Auto Agregado por WPeMatico

La iniciativa RegenPorts se propone extraer datos para desarrollar soluciones de regeneración de las especies marinas que sean viables económicamente

El Port de Barcelona y Nactiva se unen para crear un banco de pruebas de soluciones para la regeneración marina

Proyecto en el Port de Barcelona para recuperar la biodiversidad de forma rentable

por Glòria Ayuso

Encontrar cómo hacer rentable la recuperación de la biodiversidad marina e implantar esta solución a gran escala es el objetivo del proyecto RegenPorts, que se ha puesto en marcha en el Port de Barcelona. Lo impulsan Barcelona Port Innovation y Nactiva.

Se trata de «una iniciativa pionera de regeneración de la biodiversidad», según sus impulsores, basada en la voluntad de transformar «el Port de Barcelona y su comunidad portuaria en un espacio eco-proactivo, de actividad económica con un impacto positivo en la naturaleza», indican en un comunicado. La actuación se basa en hundir en las inmediaciones del puerto estructuras que fomentan la regeneración de la biodiversidad de la empresa Ocean Ecostructures. Su tecnología incluye la monitorización de la proliferación de las especies marinas.

Fase en marcha

La primera fase del proyecto, ya en marcha, consiste en una prueba de concepto con la colocación de 20 unidades bioregenerativas en tres zonas estudiadas del Port de Barcelona: en la Bocana Nord (10), el Helipuerto (5) y el Moll

de Pescadors (5). Estas se sumarán a la treintena ya colocadas desde hace un año en diferentes puntos de la instalación.

Predicción del impacto

Los datos obtenidos a mediados de septiembre permitirán realizar, mediante un modelo predictivo, las primeras valoraciones del impacto futuro que podría tener el proyecto. El Port de Barcelona tiene previsto identificar oportunidades en materia de medio ambiente basándose en los resultados extraídos en la prueba de concepto. Con ello, contempla diseñar un modelo operativo para el desarrollo de soluciones enfocadas en la regeneración de la biodiversidad marina en su entorno. Por ejemplo, una de las actividades que se abren en el campo de regeneración marina es la práctica del submarinismo en el entorno de estos lugares en los que prolifera la vida subacuática.

Económicamente sostenible

El proyecto se lleva a cabo en el marco de la alianza entre Nactiva y la Fundación BCN Port Innovation, para desarrollar e implementar un modelo económicamente sostenible basado en la recuperación del capital natural marino en el entorno del Port de Barcelona.

El Port de Barcelona se ha comprometido a reducir el 50% de sus emisiones para el año 2030 en un camino hacia la neutralidad ambiental. La regeneración marina es una de las iniciativas medioambientales más valoradas debido a la contribución a todo el medio ecosistémico y a la posibilidad incidir en su capacidad de captura de CO. A ello se suma la posible definición, en un futuro, de un modelo que pueda otorgar un valor económico concreto a la generación de carbono azul.

El director técnico de la Fundación BCN Port Innovation, Miquel de la Mano, explica que la Fundación BCN Port Innovation, mediante el proyecto RegenPorts, tiene como objetivo «crear un modelo que haga sostenibles a nivel financiero intervenciones restaurativas y establezca herramientas para garantizar la escalabilidad de este tipo de soluciones innovadoras.

Quizás te interese

Las iniciativas abarcan la reducción de capturas, de la contaminación y los residuos costeros, así como la recopilación de datos oceánicos y la sensibilización ambiental

Catalunya acogerá un centro de investigación sobre algas de referencia en el Mediterráneo

Ayudas de 14,5 millones a 43 proyectos dedicados a la sostenibilidad pesquera y la protección del medio marino

por Glòria Ayuso

La Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha destinado 14,5 millones de ayudas a 43 proyectos destinados a impulsar la economía azul, la innovación y la sostenibilidad del sector pesquero y acuícola, y a reforzar la protección de la Red Natura 2000 en el medio marino, indica en un comunicado. Se trata de iniciativas impulsadas mediante agrupaciones entidades, que suman un total de 54 organizaciones, entre centros de investigación, universidades, entidades sin ánimo de lucro y organizaciones sectoriales.

Capturas accidentales

Los proyectos, con una duración máxima de 18 meses, incluyen iniciativas que buscan la reducción de capturas accidentales y el aprovechamiento de descartes; la recopilación de datos oceánicos; acciones de biorremediación con bivalvos para mejorar las prácticas acuícolas; la monitorización y retirada de residuos en zonas costeras; e iniciativas de sensibilización ambiental para fomentar prácticas sostenibles.

