Auto Agregado por WPeMatico

Un grupo de 80 navegantes han participado en un ‘clinic’ con optimist y también se ha celebrado una regata de vela inclusiva

La Copa América organiza un tour por siete puertos catalanes para mostrar el trofeo de la competición



<div>El trofeo de la Copa América de vela arranca el tour por siete puertos catalanes en L’Escala</div>
<p>«></img></p>
<p style=por Cristina Buesa

Primera parada de la ruta del trofeo de la Copa América de vela. La jarra de las cien guineas ha llegado este martes al puerto de L’Escala con el objetivo de dar a conocer la histórica competición deportiva y tecnológica y captar el máximo de público para este verano. El aguamanil de plata, codiciada copa que cinco desafiantes tratarán de arrebatar a los neozelandeses de Emirates Team New Zealand este octubre en Barcelona, ha estado en las ruinas históricas de Empúries y, por la tarde, se ha dado un baño de masas en el club náutico.

El formato de la cita se repetirá toda la semana en otras seis ciudades, con la capital catalana como colofón final. Un recorrido inmersivo por diversos momentos de su historia, la descripción de sus embarcaciones o cómo trabajan sus tripulaciones, además de una oferta gastronómica local, han explicado los organizadores.

Vela inclusiva

En L’Escala un grupo de 80 navegantes han participado en una serie de actividades náuticas, tanto en un ‘clinic’ de la categoría de optimist organizada por Blackpatt y el Club Vela La Ballena Alegre, como en otra de vela inclusiva del Grup Mifas, dentro del proyecto Per un mar accessible.

En el acto que cerraba el día han intervenido el presidente del Club Nàutic L’Escala, Narcís Carreras, el consejero delegado de ACE y director deportivo del equipo defensor Emirates Team New Zealand, Grant Dalton, el vicepresidente segundo del Patronat de Turisme Costa Brava, Joan Plana, y la Delegada de la Generalitat de Catalunya a Girona Anna Torrentà, además del alcalde de l’Escala Josep Bofill.

Última parada, Barcelona

El ‘Trophy Tour’, organizado por America’s Cup Event (ACE), se celebrará entre el 25 de junio y el 1 de julio y posteriormente visitará los puertos de Palamós, Vilassar de Mar, Sitges, Tarragona y Cambrils, antes de su llegada oficial a la capital catalana, donde se exhibirá con las copas de la Puig Women’s America’s Cup, la UniCredit Youth America’s Cup y la Louis Vuitton Cup en los tinglados del Moll de Llevant.

ACE ha explicado que el resto de los clubes fomentarán la participación de sus comunidades locales en este gran evento. En la tercera parada del tour, en el municipio de Vilassar de Mar, habrá más actividades como la regata social con la participación de los miembros del campus del Club Nàutic Vilassar de Mar y de otros clubes de la comarca del Maresme. Además, habrá una exhibición de patí català y una degustación de conservas cortesía del Ayuntamiento de Vilassar de Mar y la Agència Catalana de Turisme.

Regatas ligeras

Las actividades y exhibiciones estarán presentes también en Tarragona y Cambrils. El Reial Club Nàutic de Tarragona organizará una Regata de vela ligera y cruceros. Por su parte, el Club Náutic Cambrils ofrecerá una travesía de embarcaciones de las clases Ilca y Optimist, además de otras experiencias náuticas y una degustación de tapas típicas de la zona.

Quizás te interese

Tras 28 días de travesía por mar y más de 13.000 millas entre el puerto neozelandés de Tauranga y el Port Vell, el monocasco ya está en la base

Emirates Team New Zealand bota el barco con el que quiere revalidar el triunfo en la Copa América

El barco del equipo defensor del título de la Copa América de vela, el Emirates Team New Zealand, llega a Barcelona

por Cristina Buesa

Con un «Bon dia, Barcelona» las redes sociales de Emirates Team New Zealand, el equipo defensor del título de la Copa América de vela este verano, saludaba el sábado por la noche su llegada a la capital catalana. Su director deportivo, Grant Dalton, ya aseguró en una entrevista en EL PERIÓDICO que quería que el ‘Taihoro’, el AC75 de los kiwis estuviera navegando frente a las playas barcelonesas el 28 de junio. Y para eso quedan pocos días.

