Las mujeres cogen la caña en la Copa América de vela
,

Las mujeres cogen la caña en la Copa América de vela

Un año para el momento de la verdad de la Copa América de vela de Barcelona

El Periódico presenta Blau, el nuevo suplemento sobre la Copa América de Vela y la economía azul

Las mujeres cogen la caña en la Copa América de vela

por Cristina Buesa

Ver mujeres compitiendo en la vela no es extraño. De hecho, algunas disciplinas de este deporte son mixtas. Pero ver mujeres cogiendo la caña en la Copa América será patrimonio de Barcelona. La 37 edición del año próximo celebrará por primera vez en la historia de la legendaria cita (173 años después) una competición femenina. En estas semanas algunos equipos están acabando de elegir a las tripulantes, como en el Alinghi Red Bull Racing.

Con la flamante base del Moll d’España ya inaugurada, las instalaciones de los helvéticos se han llenado esta semana de 20 aspirantes: ocho mujeres y 11 jóvenes (de entre 18 y 25 años). La cita barcelonesa del 2024 recupera también la competición juvenil, que solo se ha hecho en tres ocasiones. La Youth & Puig Women America’s Cup se celebrará simultáneamente a la masculina en la que cinco equipos (británicos, italianos, americanos, franceses y suizos) tratarán de arrebatar la jarra de las 100 guineas al Defensor del título, Emirates Team New Zealand.

Imprescindible la experiencia

«Era imprescindible que la Copa América se fijara en las mujeres de una vez y les diera la posibilidad de que cojan experiencia como timoneles», reivindica la jefa del proyecto de Alinghi Red Bull Racing que ha organizado el proceso de selección, una entusiasta Coraline Jonet. «Ahora mismo en un AC40 no se necesita la fuerza física de los AC75 con los ciclistas, solamente técnica y estas chicas son extraordinarias», describe la responsable en un descanso del proceso de selección.

Minutos antes, los aspirantes han mirado embobados desde el muelle cómo salía ese velero de la Fórmula 1 del mar, con los ocho tripulantes que el año próximo lucharán por lograr el triunfo para Suiza. Para despedirles, los 20 candidatos han hecho sonar con todas sus fuerzas la campana que hay en la base, que avisa cada vez que parten para entrenar, normalmente hacia el mediodía.

Convivencia de cinco días

La convivencia de estos cinco días del grupo en la capital catalana también servirá a Jonet y al resto de miembros del tribunal para elegir a las seis chicas del equipo femenino y a las seis personas del juvenil, donde también puede haber mujeres. El modo como se organizan para tocar la campana, sin ir más lejos, cómo se comunican entre ellos, quién es más o menos líder con el resto, revela cómo se pueden llegar a comportar después en el agua.

«Muchos nos conocemos, hemos competido entre nosotros o bien hemos navegado juntos», describe Arno de Planta, de 24 años, regatista de 49er que irá a los juegos olímpicos de París del año próximo. Sin borrar la sonrisa, el joven relata que uno de los aspectos que más valora de haber llegado hasta la tercera y última fase de la selección es compartir la base con sus héroes de la infancia y adolescencia.

La «generación Alinghi»

«Aunque no podamos acceder a todos los espacios, el simple hecho de cruzarte con estos campeones por estos pasillos ya es emocionante», confiesa De Planta. Tanto él como sus compañeras y compañeros «vibraron con las victorias de su país en 2003 y 2007, sentados en el sofá con sus familias viéndolo por televisión, son la generación Alinghi», sostiene Coraline Jonet.

Uno de los hogares en los que se ha vivido más intensamente la vela es en casa de Elodie Jane Mettraux, una de las ocho mujeres que anhela formar parte del equipo suizo femenino. Son cinco hermanos, de los que cuatro se dedican profesionalmente a este deporte. Es el caso de Bryan, que en su día fue miembro de la escuadra joven y hoy en día es tripulante del equipo de Copa América, o de Laurane, que también quiere entrar en el junior o el femenino.

Demostración a las niñas

Elodie Jane, de 38 años, se ha estrenado estos días en las aguas barcelonesas, aunque conocía la ciudad por turismo. «Cuando era una niña nunca veía mujeres compitiendo: lo que va a pasar ahora en la Copa América es muy importante porque demostrará a las pequeñas que ellas también pueden hacer lo que se propongan», asegura convencida.

El comité de selección de Alinghi comunicará el día 23 de octubre quiénes son los 12 elegidos, seis para el equipo femenino y seis para el de jóvenes. Han optado por un método generoso y meticuloso que ha incluido viajar a Barcelona, ofrecerles probar el simulador, navegar con 69F, convivir… «Ellos nos han dado mucho y creemos que debíamos compensarles: si finalmente no forman parte de la tripulación por lo menos habrán vivido muy de cerca la experiencia», razona Jonet.

Unas millas más al sur, en Sitges, el Sail Team BCN, con la medallista olímpica Mónica Azón al frente, está ultimando también la selección de los tripulantes del equipo español de féminas y jóvenes. «Es una oportunidad única, estamos haciendo historia porque las mujeres estarán compitiendo en la cita más importante del mundo», proclama.

Quizás te interese

Más de 200 personas con alzhéimer saldrán a navegar por el litoral barcelonés para visibilizar la enfermedad en una regata única a nivel mundial
Regata Cultural de la Copa América de vela: estos son todos los conciertos, exposiciones, degustaciones gastronómicas y fiestas programadas