El programa de ayudas se desarrolla en el marco del Programa Pleamar, cofinanciado por el Fondo Europeo Marítimo, de Pesca y de Acuicultura (FEMPA). El ministerio prevé una nueva convocatoria en 2025, con un importe superior a los 29 millones de euros, para «continuar apoyando la transición ecológica en el medio marino».

Quizás te interese

El informe considera vital la vigilancia del océano y la restauración de los ecosistemas ante la aceleración de su calentamiento, el cambio en su composición química, la pérdida del ecosistema y la subida del nivel del mar

La Declaración de Barcelona reclama acciones urgentes para frenar la contaminación del océano

El último Informe sobre el Estado del Océano apela a la política y la gestión

por Glòria Ayuso

El último Informe sobre el Estado del Océano 2024 de la Comisión Oceanográfica Intergubernamental de la Unesco alerta sobre el estado actual y el ritmo de aceleración del deterioro del océano y de su capacidad para garantizar el equilibrio de los ecosistemas y el planeta. Más que un estudio científico, el informe, claro en sus conclusiones, se dirige a responsables en la toma de decisiones para que identifiquen las prioridades políticas y de gestión, así como las áreas de enfoque para la investigación, en línea con la Agenda 2030.

El documento destaca el importante papel de las áreas marinas protegidas, la protección costera y una adecuada planificación espacial. Asimismo, incide en que debe establecerse una verdadera colaboración entre todos los tipos de poseedores de conocimiento, investigadores, gobiernos y sector privado.

Aumento de la temperatura

También alerta de que la tasa de calentamiento del océano, que absorbe el 90% del exceso de calor liberado en la atmósfera, se ha duplicado en 20 años, siendo 2023 uno de los años con mayor aumento desde la década de 1950. Las temperaturas oceánicas ya han aumentado en promedio 1,45C sobre los niveles preindustriales, con puntos críticos por encima de 2C en el Mediterráneo, el Atlántico Tropical y los Océanos del Sur.

Las temperaturas oceánicas representan el 40% del aumento global del nivel del mar, ya que a medida que el agua se calienta, se dilata. La tasa de aumento se ha duplicado en los últimos 30 años, hasta los 9 centímetros. Asimismo, desde la década de 1960, el océano ha perdido un 2% de su oxígeno debido al aumento de temperatura y los contaminantes, gran parte procedentes de la actividad tierra adentro, incluidos las aguas residuales y los escurrimientos agrícolas. Las especies costeras son las más afectadas. El informe identifica unas 500 zonas ya casi sin vida debido a un oxígeno menguante.

Aumento de la acidez

El exceso de CO en el océano, que ha absorbido hasta un 30% de las emisiones de combustibles fósiles, está cambiando su composición química. Su acidez, que ha aumentado un 30% desde tiempos preindustriales, alcanzará un 170% para 2100, según cifra el informe. Mientras que las aguas de alta mar están volviéndose más ácidas de forma progresiva, los cambios de acidez bruscos en aguas costeras provoca la muerte masiva de especies.

El informe pone el foco en posibles soluciones. Los bosques marinos, incluidos los manglares y las praderas de posidonias, pueden absorber hasta cinco veces más carbono que los bosques terrestres, lo que los hace muy valiosos en la lucha contra el calentamiento global. Sin embargo, el Informe sobre el Estado del Océano revela que casi el 60% de los países aún no incluyen la restauración y conservación de bosques marinos en sus planes de acción para mitigar el cambio climático (NDC).

Restaurar zonas degradadas

Nuevos datos evidencian que cuanto mayor es el nivel de regulación en una área marina protegida, más efectiva es en proteger los ecosistemas locales. Hay que restaurar las zonas ya degradadas y, sobre todo, evitar que mueran las que aún existen, ya que con su descomposición liberan el CO que tienen acumulado, lo que empeora la situación, advierte a EL PERIÓDICO el director del Centro Oceanográfico de Gijón (IEO-CSIC) y uno de los coordinadores del informe, Rafael GonzálezQuirós.

El informe abre la puerta a estudiar la aplicación de ingeniería y técnicas para incrementar la capacidad del océano de capturar carbono para mitigar el cambio climático. Si bien la comunidad científica siempre se había mostrado contraria a abordar esta posibilidad por el peligro de alterar el equilibrio del ecosistema marino, actualmente, y ante la emergencia climática, se muestra más abierta a contemplarla. Estamos obligados a hacerlo, a tomarlo como alternativa y estudiarla para ver si es viable o no, hay que saber cuáles son las consecuencias sobre el ecosistema, conviene Rafael GonzálezQuirós.