El velero de última generación ha alcanzado la base del Port Vell, cerrada a calicanto durante casi ocho meses, tras una travesía por mar de 28 días recorriendo más de 13.000 millas entre el puerto de Tauranga, en Nueva Zelanda, y el puerto barcelonés. A pesar de que inicialmente habían asegurado que tardarían 47 días por mar, el AC75 ha rendido honor a su nombre en maorí, que significa ‘Moverse rápidamente como el mar entre el cielo y la tierra’, y ha llegado en menos tiempo de lo esperado.

En un carguero frigorífico

El monocasco del Taihoro, su mástil, su barco de acompañamiento y otro envío importante se descargaron del frigorífico neozelandés Baltic Spring en el Port de Taragona y fueron transportados en camión los 100 kilómetros hasta Barcelona el viernes de madrugada.

Según han informado en sus redes sociales, el equipo ya está trabajando en la preparación del ‘Taihoro’ para su navegación inaugural en Barcelona, donde se unirán a los otros cinco AC75 que ya se están familiarizando con el circuito de la Copa América en el litoral de la capital catalana.

Los italianos fueron los anteriores en llegar (también presentaron el barco en su país, en Cagliari), pero previamente y por este orden, se habían botado los AC75 de suizos, americanos, británicos y franceses en Barcelona.

Dificultades logísticas

Mientras tanto, en el Emirates Team New Zealand, continúa el envío de material por vía aérea y marítimo entre las bases de Auckland y el Port Vell, así como los dos AC40 del equipo almacenados y listos para enviar desde Wynyard Point. Con estos dos veleros más pequeños competirán los equipos de mujeres y jóvenes kiwis.

Emirates ha asegurado que el transporte de su material desde Nueva Zelanda no ha sido una tarea fácil a causa de los conflictos bélicos que dificultan el paso, por ejemplo, por el Mar Rojo. De toda la logística se ha ocupado el gerente Andy Nottage: Somos muy afortunados de contar con un gran apoyo de proveedores y socios como Maersk y Oceanbridge con la cantidad de envíos y logística que realizamos por aire y mar. Y, obviamente, con Zespri y Cool Carriers, que han sido un gran aliado para acelerar nuestros envíos directos desde Nueva Zelanda a España, lo que en última instancia minimiza nuestro tiempo fuera del agua. Y también la ayuda vital de nuestro agente marítimo español Yachtmoving, que ha sido fundamental para sacar a Taihoro del puerto y llegar a nuestra base, ha concretado.

Envíos por diversas vías

No se trata solo del barco, la logística del equipo implica envíos de piezas pequeñas por mensajería o también la distribución de barcos de gran tamaño como ‘Taihoro’ o los barcos de acompañamiento del equipo, que requieren equipo de elevación de transporte especializado y espacio para el barco.

La relación con la empresa de transporte marítimo internacional con sede en Nueva Zelanda, Oceanbridge, con Emirates Team New Zealand se remonta a muchas campañas, como explica su director general Bill Speedy: Los envíos de Emirates se mueven mediante contenedores parciales, contenedores completos, como carga en cubierta mediante transporte aéreo y marítimo, por no mencionar las complejidades por los requisitos transfronterizos y las entradas aduaneras temporales a países extranjeros. Todo esto requiere una voluntad de colaboración estrecha y, especialmente, flexibilidad para trabajar con opciones que normalmente están listas para usar».

Listos para el resto del equipo

El equipo deportivo está a punto de llegar también con el objetivo de navegar en el Mediterráneo lo antes posible. El defensor del título en esta 37 edición no se juega la jarra de las cien guineas hasta octubre, cuando será una lucha con el ganador que surja de los otros cinco desafiantes, pero previamente sí participará en la regata preliminar que arranca el 22 de agosto y quieren estar listos cuanto antes.

«Estamos listos y esperando con ansias la llegada del equipo», ha asegurado Andy Nottage.

