Homenaje de la vela catalana a Joan Vila tras entrar en el Salón de la Fama de la Copa América
,

Homenaje de la vela catalana a Joan Vila tras entrar en el Salón de la Fama de la Copa América

El veterano navegante, del Alinghi Red Bull Racing, augura que la competición en Barcelona será «de las más reñidas y vistosas»

Copa América de vela: 100 días para que arranque la mítica competición en Barcelona

Homenaje de la vela catalana a Joan Vila tras entrar en el Salón de la Fama de la Copa América

por Glòria Ayuso

Joan Vila es uno de los navegantes más destacados de la historia de la vela catalana y española, así como el primero en entrar en el Hall of Fame de la Copa América de vela, como ha remarcado la Federació Catalana de Vela, que le ha dedicado un acto de reconocimiento en su congreso bianual, este miércoles, aprovechando su presencia en la capital catalana.

Y es que Vila, pese a ser barcelonés, pasa habitualmente muy poco tiempo en estas tierras. Nacido en Barcelona en 1961, ha acumulado un largo palmarés a lo largo de su carrera. En sus nueve participaciones en la Copa América, en tres ocasiones como parte del equipo español, ganó en las ediciones de 2003 y 2007 con el suizo Alinghi y en 2013 con el estadounidense Oracle. Los amantes de este deporte recuerdan, entre otras muchas gestas, sus actuaciones en las distintas Vuelta al Mundo a Vela, y su triunfo en la edición 200102.

Navegar por el mundo

Vila cuenta a EL PERIÓDICO que recibir este reconocimiento en Barcelona lo transporta a sus vivencias de pequeño, cuando empezó a navegar por afición. Mientras estudiaba ingeniería de caminos competía en regatas de fin de semana, explica. Dedicarse profesionalmente a la vela no fue algo premeditado, sino que llegó por sí solo. Las competiciones le han llevado a navegar por el mundo entero, sin poder casi fijar residencia: Tengo una casa en Denia con algunas cosas, intento ir cuando puedo, asume.

Sus colegas consideran a Vila, persona que se muestra humilde, un ejemplo de determinación, habilidad y pasión por la vela. Su conocimiento por la técnica y la navegación lo llevó a ser muy valorado a bordo como navegante. Cuando no había GPS era importante encontrar la posición, saber dónde estábamos, recuerda. Actualmente, esta información se envía al navío desde tierra, y su papel de apoyo desde la base del equipo se centra en la preparación de todos los sistemas de navegación, como si fuera igualmente a bordo, así como en la interpretación de la predicción meteorológica, elemento esencial para la elaboración de la estrategia. Así lo hace de nuevo como miembro del equipo de Alinghi Red Bull Racing en la Copa América.

Ventajas del Alinghi

Vila valora que el equipo decidiera instalarse en Barcelona desde el primer momento en que se conoció que la ciudad sería la sede de la 37 edición. Estar aquí desde el inicio nos ha dado la oportunidad de ver las condiciones del mar, porque es la primera vez desde que los barcos van con foils que la competición tiene lugar en mar abierto, y no en bahías más cerradas, destaca. Las estadísticas, los estudios de vientos y oleajes y una mayor práctica de navegación sobre el campo de regatas puede marcar ventaja frente al hecho que el equipo es nuevo y no ha participado en anteriores ediciones. Podemos tener buena brisa, poco o mucho viento, debemos estar preparados para cualquier tipo de condiciones variables, considera.

Competición más reñida

Esta edición de Barcelona, en la que repiten los monocascos voladores AC75 como modelo de embarcación tras su introducción en la última edición en Auckland, dará lugar a una de las competiciones más reñidas y vistosas, en la que, al final, serán pequeños aspectos y detalles, lo que marcará la diferencia, augura Vila.

El veterano navegante, ahora, no tiene nada más en mente que no sea la competición. Todo el equipo estamos enfocados en ganar la Copa América, ese es nuestro objetivo. Cuando se le pregunta y se permite a sí mismo pensar en el futuro, afirma que, ante la gran intensidad de la Copa América, cuando termine, intentará «descansar un poco, si bien añade en seguida que al cabo de dos o tres semanas ya vuelves a pensar dónde es la siguiente. Una respuesta que confirma, como ha destacado el vicepresidente de la Federación Catalana, Joaquim Barenys, durante el acto de homenaje de este miércoles, su dedicación y pasión por el deporte de vela.

Quizás te interese

La economía azul contará con 25.000 metros cuadrados en los ‘tinglados’ de Sant Bertran del Port de Barcelona en 2027