El documento subraya que para encontrar y poner en práctica soluciones es imprescindible construir una infraestructura y red de observación oceánica a nivel global, que es crítica para gestionar el riesgo y satisfacer las futuras demandas de industrias oceánicas sostenibles. Para GonzálezQuirós, tanto para gestionar el grave problema que tenemos como las oportunidades, necesitamos conocer bien el medio, saber cómo funciona. La Comisión Europea estudia introducir una directiva de observación del océano. Mientras tanto, cada país la lleva a cabo según su voluntad, cuando el reto se encuentra en lograr una estandarización de las mediciones, de los aspectos más críticos y series temporales que permitan determinar tendencias.

Quizás te interese

El Electric Boat Experience reunirá el 25 y 26 de mayo a una treintena de empresas que darán a conocer la electromovilidad náutica

Presentada la Zephyr Eco, la primera lancha de un proyecto de seis embarcaciones eléctricas catalanas

El Port Olímpic acoge la primera feria de embarcaciones sostenibles

por Glòria Ayuso

El Port Olímpic acogerá el 25 y 26 de mayo la Electric Boat Experience, la primera feria de embarcaciones sostenibles de Barcelona, que reunirá a una treintena de empresas nacionales e internacionales que están inmersas, mediante nuevas propuestas, en la transición energética en la náutica y la movilidad marítima.

Además del Port Olímpic, la Asociación Nacional de Barcos Eléctricos (ANBE) coorganiza esta nueva feria, que tendrá lugar en la explanada del Moll de Mestral, con un espacio de exposición de más de 2.400 m. Los fabricantes mostrarán las últimas innovaciones en embarcaciones eléctricas, híbridas y de hidrógeno, y propuestas de soluciones sostenibles para el sector náutico y portuario, como baterías marinas, motores eléctricos, torretas de carga rápida o desaladoras.

Ponencias de expertos

Además del espacio de exposición, durante la primera jornada, el Espai Mestral la sala de actos del Port Olímpic acogerá el programa de ponencias y mesas redondas dirigidas a empresas, instituciones y al ecosistema innovador del sector náutico.

El programa profesional contará con actores relevantes del ámbito económico y marítimo, como la propia ANBE, Barcelona Activa, Acció, Fundació Barcelona Capital Nàutica y Barcelona Clúster Náutico, además de empresarios, para tratar cuestiones relevantes para el sector como el papel de los fondos Next Generation en el crecimiento del sector de la náutica sostenible, el impulso de la gestión portuaria responsable con los ecosistemas marinos o la innovación aplicada a la electromovilidad marítima.

Talleres y secretos del mar

Durante la segunda jornada, los visitantes podrán participar en los talleres de posidonia y gorgonias, una actividad educativa y lúdica dirigida a familias que muestra los secretos del mar y la vida de estas especies marinas. En paralelo, durante todo el día se podrá visitar la exposición del proyecto Good Karma, que da voz a las personas que luchan por la conservación del mar.

Quizás te interese

«Cuando un trabajador asiste varias veces a una limpieza y observa que cada vez retira más residuos su comportamiento empieza a cambiar», indica una de las iniciativas promotoras

Los pescadores catalanes aumentan un 64% la retirada de plásticos del mar en 2023



<div>Empresas impulsan la limpieza de playas como ‘teambuilding’ y concienciación ambiental</div>
<p>«></img></p>
<p style=por Glòria Ayuso

Son cada vez más las empresas que invitan a sus empleados a colaborar en la limpieza de playas como una actividad de ‘teambuilding’ que busca a la vez concienciar sobre la importancia de cuidar el océano y el ecosistema marino.

Cada vez que el mal tiempo azota, el mar arroja a la orilla una parte de la gran cantidad de plásticos que engulle. Belong to Sea ofrece desde este mes y hasta el 31 de octubre actividades de limpieza tanto de las playas como también desde el agua mediante ‘snorkelling’. La iniciativa hace un llamamiento a la participación de todos los sectores de la sociedad, en un mundo donde el consumo y la generación de residuos están alcanzando niveles alarmantes.

18.500 bolsas de basura

En Catalunya, solo se recicla uno de cada tres kilos de residuos que producimos, denuncian desde Belong to Sea, que indica que «es importante que las empresas organicen más de una limpieza al año», porque «cuando un trabajador asiste varias veces a una limpieza y observa que cada vez retira más residuos su comportamiento empieza a cambiar».