Quizás te interese

La jarra de las cien guineas de la Copa América de vela se sube al crucero de la compañía de MSC en Barcelona

La naviera de lujo Explora Journeys se alía con la Copa América de vela

Explora Journeys amplía el patrocinio al equipo neozelandés de la Copa América de vela

por Cristina Buesa

Explora Journeys ha anunciado este miércoles que amplía el patrocinio en la Copa América de vela. La compañía de cruceros de lujo de MSC reveló a finales de mayo que se convertía en Global Partner de la competición deportiva y tecnológica que se celebra en Barcelona este verano. No obstante, aprovechando que uno de sus barcos hacía escala en la capital catalana, han revelado que también serán patrocinadores del equipo defensor del título y organizador del evento, Emirates Team New Zealand.

Con el barco atracado en la terminal A del Moll de Creuers del Port de Barcelona, el espléndido Explora acogía este miércoles la jarra de las 100 guineas, la Auld Mug, que aterrizó en España esta semana y recaló el lunes en Madrid, primero en el desayuno Nueva Economía Fórum, luego en la Moncloa con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y, por último, en la sede de la Armada.

Valores compartidos

El director ejecutivo de America’s Cup Event (ACE), Grant Dalton, y el presidente ejecutivo de la División de Cruceros del Grupo MSC, Pierfrancesco Vago, han mantenido una conversación en una de las salas del Explora sobre la Copa América y los valores que comparten ambas organizaciones, principalmente vinculados a la sostenibilidad. «No hay vida si no hay océanos y nuestra obligación es dejar un planeta mejor a las futuras generaciones», ha proclamado Vago.

Ambos han explicado que capitanean organizaciones «ambiciosas» que quieren ser excelentes en sus campos y que el lema de que en la Copa «no hay segundo» les sirve como modelo. Vago ha recordado también que Explora Journeys es una compañía familiar y que, igual que ocurre con la competición de vela, ponen «pasión» en todo lo que hacen, «igual que los neozelandeses, que le ponen más que los italianos», ha reído.

Complicidad con el Port

Con el presidente del Port de Barcelona, Lluís Salvadó, y el director general; José Alberto Carbonell, en la primera fila, Grant Dalton ha querido destacar también la complicidad con esta administración. «Sin el puerto no habría Copa América en Barcelona. Era un puerto ocupado y lleno, pero trabajaron duro para ubicar a los equipos en ese espacio a tiempo. La prueba del éxito es que absolutamente ningún equipo ha pronunciado ni una sola queja sobre Barcelona», ha subrayado el responsable de ACE.

Tras la visita al Explora I, el aguamanil de plata original de 1851 emprende estos días una ruta para dar a conocer una competición deportiva y tecnológica que arranca en apenas dos meses, el 22 de agosto, con la preliminar de Barcelona. Este jueves la codiciada jarra, custodiada celosamente por Norman, su guardia de seguridad, se podrá contemplar en un acto con otro de los patrocinadores, Cupra, en Casa Seat.

La semana próxima, a partir del martes 25 en L’Estartit, Torroella de Montgrí (Baix Empordà, Girona), el trofeo recorrerá hasta siete puertos catalanes, finalizando el tour en Barcelona el 1 de julio, en un acto en los tinglados del Moll de Llevant, que servirá para estrenar oficialmente el hospitality’ de la autoridad portuaria para la Copa América.

Quizás te interese

El documental ‘The race of the century’, que este viernes podrá verse en el CCCB, explica como el Australia II rompió 132 años de dominio estadounidense, en una jornada en la que intervendrán John Bertrand y Dennis Conner, los capitanes de los veleros que protagonizaron la gran contienda

El festival de cine náutico Sail In llega a Barcelona

Vencedor y vencido hablan sobre la histórica regata de 1983 de la Copa América de vela

por Glòria Ayuso

Durante 132 años, EEUU mantuvo en su poder la jarra de las 100 guineas, el trofeo de la Copa América de vela, en la que es la racha ganadora más larga de la historia del deporte. El New York Yacht Club (NYYC) era considerado invencible. Hasta que, en 1983, el equipo australiano del Royal Perth Yacht Club logró una victoria inesperada en Newport, por 41 segundos de diferencia. El documental ‘The race of the century’, que este viernes podrá verse en el CCCB, en el marco del Festival Sail Inn, explica como la tripulación del Australia II, liderada por el capitán John Bertrand, utilizó innovación tecnológica, dedicación y trabajo en equipo para romper la dominación estadounidense en la Copa América. Tras la proyección, está prevista la intervención por videoconferencia de los dos principales protagonistas de ese acontecimiento histórico: John Bertrand y Dennis Conner, capitanes del vencedor Australia II y del vencido Liberty.

