Barcelona, que reúne a expertos del sector público y privado para «compartir iniciativas transformadoras en el sector de la economía azul», con el fin de «impulsar nuevas oportunidades y proyectos a escala nacional e internacional», según indican sus promotores.

BlueNetCat y la conselleria d’Acció Climàtica de la Generalitat, a través de la dirección general de Política Marítima i Pesca Sostenible, impulsan su celebración, que alcanza esta año su tercera edición.

Debate entre el sector público y privado

El congreso ha fijado tres bloques temáticos de discusión: el capital del natural azul; las soluciones basadas en la naturaleza y la gobernanza; y estrategias marinas o litorales. En cada uno, empresas, nuevas iniciativas privadas, administraciones, científicos y centros de formación e innovación aportarán su conocimiento sobre cómo actuar o aplicar soluciones innovadoras.

La Generalitat considera el Maritime Hub «una herramienta clave» en su Estrategia Marítima 2030, que busca «promover la salud y el bienestar de la ciudadanía y, al mismo tiempo, potenciar la educación y la cultura marítima».

Euroregión Pirineus-Mediterrània

El congreso tiene en esta edición como invitada la Euroregión Pirineus-Mediterrània, una zona que para sus impulsores es determinante en la innovación en economía azul, ya que en ella se encuentran el European Marine Biological Resource Center, dedicado a fomentar la investigación fundamental y aplicada a la biología y ecología marina; el superordenador MareNostrum; y el Sistema de Observación Costero de las Illes Balears.

BlueNetCat es el instrumento de innovación y transferencia de la Agenda Marítima de Catalunya, y tiene como objetivo incubar y acelerar proyectos científico-tecnológicos en economía azul, sumando en estos momentos un total de 67 grupos de investigación procedentes de 7 instituciones, universidades y centros de investigación públicos catalanes. Los ámbitos de trabajo, todos ellos centrados en afrontar el reto de la sostenibilidad, son la pesca, la acuicultura, la ingeniería marítima, la biotecnología marina, la cultura marina, los riesgos naturales, el turismo y actividades sostenibles, la conservación de los recursos naturales y el cambio climático.

A través de la investigación multidisciplinar de sus 700 miembros, la agrupación se establece como puente para satisfacer las necesidades en innovación en todas estas áreas.

Quizás te interese

¿Funciona el mercado voluntario de créditos de carbono azul?

Los océanos empiezan a recibir la atención que merecen

La recogida de datos del mar, clave para prever adversidades

por Glòria Ayuso

La detección temprana de eventos en los océanos contribuye a minimizar adversidades. Lo ponen de manifiesto empresas del sector que, reunidas en el congreso sobre economía azul Tomorrow. Blue Economy celebrado en el marco del Smart City World Congress, explican que la recogida y procesamiento de datos no solo se aplica a las ciudades inteligentes.

Es el caso de IcatMar, que desarrolla mediante la captación de datos un mapa de la actividad pesquera en Catalunya, al tiempo que realiza un seguimiento continuo de las especies de mayor interés. Gracias a estos mapas, se puede observar, por ejemplo, la diferencia de la composición de una pesca entre el año 2020 y el actual, lo que permite detectar cualquier cambio, como explica el físico de IcatMar Jordi Isern-Fontanet. Todos estos datos sirven a la administración para la elaboración de los planes de gestión marítima en el ámbito de la pesca. En estos estudios trabajan técnicos especializados en ciencias biológicas del ámbito marino y en herramientas informáticas de geolocalización y de soporte a la información.

Toma de decisiones

Nature Metrics también recoge datos procedentes del mar para integrarlos en las estrategias de gestión y toma de decisiones. Monitorizamos especies invasoras en los puertos, medimos la prevalencia de peces y la diversidad funcional bacteriana, enumera Nicole Yeomans, para quien esta actividad permite construir ecosistemas saludables y resilientes.

La recogida y gestión de datos del litoral marítimo se convierte en esencial en el momento en que la mitad de la población del planeta vive en zonas costeras, como subraya Janek Loffler, el responsable de sostenibilidad de la empresa Autodesk. El incremento del nivel del mar debido al cambio climático y las inundaciones tierra adentro tendrán un enorme impacto económico, por lo que hay que llevar a cabo una gestión desde una perspectiva holística de las aguas en las ciudades, contemplando la captura de datos y su gestión en la automatización de los sistemas de volumen, drenaje y distribución de aguas.