La Fundación Surfrider, dedicada a la protección de los océanos, lleva a cabo numerosas iniciativas de limpieza de playas. La de esta misma semana ha sido apoyada por la empresa de complementos deportivos Buff, que ha invitado a sus trabajadores y proveedores a recoger deshechos en la playa de Sant Miquel de Barcelona. El acto ha servido para la presentación de su nueva colección diseñada con temas del mar, fabricado con materiales 100% orgánicos, libres de plásticos. La empresa ha comunicado que se une a la causa de Surfrider y destinará el 10% de las ventas de esta colección a respaldar su labor de protección de los océanos.

Cambiar leyes

La próxima convocatoria de Surfrider será el 19 de mayo en la playa de Sant Sebastià. Hasta el momento, la organización ha llenado casi 18.500 bolsas de basura en su movilización para la limpieza de playas. «Contamos cada cosa que encontramos», indica la coordinadora de la movilización Catharina Zoéga, porque los datos sobre la situación son necesarios para perseguir su objetivo último, que es cambiar las leyes y la forma de producir.

This is Med es otra de las empresas que ofrece actividades de ‘teambuilding’ enfocadas en la limpieza de playas, porque aportan beneficios tanto para las empresas como para el equipo. En todas estas convocatorias, el procedimiento es similar: la sesión empieza con una presentación sobre el impacto de la contaminación de plásticos en los océanos por parte de personal experto en ecosistemas marinos, y tras una explicación de la actividad y distribución de los materiales necesarios, se realiza la recogida. Una parte importante del trabajo es la recopilación de todos los desechos, su separación para observar su procedencia y efectos sobre el mar y, sobre todo, su cuantificación.

En la profundidad

Para Oceana, organización que vela por la protección del océano y sus ecosistemas, el reciclaje y la limpieza de playas son insuficientes para atajar la crisis de contaminación, ya que la mayor parte de los plásticos marinos se acumula en las profundidades, tal y como ha detectado mediante el desarrollo, junto con la Universidad de Newcastle (Reino Unido), de un modelo tridimensional que predice las rutas seguidas por este residuo. Precisamente, un reciente estudio estima que en el fondo marino puede haber hasta 11 millones de toneladas de plástico. Es por ello que llama a la movilización para implantar objetivos de reducción y reutilización de envases, poner en marcha sistemas de devolución, depósito y retorno; y reducir el uso de plástico en edificios públicos, eventos y áreas naturales.

Precisamente, los países miembros de la ONU están elaborando un futuro Tratado Mundial para acabar con la Contaminación por Plásticos, cuya nueva ronda de negociaciones en Ottawa acabó este mes de abril con avances en el desarrollo de normas para prohibir los productos de plástico de un solo uso. No obstante, ha quedado pendiente si incluirá una norma de aplicación global para reducir la producción y el consumo de plásticos, o bien optará por medidas voluntarias basadas en planes nacionales, opción que para organizaciones ecologistas como WWF significará «mantener el statu quo».

Quizás te interese

El combustible verde, compatible con los motores convencionales de los barcos, se dispensa desde la gabarra Aalborg, de la compañía Peninsula Energy Flowing

El crucero más grande del mundo ensaya con «éxito» en Barcelona el uso de biocombustible

El Port de Barcelona suministra biocombustible con hasta el 100% de componentes biológicos

por Glòria Ayuso

El puerto de Barcelona dispone de una embarcación de suministro de biocombustible de hasta el 100% de biocomponente que permite ofrecer a los buques esta alternativa para reducir su huella de carbono. Se trata de la gabarra Aalborg, de la compañía Peninsula Energy Flowing, uno de los principales proveedores globales de energía marina.

Por su certificación como barco tanque químico IMO II, puede suministrar biocombustibles con una parte de biocomponente superior al 25%, porcentaje que no pueden rebasar las gabarras tradicionales. El Aalborg realiza suministro de FAME (Ésteres Metílicos de Ácidos Grasos) producido a partir de aceites vegetales, que pueden tener emisiones neutras en función del origen de estos aceites.

Combustible compatible

Este biocombustible es compatible con los motores convencionales de los barcos. La gabarra es capaz de ofrecer diferentes niveles de mezcla de biocombustible y combustible tradicional, proporcionándoles un certificado con el porcentaje de componente bio. De esta manera, los armadores disponen de una solución sencilla para cumplir con el reglamento FuelEU Maritime adoptado en 2023 y que tiene como objetivo aumentar el uso de combustibles renovables y combustibles hipo carbónicos en el sector marítimo y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero al mismo tiempo que se garantiza un buen funcionamiento del tráfico marítimo y se evitan distorsiones en el mercado interior de la Unión Europea.