29.173 millas náuticas

Codirigido por Chapman Way y Maclain Way, el documental muestra la emocionante competición y el contexto social y político de la época, en un triunfo que marcó un cambio en la historia de la vela, se proyectará a las 20.00 horas, en una sesión gratuita previa inscripción en la web del festival Sail In.

Justo antes, esta vez en sesión de pago, podrá verse la producción francesa ‘29.173 NM’, dirigida por Vincent Bonnemazou y Romain De La Haye-Serafini. El documental explica cómo el navegante Thomas Ruyant recorrió en solitario las 29.173 millas náuticas que representan dar la vuelta al mundo, durante la regata Vendée Globe, que se inició en noviembre de 2020. La película muestra imágenes y sonidos captados por un innovador dispositivo a bordo creado por el artista y músico francés Molécule.

Esta será la segunda de las tres sesiones del Festival Sail In Tour en Barcelona, coincidiendo este año con la celebración de la Copa América de vela. En la primera, el 24 de mayo, contó con la presencia de Sir Robin Knox-Johnston, el primer navegante en hacer la vuelta al mundo en solitario y sin escalas, coincidiendo con la proyección del film sobre su biografía, ‘Sir Robin Knox-Johnston: Sailing Legend’. La última sesión, con una programación aún pendiente de confirmar, tendrá lugar el 26 de julio.

Quizás te interese

Grant Dalton: «La vela es un mundo un poco cerrado, necesitamos apoyo de los gobiernos para hacer que el evento llegue a la sociedad»

800 personas dibujan el logo de la Copa América de vela en el litoral de Barcelona



<div>La Copa América de vela desembarca en Madrid para «conquistarla»</div>
<p>«></img></p>
<p style=por Cristina Buesa

Desembarco en Madrid. A solo dos meses y cinco días del estreno en Barcelona, la plana mayor de America’s Cup Event (ACE) y las administraciones que han apoyado la Copa América de vela han protagonizado un desayuno informativo en la ciudad para lograr la implicación, han insistido todos los participantes, de la capital española y el resto del Estado en la competición deportiva y tecnológica que arranca en agosto.

Sin gorra y con traje y corbata, un uniforme poco habitual en él, Grant Dalton, director ejecutivo de ACE y director del equipo defensor del título, Emirates Team New Zealand, ha sido el principal protagonista del evento en el hotel madrileño. «Necesitamos conquistar Madrid y asegurarnos que tenga una potencia en toda España. La vela es un mundo un poco cerrado, necesitamos apoyo de los gobiernos para hacer que el evento llegue a la sociedad», ha proclamado el reputado navegante.

El trofeo ya está aquí

Dalton no solo iba acompañado de la jarra de las 100 guineas, el trofeo de plata original de 1851, recién aterrizado desde Nueva Zelanda y que en los próximos días hará un tour por varias ciudades catalanas. El responsable de ACE iba de la mano del alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, con quien ha vuelto a exhibir una sintonía que se remonta a más de dos años atrás, cuando eligieron la capital catalana para acoger la Copa América.

«Hemos venido a Madrid para compartir este evento y transmitir que volvemos a ser una ciudad vibrante, que transmite valores y que nos gusta ser anfitriones», ha subrayado el alcalde. Precisamente este lunes Turisme de Barcelona, junto con la organización, han colgado una lona publicitaria en Madrid en la que se lee: «Barcelona 2024, anfitriona por naturaleza».

Todas las administraciones

Antes de la intervención de Dalton y Collboni también han participado en el Nueva Economía Fórum el ministro de Industria y Turismo, Jordi Hereu, y el conseller en funciones de Empresa i Treball, Roger Torrent. La implicación de todos ellos, incluido el director general del Port de Barcelona, José Alberto Carbonell, desde el público, ha sido una demostración más de la colaboración entre administraciones que ha exhibido siempre la Copa América de vela.