Impacto de la actividad humana

Labelia es otra empresa que recoge y procesa datos sobre buena parte de los impactos de la actividad humana en el mar, como la contaminación por plásticos y sustancias, la polución del transporte marítimo y la sobrepesca. Los datos que proveen los océanos son importantes porque nos muestran nuestra capacidad para proteger la costa. Es preciso monitorizarlo, afrontar las amenazas y desarrollar patronos, explica Thais Fontanelle, responsable de negocio de la empresa, pionera en el uso de datos satelitales para la acción climática.

Otra solución en la gestión de zonas costeras es la que propone ETT, que desarrolla gemelos digitales de instalaciones como el Puerto Antiguo de Génova. Mediante una copia virtual de la realidad, puede comprobar cómo funcionan todos sus elementos y qué puede suceder aplicando todos los condicionantes posibles. El objetivo es ayudar a las administraciones u organizaciones a identificar prioridades en su actuación. La analista de datos de la compañía, Giulia Dapueto, asegura que el desarrollo de nueva tecnología, como la inteligencia artificial, permitirá cada vez más combinar conocimientos y prever nuevos eventos en todas las operaciones relacionadas con el mar.

Quizás te interese

Guía para entender el hidrógeno verde: qué es, cómo se obtiene y por qué promete ser la energía del futuro

Entidades públicas y privadas debaten en Tarragona cómo usar el hidrógeno verde

El Port de Tarragona aprieta el acelerador para convertirse en hub de hidrógeno verde

por Glòria Ayuso

El Port de Tarragona está acelerando las gestiones para posicionarse como referente en Europa en los tráficos relacionados con las nuevas energías, ha indicado esta semana el presidente de la Autoridad Portuaria de Tarragona, Saül Garreta, en el marco de la celebración de la Semana del Hidrógeno que llegó ayer a su fin. En esta línea, la autoridad portuaria trabaja en colaboración con el clúster industrial de la química de Tarragona ChemMed en la identificación de los espacios necesarios para la instalación de grandes infraestructuras dedicadas a la importación, exportación y producción de hidrógeno verde.

El 42% de la demanda de hidrógeno verde de la UE en 2050 provendrá de los puertos, y tendrá como fin descarbonizar principalmente el transporte marítimo, la cadena logística y la industria. El uso del hidrógeno verde en el nuevo mix energético junto a otras fuentes no contaminantes como las energías renovables forma parte del plan para alcanzar el recorte del 55% de las emisiones de gases de efecto invernadero en 2030 y las cero emisiones netas en 2050 para frenar el calentamiento global. Sin embargo, la Unión Europea debe agilizar las inversiones para el desarrollo de su capacidad para producir, importar, almacenar y transformar hidrógeno en las inmediaciones portuarias. El Plan REPowerEU indica que el desarrollo de la infraestructura portuaria y su conexión con los usos industriales y de transporte es vital para alcanzar los 20 millones de toneladas de uso de hidrógeno verde en 2030. La mitad debe ser producción propia y la otra mitad de importación.

Reconversión de actividades

Frente a este escenario, el futuro del puerto, una actividad plenamente relacionada con los derivados del petróleo, y de la petroquímica de Tarragona, pasa por la reconversión de sus actividades hacia el empleo de energías limpias. El Port de Tarragona puede convertirse en un hub del hidrógeno referente a nivel mediterráneo y tiene la oportunidad de crear una cadena de valor con el tejido industrial, explica el director del Valle del Hidrógeno de Catalunya, Isaac Justícia.

Para ello el Port de Tarragona afronta su preparación para poder importar hidrógeno y, a más largo plazo, también exportarlo. En esta línea, prevé anunciar próximamente nuevos proyectos relacionados con grandes infraestructuras. Estos se sumarán a la planta de generación más grande de España que Repsol pondrá en marcha en Tarragona entre 2026 y 2027, con una capacidad de producción de hidrógeno renovable de 150 MW iniciales, ampliables hasta 1 GW, que darán servicio al clúster químico.