Transición energética

La gabarra cumple, según el Port de Barcelona, «un papel fundamental» en su compromiso de promover el uso de combustibles más limpios entre los barcos que llegan al recinto portuario. «El Port de Barcelona, dentro de su Plan de Transición Energética, apuesta por los combustibles de transición y alternativos como el GNL, el metanol verde o el amoniaco verde, así como los biocombustibles, que ayudarán a reducir la huella de carbono de la actividad marítima», explica su presidente, Lluís Salvadó.

«La incorporación del Aalborg crea flexibilidad e incrementa las opciones de nuestros clientes y del Port de Barcelona», destaca Alejandro Morales Moreno, gerente de suministro de Peninsula, que remarca los esfuerzos para «mover continuamente la industria del combustible marítimo en la dirección correcta».

Quizás te interese

El sector ve en la inminente convocatoria del Perte de Economía Circular una oportunidad para la transformación y una mayor competitividad de las empresas

Ciencia e industria trabajan para aproximar visiones en favor del océano y el planeta

Mucho por hacer para avanzar hacia la economía circular en el ámbito naval

por Glòria Ayuso

La sostenibilidad es una línea estratégica y una oportunidad real para las empresas del sector naval que quieran posicionarse y cambiar el modelo de negocio, asegurando su competitividad. Esta es la conclusión que extrae Enric Escrosa, de IAE Tecnologia, tras participar en la elaboración del nuevo informe Naut-EC sobre economía circular en toda la cadena de valor, que ha realizado Barcelona Clúster Nàutic y el TecnoCampus de Mataró.

Las principales tendencias tecnológicas se centran en el diseño y construcción de embarcaciones más eficientes y sostenibles, con sistemas de propulsión alternativos como los motores eléctricos; el uso de energías renovables como la fotovoltaica y de estructura flotantes para convertir la energía del agua o las mareas en energía eléctrica, el diseño de instrumentos náuticos y de ayuda a la navegación; y las estructuras para la recogida de residuos en el mar.

Nuevas patentes

En especial, se observa un importante aumento del número de patentes en semisumergibles o catamaranes, tratamiento de aguas residuales, sistemas de climatización con energías residuales, generadores autónomos y sistemas fotovoltaicos móviles, destaca Escorsa. No obstante, sobre las nuevas patentes, Escorsa alerta de que existen muchas propuestas que se presentan como sostenibles y, sin embargo, tras un análisis, es posible ver quien está trabajando verdaderamente en esta línea. Según el estudio, Francia y Países Bajos lideran la innovación en Europa.

Plástico para impresión 3D

En Catalunya, MB92, empresa dedicada a la reparación y mantenimiento de embarcaciones ubicada en el Port Vell, trabaja desde hace dos años en avanzar hacia un mejor tratamiento de los residuos y en la circularidad. Para pintar un barco, lo envuelven con plástico que evita que los componentes volátiles de la pintura se dispersen en la atmósfera. Una vez por semana, recogen todo el plástico utilizado, junto con el resto que emplean en las tareas de mantenimiento, lo trituran y lo compactan para nuevos usos. Esta solución, que ya está implementada y forma parte del proyecto Econaval, ha contado con subvenciones del Perte Naval.

Este material se transforma en hilo para impresión en 3D, en planchas o pellet, resalta el responsable de Sostenibilidad de MB92, Marc Hervàs, que destaca que se trata de un producto que puede venderse y extraer un rendimiento económico.

Protecciones para los barcos

La empresa prevé ahora estudiar cómo reutilizar ella misma este subproducto para imprimir protecciones para las superficies de los barcos. Asimismo, junto con la Fundación Barcelona Port Innovation, está contactando con las empresas del puerto para la reintroducción de este material en múltiples soluciones. Esta nueva fase del proyecto se presentará al Perte de Economía Circular, cuya convocatoria se espera para el próximo mes de mayo.

Subvenciones a nuevos proyectos

Estamos en un buen momento porque hay mucho por hacer, destaca el director técnico de Barcelona Port Innovation, Miquel de la Mano. Esta fundación público-privada que fomenta la transformación e innovación entre los operadores portuarios, ve una oportunidad para avanzar aprovechando el nuevo Perte. En el puerto coexisten actividades muy distintas (terminal de vehículos, contenedores, reparación de embarcaciones, ocio y servicios) y cada cual actúa según su criterio, explica. El resultado es que hay un gran volumen de residuos que no se separan, lo que impide su aprovechamiento.