De hecho, tras el desayuno informativo, el director ejecutivo de ACE y la vicepresidenta de la organización, Aurora Catà, se han desplazado a la Moncloa, donde han sido recibidos por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Quizás te interese

La mayoría de los participantes formaban parte del grupo de voluntarios del evento deportivo

MULTIMEDIA Así serán los barcos y las regatas de la Copa América de vela

800 personas dibujan el logo de la Copa América de vela en el litoral de Barcelona

por Cristina Buesa

Una de las ideas que se repite desde que se designó Barcelona como sede de la 37. edición de la Copa América de vela es que el evento deportivo y tecnológico iba a ser distinto de todos los anteriores. La capital catalana, con esa vocación de dejar huella que le inculcaron los juegos olímpicos del 92, ha organizado este viernes una foto aérea junto al Port Olímpic para formar un logo humano con las personas que, hasta ahora, están formando parte de la competición.

En total la cita ha congregado a 800 personas, 600 de las cuales eran voluntarios y voluntarias del acontecimiento que arranca en agosto. El encargado de amenizar el acto ha sido justamente el responsable de voluntariado de America’s Cup Event (ACE), Xavi Prat, que, con humor, ha ido organizando a los participantes, que llevaban pulseras de tela de seis colores distintos (lila, verde, amarillo, rojo, blanco y azul) y, en función de este, les tocaba una u otra parte del logo con la característica B y la Copa al lado.

Equipos implicados

Junto a las siempre entusiastas personas voluntarias había también parte de los equipos que compiten, tanto en la absoluta como en la de mujeres y jóvenes, como suecos, americanos y franceses. El director ejecutivo de ACE y del equipo defensor, el Emirates Team New Zealand, Grant Dalton, ha agradecido la implicación de los participantes y ha revelado que el 80% de los voluntarios son barceloneses.

Tras él, la vicepresidenta de ACE, Aurora Catà, se ha sumado a los elogios: «Gracias por ayudarnos a que sea la mejor edición posible», ha subrayado. Ambos se han situado también junto al alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, para aparecer en la histórica foto.

Enseñar la ciudad al mundo

«Esta es una nueva oportunidad de enseñar Barcelona al mundo, gracias por hacerlo posible», ha proclamado el alcalde, que ha aprovechado para recordar que será la primera vez que la Copa cuente con una competición para mujeres o que los barcos de acompañamientos se propulsen con hidrógeno. «Gracias en nombre de Barcelona porque podremos ver estos bichos voladores, porque estos barcos no navegan, vuelan», ha destacado Collboni.

Quizás te interese

La entrada de un ‘garbí’ potente provocó que el mástil del barco se partiera, aunque ninguno de los tripulantes resultó herido

¿Por qué vuelan los barcos de la Copa América de vela?

El equipo suizo de la Copa América de vela rompe el mástil del AC75: así ha quedado el velero de Alinghi Red Bull Racing

por Cristina Buesa

Eran poco después de las dos del mediodía del jueves. Como casi cada día, el equipo suizo entrenaba frente al litoral de Barcelona, igual que los británicos, americanos, italianos o franceses. A 70 días del inicio de la Copa América de vela en Barcelona, solo falta llegar el velero de los neozelandeses, los defensores del título y organizadores de la 37 edición. De repente, la entrada de un ‘garbí’ provocó que el mástil del flamante AC75, el barco definitivo con el que competirán en agosto, se partiera y colapsara. Ninguno de los tripulantes resultó herido aunque los daños en el BoatZero son importantes.

Desde Alinghi Red Bull Racing insisten en que nadie se ha hecho daño y que la reparación del AC75, un barco de 75 pies (unos 21 metros) con capacidad para ocho personas, se llevará a cabo cuanto antes. La organización, America’s Cup Event (ACE), ha destacado la rapidez con la que el equipo helvético entró en acción y la «profesionalidad» de los buzos en el agua para recuperar cuanto antes las partes que se habían hundido. Tras asegurarse que todos estaban a salvo «la integridad del barco era la siguiente prioridad, y esto se aseguró rápidamente a inicialmente solo se observaron pequeños rasguños alrededor del área de proa».