Importación y exportación

En este sentido, European Energy, empresa con sede en Roda de Berà, explica que ya posee los terrenos para construir una planta de producción de metanol, una de las vías, como el amoniaco, para generar y almacenar hidrógeno, si bien espera contar con la financiación y ayudas de fondos europeos para iniciar las obras. La empresa prevé exportar metanol a través del Port de Tarragona cuando la planta entre en funcionamiento en 2027 con una producción de 16 toneladas al día. A su vez, la empresa de electrolizadores Inovyn está realizando una prospección de mercado para captar clientes para un nuevo proyecto.

Sin embargo, uno de los proyectos de mayores dimensiones que se barajan es el de Air Products, grupo al que pertenece Carburos Metálicos, que tal y como indican fuentes de la compañía al suplemento BLAU de El Periódico está estudiando dónde situarse en el Mediterráneo europeo para la importación de hidrógeno desde la macroplanta de producción que se construye en Arabia Saudí. Esta enorme instalación producirá en 2026 ni más ni menos que 600 toneladas de H2 al día que se reconvertirán para su exportación en 1,2 millones de toneladas al año de amoníaco, sustancia más fácil de almacenar y transportar. La compañía cuenta con tres grandes proyectos de centros receptores ya en marcha en los puertos Birmingham, Rotterdam y Hamburgo y busca dónde ubicar el cuarto. De elegir Tarragona, que compite con puertos como Marsella, Cartagena y Algeciras, el proyecto permitiría multiplicar su abastecimiento.

Conexión con el H2Med Bar-Mar

Si bien se trata de una opción estratégica, el Port de Tarragona cuenta además con otras propuestas sobre la mesa para utilizar sus instalaciones como punto de recepción o de salida de hidrógeno. Esta apuesta ha llevado a plantear a Enagás que uno de los primeros tramos de conexión del trazado del H2Med Barcelona-Marsella, que abastecerá el 10% del consumo en Europa, sea el que conecte Tarragona con la capital catalana.

Quizás te interese

Alumnos de 63 escuelas siguen a tiempo real la aventura de cruzar el atlántico en un velero

Más de 200 patines a vela de 27 clubs participan en una regata de exhibición en Vilanova i la Geltrú

5.000 alumnos siguen la llegada de los regatistas de la Mini Transat a su destino final

por Glòria Ayuso

Federico Waksman es el vencedor de la Mini Transat en la categoría Proto, cuyos 90 participantes siguen llegando estos días a su destino final en la isla de Guadalupe, en el Caribe, tras su partida el pasado 28 de octubre de La Palma. El segundo puesto ha sido para Carlos Manera, que fue además el ganador de la primera etapa entre Le Sables d’Olonne y La Palma. Ambos participan en el programa educativo 22 días en 22 pies. Aventura en solitario en el Atlántico, mediante el que 5.000 alumnos de 64 centros educativos de Catalunya, las Islas Canarias y de Madrid, han seguido la travesía a tiempo real.

Este programa propone a alumnos de primaria y secundaria apadrinar a un navegante, y seguir su aventura de cruzar todo el Atlántico en solitario a bordo de un pequeño velero, una peripecia que facilita a los profesores enseñar de forma transversal conocimientos en ciencia, medio marino, sostenibilidad, geografía y matemáticas. El programa incluye la formación previa de un centenar de profesores, a los que se les facilitan los materiales para impartir las enseñanzas.

Charlas en más de 35 escuelas

Si bien la regata ha llegado a su fin, más de 35 escuelas en Catalunya, desde Palamós hasta Viladecans, continuarán hasta el final de este trimestre los proyectos y las charlas divulgativas sobre esta experiencia extrema, en una iniciativa que impulsa la Generalitat de Catalunya, la Fundació Barcelona Capital Nàutica y el Museu Marítim de Barcelona. En estas charlas los estudiantes pueden conocer cómo se navega, qué se come, cuándo y cómo se descansa, en una travesía en la que los regatistas deben superar numerosas adversidades.

Centro de entrenamiento

El ganador de la regata de este año, Federico Waksman, forma parte de la Base Mini Barcelona, el principal centro en el Mediterráneo de entrenamiento, tecnificación, formación, organización de regatas y mantenimiento de embarcaciones de la Clase Mini 6.50, que impulsa la Fundación Barcelona Capital Náutica.

Quizás te interese