Generar herramientas para la monitorización e incentivos para una buena gestión de los residuos es un campo por trabajar, según De la Mano, para quien debe crearse un servicio transversal, y generar más vínculo y relación entre los distintos agentes de la comunidad portuaria. En esta línea, el puerto prevé instalar el próximo año la primera planta de transformación de residuos, centrada en la circularidad de los principales plásticos, el polipropileno (PP) y el polietileno (PE).

Precisamente, el nuevo Perte de Economía Circular subvencionará a fondo perdido entre el 15% y el 60% de la inversión de nuevos proyectos de I+D, digitalización de procesos y organización y sobre sostenibilidad y mejora en gestión de residuos.

Lo convocará el Ministerio de Transición Ecológica y, según la consultora AVS, prevé subvencionar a fondo perdido de entre el 15% y el 60% de la inversión prevista, según el tamaño de la empresa y el tipo de proyecto. El montante de la ayuda puede oscilar desde los 100.000 a los 10 millones de euros por empresa, para proyectos que se ejecuten entre 2025 y 2027.

Quizás te interese

El objetivo es alcanzar una acción coordinada con mirada a largo plazo para la resiliencia de todas las comunidades

La Declaración de Barcelona reclama acciones urgentes para frenar la contaminación del océano

La Década de los Océanos coloca el mar en la agenda global

por Glòria Ayuso

La denominación del mar que separa China de Japón es motivo de disputa entre ambos países, que han mantenido históricamente unas relaciones tensas. Un instante breve pero profundamente significativo de la Conferencia de la Década de los Océanos en Barcelona fue la intervención del científico nipón Hide Sakaguchi, presidente del Instituto de Investigación de Política Oceánica. Con una emoción que no pudo contener, expresó su agradecimiento por plataformas como esta, que facilitan la colaboración estrecha entre su equipo y científicos chinos en el desarrollo de un nuevo sistema de predicción de tifones. Su creciente virulencia, exacerbada por el cambio climático y el calentamiento de las aguas, representa una verdadera amenaza para las comunidades costeras de ambos países.

La cooperación en el desarrollo científico y en la aplicación de las soluciones a nivel local, regional y nacional es uno de los principales aspectos que busca la Década de los Océanos. El cambio climático y la rápida degradación de los mares, que cumplen una función esencial para el equilibrio en el planeta, está haciendo cada vez más acuciante actuar. «Hemos puesto el océano en la agenda global», destaca Alison Clausen, coordinadora de todo el programa de la Década de los Océanos, iniciativa que pilota la UNESCO por encargo de la ONU, que recuerda que antes de 2015 era prácticamente invisible incluso en foros como las cumbres del clima (COP).

Muchos frentes

«Se ha identificado la necesidad de acción rápida y efectiva en diversos frentes», indica Clausen. «Pero, ¿por dónde empezar? La Década de los Océanos actúa como marco conceptual para indicar cuáles con las prioridades y abordar los retos marinos fundamentales», se responde. El debate mantenido en la Conferencia de la Década de los Océanos de Barcelona, teniendo como base el contenido de los libros blancos sobre los 10 principales retos que afronta el océano y la humanidad, ha supuesto un paso más en el proceso de concretización de estas prioridades que reflejará la Visión 2030, que se presentará en las próximas semanas.

Además de una colaboración ampliada, la Declaración de Barcelona indica la necesidad de una inversión sostenida para materializar estrategias y acciones a largo plazo, con un enfoque global. «Hemos detectado una distribución muy poco equitativa de datos, conocimientos, habilidades y financiación, que afecta especialmente a países en desarrollo que, a pesar de su compromiso, carecen de los recursos necesarios para participar activamente», subraya la coordinadora de la Década.

Planes estratégicos

Los datos sobre contaminación y vertidos, monitorización de las corrientes marinas, evolución de la biodiversidad, temperatura del mar, y del conocimiento de todo el ecosistema marino deben recogerse en los distintos puntos del planeta, tanto para poder contar con una imagen fidedigna de cómo evoluciona la situación a nivel global como para que todas las regiones puedan actuar.

«Tanto en África como en muchos lugares del Pacífico, entre otros, no cuentan con buena planificación para la resiliencia de las áreas costeras porque no existe una monitorización del océano. También hay que tomar conciencia de que las zonas costeras están cambiando muy rápidamente debido a la emergencia climática y sus efectos sobre la biodiversidad. Por ello hay que pensar en cómo desarrollar soluciones para la resiliencia que pueden tener beneficios para las personas, para los ecosistemas y para las pesquerías», remarca. La Conferencia de Barcelona ha servido, entre otras cosas, para señalar la necesidad de la adecuación de los planes estratégicos de cada país a estas nuevas prioridades.