Viento de 20 nudos

El viento de 20 nudos, ha explicado el codirector general de Alinghi Red Bull Racing, Silvio Arrivabene, provocó el fallo. Incidentes como este son parte del deporte. El equipo está preparado para este tipo de situación y listo con todos los repuestos necesarios, por lo que ahora la atención se centra en que BoatOne vuelva al agua lo antes posible, ha proseguido el responsable de los suizos.

En cuanto se produjo el accidente y se vieron las imágenes la mayoría de equipos se solidarizaron con Alinghi, con mensajes en las redes sociales. Uno de los vídeos distribuidos en Instagram por el equipo suizo es especialmente escalofriante porque, con imágenes captadas con un dron en las que se ve el mástil destrozado, se escuchan las comunicaciones donde la primera preocupación es saber si todo el mundo está a salvo.

Investigación a fondo

Más allá de reparar cuanto antes el velero para que los suizos puedan seguir entrenando, la investigación sobre lo ocurrido debe ser profunda. La organización pauta que no se puede competir cuando el viento sopla a 23 nudos medidos a 10 metros de altura sobre el nivel del mar sostenidos durante más de 5 minutos, algo que no ocurría el jueves. No obstante, como se trata de un mástil ‘one design’, es decir, que los seis equipos tienen el mismo, es importante conocer el origen del fallo.

Quizás te interese

Las instalaciones se abrieron a finales de agosto del año pasado para explicar la historia de la mítica competición pero hasta ahora no ha estrenado la atracción estrella

MULTIMEDIA Así serán los barcos y las regatas de la Copa América de vela

El centro de divulgación de la Copa América de vela incorpora por fin el simulador del velero AC75

por Cristina Buesa

Las personas que visiten el America’s Cup Experience, el centro de divulgación de la Copa América de vela, ya podrán a partir de ahora estrenar el simulador del velero de la competición, el AC75. El espacio, ubicado en el antiguo Imax en pleno Port Vell, se inauguró a finales de agosto del año pasado, pero hasta ahora no ha incorporado la atracción estrella. Barcelona, en esta 37 edición, es la primera ciudad sede de la mítica competición deportiva y tecnológica que cuenta con un lugar en el que profundizar en la historia de las regatas; bucear en experiencias inmersivas con multitud de pantallas y audiovisuales; contemplar una réplica del trofeo, la jarra de las 100 guineas, o descubrir los uniformes de los seis equipos que participan en la Copa, que arranca el 22 de agosto.

Según han informado este jueves los impulsores del America’s Cup Experience, desde hace un par de semanas el simulador del AC75 ya funciona. A pesar de que inicialmente debían arrancar en octubre, dos meses después de la inauguración, el estreno se fue posponiendo. Solo podía verse el casco del simulador, pero no estaba operativo. De hecho, todos los países cuentan con un dispositivo similar en sus bases, de forma obligatoria, para entrenar fuera del agua. Algunos equipos femeninos o juveniles, como el español, también lo tienen.

Sistemas de aire y movimiento

Quienes se suban al simulador del centro de interpretación de la Copa América se pondrán unas gafas de realidad virtual y, gracias a unos sistemas de aire, «podrán tener la sensación de alcanzar altas velocidades a bordo y vivir una experiencia cercana a la de los auténticos tripulantes de la Louis Vuitton 37th America’s Cup, con la costa barcelonesa de fondo», han asegurado en un comunicado.

El simulador está formado por dos estructuras que simulan la embarcación, con capacidad para 10 personas cada una, a pesar de que en los barcos reales solo van ocho. Equipados con gafas de realidad virtual (VR) y sistemas de movimiento, «comenzarán un viaje que recrea fielmente las sensaciones a bordo de estos impresionantes veleros del futuro, visionando en 360 grados lo que ven los pilotos durante la carrera». La atracción está recomendada para usuarios de más de 10 años o mínimo 1,40 m de altura.