La acción debe ampliarse hasta niveles que actualmente parecen inalcanzables, pero que con el tiempo deben lograrse progresivamente: «La restauración de los ecosistemas marinos se lleva a cabo generalmente a muy pequeña escala y en zonas muy localizadas. Hay que acelerar el conocimiento para poder hacerlo a una escala que permita enfrentar el desafío y proteger a todas las comunidades locales».

Campo neutral

La Década de los Océanos considera crucial sentar en la misma mesa de discusión a científicos e industria para la formulación de políticas ambientales eficaces. «Es esencial que la industria esté presente, para que su influencia y recursos ayuden a formar el proceso de diseño de políticas y soluciones basadas en la ciencia», remarca Clausen. La neutralidad proporcionada por el foro «ha facilitado debates» sobre temas sensibles como la minería y la pesca, promoviendo «un diálogo más equilibrado y productivo», asegura.

Una vez se publique la Visión 2030, el equipo que integra la Década de los Océanos «trabajaremos muy duro durante todo el año y en todos los encuentros con los estados miembros de la ONU para asegurarnos de que la estrategia a seguir se refleje en la declaración política que pueda salir de la Cumbre de los Océanos de Niza, en junio de 2024», un acuerdo que es vinculante para los países firmantes.

Quizás te interese

La subvención se calcula según el ahorro generado en la disminución de emisiones de gases de efecto invernadero, contaminación atmosférica, congestión, accidentalidad y ruido

¿Cómo afecta la nueva obligación de pago por derechos de emisión en el transporte marítimo?

Ayudas a los transportistas que optan por sacar el camión de la carretera y subirlo al barco

por Glòria Ayuso

Una nueva convocatoria de ayudas invita a los transportistas a subir sus camiones a los buques y optar por el transporte marítimo como alternativa a la carretera. El Ministerio de Transportes ofrece subvenciones por valor de 20 millones de euros a los transportistas que optan por embarcar sus vehículos en parte de sus recorridos.

Se trata de la segunda convocatoria de unas ayudas que buscan impulsar el transporte multimodal para reducir las emisiones contaminantes, aliviar el tráfico en las carreteras y mejorar las condiciones laborales de los transportistas, según el ministerio. La medida, además, quiere convertirse en un estímulo indirecto a las navieras que operan los servicios subvencionables para la mejora del desempeño ambiental de sus operaciones.

Ayudas hasta 2025

Hasta el 30 de junio, pueden solicitar las ayudas los operadores que hayan utilizado la vía marítima entre el 29 de abril del año pasado y el 31 de marzo del presente. No obstante, Transportes ya ha anunciado una tercera convocatoria que seguirá apoyando a quienes utilicen la ruta marítima hasta el primer trimestre de 2025. El programa, con un pazo de ejecución entre 2022 y 2025, cuenta con un presupuesto global de 60 millones de euros.

Bajo el nombre de Eco-incentivo marítimo, se trata de una dotación procedente de los fondos europeos Next Generation. Las ayudas deben solicitarse vía telemática a través de la sede electrónica del Ministerio. Tal y como indica la convocatoria, por cada unidad embarcada y trayecto realizado entre puertos de la Unión Europea se devengará un eco-incentivo o subvención que se calcula en función del ahorro que ha supuesto por la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero, contaminación atmosférica, congestión, accidentalidad y ruido generado dentro de España por utilizar el itinerario marítimo y reducir el tráfico de camiones por carretera. El eco-incentivo será mayor en función del tipo buque utilizado, la distancia recorrida y las unidades embarcadas.

Navieras seleccionadas

En este sentido, están bajo subvención los servicios que prestan las navieras Brittany Ferries, Flota Suardiaz, CLdN Roro, Grimaldi Euromed SpA y Finnlines Oyj, entidades colaboradoras del programa desde 2022. Las rutas bajo ayuda conectan los puertos de Barcelona, Bilbao, Valencia, Sagunto, Santander y Vigo con destino a puertos ubicados en otros países de la UE como Italia, Irlanda, Bélgica y Francia. Para el nuevo programa de ayudas hasta 2025, el Ministerio ha seleccionado este mes a las mismas navieras que en las dos convocatorias anteriores.

Quizás te interese

La satisfacción de que el océano es reconocido por fin a nivel internacional por su papel clave en el equilibrio del planeta coexiste con el temor de que sea a la vez víctima de nevos intereses

Audrey Azoulay, directora general de la UNESCO: «El cambio climático se debería estudiar en todas las escuelas del mundo»

Ciencia e industria trabajan para aproximar visiones en favor del océano y el planeta

por Glòria Ayuso

Sensaciones contrapuestas conviven en la Conferencia de la Década de los Océanos en Barcelona, que por primera vez ha reunido a 1.500 científicos y expertos para marcar la hoja de ruta para preservarlo.

Por una parte, alegría de que por fin se reconozca el papel esencial del océano como regulador del clima, proveedor de oxígeno, alimentación y otros servicios indispensables para la salud del planeta y la pervivencia de la humanidad. Este conocimiento conlleva una mayor concienciación sobre la necesidad de recuperar sus ecosistemas, una actitud muy distinta al tratamiento de vertedero que ha recibido históricamente. Frente a este logro, la comunidad científica también expresa el temor de que el creciente interés por el océano, bajo la urgencia de actuar para frenar el cambio climático, de alas a nuevas actividades nocivas.

Aumento de intereses

La aproximación a un océano que es muy desconocido ha comportado una explosión de firmas interesadas en desarrollar los datos oceánicos. Esta tarea no deberán asumirla únicamente los gobiernos. Están aumentando los actores interesados, constata el director de Investigación de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EEUU, Steven Thur, que destaca la gran oportunidad de desarrollar nuevas actividades relacionadas con la economía azul. Con el apoyo de la ciencia podemos aumentar la capacidad de la acuicultura, una alimentación azul sostenible, respetando todos los distintos usos que conviven en el mar, añade.

La directora de la plataforma Nutrición, Salud y Seguridad Alimentaria, Shakuntala Thilsted, responde a ello: Más que centrarnos en un único nuevo modelo de producción, necesitamos una mirada holística al sistema alimentario, manteniendo en el centro no tanto el negocio, sino a la población y la nutrición, advierte. En su opinión, en muchas pequeñas comunidades costeras, la pesca de captura y su cultura tradicional pesquera debe mantenerse como su opción de subsistencia.

Disparidad de posiciones

El océano profundo, aquel por debajo de los 100 metros, que supone el 96% de todo el fondo marino más allá de las aguas bajo jurisdicción nacional, está siendo reconocido como fundamental por su biodiversidad y los servicios que ofrece en los objetivos de desarrollo sostenible, se congratula la investigadora de la Universidad de San Diego (California), Lisa Levin, que trabaja en su estudio y difusión. Pero lamenta a la vez el nuevo interés en la minería en aguas profundas, muy destructiva en un ecosistema que tiene ritmos muy lentos y cuya recuperación puede tardar décadas. Levin responde a la inclinación que observa de usar el océano como solución a la urgencia climática de forma rápida con que debemos cambiar nuestra relación con él y con el planeta .

Somos científicos, pero tenemos que solucionar los problemas ahora y no en 2050. Necesitamos a la industria, a la sociedad y usar más el océano, escalar soluciones, hacer experimentos, ver qué es relevante y desarrollar políticas que funcionen, involucrando a todos los actores, afirma el director de políticas del Instituto de Investigación Marina y profesor de la Universidad de Bergen, Peter Haugan.

Claridad de ideas

Algunas discusiones que se están llevando a cabo son más complicadas que otras porque enfrentan posiciones diametralmente opuestas. La Década de los Océanos ofrece un espacio de neutralidad para llevar a cabo este debate y definir cuál debe ser la estrategia a seguir, explica la coordinadora de la Conferencia y de la década, Alison Clausen. Necesitamos el conocimiento científico, y también tener en la mesa a la industria, que debe formar parte de este proceso de identificación de las necesidades prioritarias, porque tiene una perspectiva, una influencia, capacidades y conocimiento distintos a las de la comunidad científica, señala Clausen. En este trabajo de definición de la nueva Visión 2030 de la Década de los Océanos, científicos e industria han tenido tiempo de profundizar en estas discusiones para entenderse mutuamente y extraer de todo ello una terminología en común.

Se requiere claridad en las ideas y soluciones innovadoras», afirma Arthur Tuda, científico de Tanzania experto en ciencias marinas relacionadas con la pesca que representa a la Asociación de Ciencias del Océano Índico Occidental, que añade con confianza que «la hoja de ruta y los libros blancos que dará a conocer la Conferencia este viernes nos marcarán cómo podemos afrontar los problemas de forma unida.

Quizás te interese