Cada día de 10 a 20 horas

Con una inversión privada de siete millones de euros, la concesión del Port de Barcelona es hasta mayo del 2025, seis meses después de que acabe la competición de vela. Cuando inauguraron, explicaron que aspiraban a atraer a ocho millones de personas en el área abierta (donde se puede ver la réplica del trofeo, los uniformes y la tienda) y 1,2 millones en la de pago. El aforo máximo en la zona gratuita es de 500 personas.

La entrada tiene un coste de 15 euros, aunque hay descuentos familiares y bonificaciones. Actualmente, está abierto entre las 10.00 y las 20.00 horas de lunes a domingo.

Quizás te interese

«Muchos medallistas olímpicos comenzaron en clubes de playa», destaca el comisario de la exposición Diego Yriarte, que aspira a reunir nuevo patrimonio para poder ir reconstruyendo una buena retrospectiva de la náutica deportiva

Homenaje de la vela catalana a Joan Vila tras entrar en el Salón de la Fama de la Copa América

El Museu Marítim explica la historia de la competición a vela en Catalunya

por Glòria Ayuso

Barcelona acogerá a partir de agosto la competición más antigua y aún en disputa de todo el mundo, la Copa América de vela, que se celebró por primera vez en 1851 en Inglaterra. Sin embargo, Catalunya tiene una larga tradición de regatas: la primera competición documentada es del 10 de junio de 1821 en Barcelona y fue de remo. La exposición ‘Competir a mar. Regates de vela a Catalunya’, realiza una retrospectiva desde los inicios de la práctica local de este deporte, sin olvidar grandes gestas y anécdotas, en el Museu Marítim de Barcelona, que puede visitarse de forma gratuita hasta el 10 de noviembre.

Las primeras competiciones dieron paso a la aparición de los clubes náuticos el primero de los cuales fue el de Tarragona, en el año 1878, centrados en la navegación a remo y, más tarde, ya en la vela. Hay un gran desconocimiento de nuestra historia vinculada a la náutica deportiva y de sus referentes. La estamos rescatando del olvido, aunque aún existen muchos vacíos, explica el periodista experto en náutica Diego Yriarte, comisario de la exposición, junto a los también especialistas Santi Serrat, Francesc Cusí y German de Soler.

Clubes de playa

El origen de la afición del deporte a vela en Catalunya empezó con la creación de clubes de playa abiertos a cualquier persona interesada, y que en la década de 1960 convivían en la arena con los bañistas, a diferencia de los clubes náuticos exclusivos actuales, explica Yriarte. Gracias a ello, el deporte náutico creó una cantera de aficionados, de la que surgieron gran número de deportistas de élite, medallistas olímpicos, y destacados deportistas en las grandes regatas nacionales e internacionales.

En los años 70 llegó el windsurf y empezó a desarrollarse una industria catalana de carácter familiar dedicada a la náutica recreativa que «llegó a sumar más de 200 pequeños astilleros en los años 80», pero primero la crisis y más tarde la aparición de grupos multinacionales provocó su desaparición o absorción, explica Santi Serrat. Toni Tió, ubicado en Premià, fue uno de los exponentes y «aportó gran innovación» a la industria, hasta ser adquirido por Quantum. Otras marcas catalanas fueron Roga, Velera Marsal, Mistral, Inerga y Dresport.

Medallistas olímpicos

La vela catalana también ha sumado medallistas olímpicos. La muestra destaca la figura clave en el deporte catalán de Santiago Amat, medalla de bronce en Los Ángeles en 1932. De la mano de Miquel Company, que formó regatistas olímpicos desde la Escola de Vela de Palamós, llegó en la década de los 70 la época dorada de la vela ligera. Pere Lluís Millet, Miquel Noguer, Josep Maria Van der Ploeg, Natàlia Via-Dufresne, Begonya VIa-Dufresne, Sandra Azón y Jordi Xammar son los catalanes medallistas hasta la fecha.

A estos nombres cabe añadir los de los grandes aventureros de la vela oceánica Julio Villar, Jordi Riera, Joan Guiu y Enric Vidal, primeros regatistas en solitario. La figura de Joaquim Coello se recuerda por ser diseñador de su barco, armador y patrón a inicios de los 80.

Maqueta de la Zeleste 92

Una de las joyas de la exposición es la maqueta de la Zeleste 92, una embarcación de la clase mini de Albert Barguès, que participó en la regata de 1987, cuando ya se supo que Barcelona sería sede olímpica. Otro detalle es la muestra de los distintos materiales cada vez más tecnificados que se utilizaban para las velas. En los inicios, «eran de algodón y debían mojarse para cerrar los poros del tejido y evitar que dejaran traspasar el aire», comenta Yriarte.

Alex Pella se destaca como la gran figura de la navegación en solitario, además de Dídac Costa y Anna Corbella, la primera española en competir en la Mini Transat, clase en la que Catalunya se ha erigido como la mayor potencia en el Mediterráneo, con Carlos Manera como segundo clasificado en la última edición.

34.000 practicantes

Barcelona será la única ciudad en el mundo en acoger la Copa América y la competición a vela de los Juegos Olímpicos -la campaña ‘Queremos la vela en Barcelona’ evitó poco antes de 1992 que se celebrara en Palma de Mallorca. Catalunya suma unos 34.000 practicantes de la vela federados, de los que 27.000 son escolares.

No obstante, hasta ahora no había ningún lugar en el que encontrar la historia de la competición a vela, algo que los comisarios de la exposición quieren remediar. Además de hacer un llamamiento a aportar más material histórico, como la maqueta de la Zeleste, próximamente se hará un encuentro entre expertos y aficionados para hacer un reconocimiento de las fotografías antiguas que reúne el gran fondo del Museu Marítim, y así, como expresa Yriarte, «poder ir llenando los vacíos documentales de la historia de la vela en Catalunya».

Quizás te interese

El AC75 se podrá ver en la plaza de l’Odissea, frente al Maremàgnum, delante de la base de los helvéticos

Barcelona acoge su primer bautizo de un equipo de la Copa América de vela: Alinghi Red Bull Racing pone en el agua su BoatOne

El equipo suizo de la Copa América de vela, Alinghi Red Bull Racing Team, expone al público el barco con el que ha entrenado dos años

por Cristina Buesa

El equipo suizo de la Copa América de vela exhibe desde este lunes el barco con el que ha entrenado para la competición que arranca a finales de agosto en Barcelona, el BoatZero. Alinghi Red Bull Racing muestra el AC75 que les «ayudó» a prepararse para la exigente campaña, en la que competirán ya con el monocasco definitivo diseñado para la ocasión, el BoatOne, que presentaron a principios de abril junto a La Fura dels Baus y posteriormente bautizado en la base del Port Vell.

Alinghi Red Bull Racing fue el primer representante de los seis países que se instaló en Barcelona, en agosto de 2022. Sus más de 120 miembros han participado de la vida en la capital catalana desde entonces y, excepto algunos entrenos en Jeddah (Arabia Saudí) tras la segunda preliminar, su implicación ha sido absoluta. La exposición de su velero volador en la plaza de L’Odissea, justo delante del Maremàgnum (y a punto también de vivir una revolución gastronómica).

124 días de navegación

«Como equipo, ha sido muy importante para nosotros conectarnos con la comunidad local de Barcelona y conocer a los aficionados de esta vibrante ciudad. Nos estamos divirtiendo muchísimo compartiendo nuestro viaje mientras trabajamos hacia la Copa, así que tenía sentido que también compartiéramos nuestro barco!», han explicado. Los suizos, que regresan a la Copa América tras 12 años sin participar, empezaron a entrenar con el BoatZero en agosto de 2022 en el litoral barcelonés.

Han navegado con él hasta 124 días y, tras esos entrenos, lo retiraron del agua en marzo, cuando llegó el BoatOne, el flamante AC75 desde los talleres de Ecublens, en Suiza. Una de las normas de la competición es que el velero con el que se compite debe ser construido en el país de origen del competidor. Fuentes del equipo helvético aseguran que el BoatZero que ahora podrá contemplar el público ha proporcionado numerosos datos «y mucha experiencia en el agua» y ha sido «clave» para «diseñar, construir y lanzar BoatOne».

Quizás te interese