Auto Agregado por WPeMatico

¿Funciona el mercado voluntario de créditos de carbono azul?

La startup Titanium Technology presenta una innovación tecnológica para sustituir el uso de biocidas en el mar

La biodiversidad aumenta un 75% en las estructuras de regeneración marina del Port de Tarragona

por Glòria Ayuso

La biodiversidad ha aumentado en un 75% en buena parte de las estructuras de regeneración que ha instalado este año el Port de Tarragona en sus muelles. En enero, el puerto sumergió ocho biotopos, estructuras submarinas específicas para fomentar y conservar la biodiversidad marina, en tres zonas distintas: el muelle de Castella Oest, el muelle Andalucía y junto a las Escales Reials.

Estos biotopos están diseñados para proporcionar un hábitat adecuado para diversas especies y contribuir al desarrollo de un ecosistema equilibrado en el entorno portuario. Según el Port de Tarragona, los últimos monitoreos mensuales demuestran un aumento significativo de la biodiversidad en la mayoría de las estructuras subacuáticas instaladas, donde se han formado comunidades de animales y plantas.

Diferencia entre zonas

Sin embargo, según los controles, existen áreas en las que el aumento de biodiversidad es mucho más significativo, con la detección de hasta 17 especies, y otras donde no se alcanzan tan buenos resultados, con tan solo cuatro. Eso es debido a las diferentes condiciones ambientales de cada zona. La más rica en biodiversidad se encuentra en el Moll Castella, en la entrada del puerto, donde hay una mayor renovación del agua y, en consecuencia, el aumento de la colonización de diversas especies. Por el contrario, el lugar con menor biodiversidad corresponde a la zona de Escales Reials, el espacio más adentrado en el puerto, que experimenta una menor renovación del agua, lo que reduce las oportunidades de colonización de nuevos organismos, indica el puerto.

La empresa Ocean Ecostructures, dedicada a la recuperación de la biodiversidad marina mediante la instalación de estructuras acuáticas de distintas formas y recubiertas con sustancias que fomentan su aparición, ha llevado a cabo la habilitación de los biotopos y el monitoreo. Según sus informes, la diversidad de especies, cada una desarrollando su rol ecológico, contribuye a crear un ecosistema naturalizado y próspero: las algas como productoras primarias, algunas especies de peces del género Diplodus como consumidores primarios, otros como el Octopus vulgaris como depredadores, y la mayoría de los moluscos como filtradores.

Segunda actuación

Esta es la segunda actuación en el puerto destinada a recuperar la biodiversidad de sus aguas. La primera inmersión de biotopos, financiada por el Port de Tarragona e impulsada y supervisada por la Universitat Rovira i Virgili, se desarrolló en 2021. Entonces el objetivo fue recuperar las poblaciones de cefalópodos de interés pesquero como la sepia, el calamar y el pulpo, y las fanerógamas marinas como la posidonia oceánica y la cymodocea nodosa. En esa ocasión se realizaron tres inmersiones a lo largo de 12 meses.

Quizás te interese

La economía azul contará con 25.000 metros cuadrados en los ‘tinglados’ de Sant Bertran del Port de Barcelona en 2027

La recogida de datos del mar, clave para prever adversidades

La economía azul busca reforzar vínculos entre sectores y darse a conocer

En busca de empresas y profesionales para cuantificar el valor del ecosistema marino

por Glòria Ayuso

Más de 180 personas entre investigadores, empresas y representantes del sector público se han dado cita hasta este viernes en la tercera edición del Maritime Hub de Barcelona, impulsado por BlueNetCat y la conselleria d’Acció Climàtica de la Generalitat. Uno de los principales temas en los que se ha centrado el congreso es la importancia de cuantificar el valor que aporta el ecosistema marino, desde la flora y fauna hasta la parte geológica, desde una perspectiva económica, medioambiental y social. No existen estándares establecidos, que son necesarios para la mejora de la gobernanza de los recursos, ha destacado el responsable de Desarrollo de Negocio de BlueNetCat, Pablo Bou.

Debemos ponderar el efecto que tenemos sobre el medio, ha incidido Bou. De esta forma, durante las sesiones, se ha tratado sobre la necesidad de encontrar la forma objetiva de valorar las acciones que cualquier agente puede efectuar sobre el medio y sus repercusiones, sean positivas o negativas. Establecer un sistema de cuantificación, del que se oirá hablar cada vez más, movilizará a muchos profesionales y empresas. Necesitamos a empresas y perfiles tecnológicos, economistas, ecólogos, y otros muchos, en un trabajo muy multidisciplinar, ha explicado el responsable de BlueNetCat, para quien este trabajo representa un reto en términos de seguimiento continuo y medición del valor real de estos recursos.

Volumen de negocio disparado

Precisamente, el Blue Economy Report 2023 publicado por la Unión Europea revela que se ha experimentado un gran crecimiento en la actividad en la mayoría de sectores relacionados con la economía azul entre 2010 y 2020, especialmente en lo que respecta a la energía eólica marina, donde el volumen de negocio se ha disparado en más de un 1.500%. En otros sectores, como el de la actividad portuaria, la construcción naval y en recursos vivos marinos, los incrementos van del 20% al 25%.

Frente a estos sectores, que se consideran ya asentados y que suman un volumen de negocio de 523.000 millones de euros en Europa, aparecen nuevos nichos emergentes. Estos son la energía eólica en el mar, la desalinización y la biotecnología, estas tres con especial incidencia en Catalunya, a las que se suman además, a escala global, la energía oceánica, la defensa y seguridad marítima, las infraestructuras marítimas, los minerales marinos y la educación e investigación.

Reconstrucción de ecosistemas

El congreso ha tratado también sobre la reconstrucción de ecosistemas dañados mediante soluciones basadas en la naturaleza, promoviendo la colocación de arrecifes artificiales y la renaturalización de entornos afectados por la actividad humana. Tenemos que ayudar al medio, que tiene además una gran capacidad para regenerarse, ha subrayado Bou. Por otro lado, las estrategias de gobernanza han sido discutidas a partir de la complejidad de los usos transversales de los espacios marítimos, abordando aspectos vinculados a la pesca, turismo y energía. Este desafío requiere acuerdos territoriales en contextos donde las problemáticas de cada región son similares pero con distintos grados de importancia según la incidencia de cada uno de los sectores.

El evento se ha perfilado como un foro de innovación de la economía azul, facilitando el encuentro entre empresas, universidades y entidades interesadas en el desarrollo de proyectos vinculados al ámbito marítimo. En este sentido, Bou ha remarcado el papel de BlueNetCat, que suma 67 grupos de investigación en todos los sectores vinculados a la economía azul: nuestro papel es detectar experticia entre nuestros investigadores y oportunidades a escala pública y privada para que estos conocimientos tengan una aplicación.

Quizás te interese

La economía azul contará con 25.000 metros cuadrados en los ‘tinglados’ de Sant Bertran del Port de Barcelona en 2027

Barcelona quiere ser la capital mundial de la economía azul: ya genera 4.000 millones de volumen de negocio y 16.200 empleos

El Port de Tarragona aprieta el acelerador para convertirse en hub de hidrógeno verde

El Maritime Hub reúne a expertos para tratar iniciativas transformadoras que impulsen proyectos de economía azul

por Glòria Ayuso

La innovación entorno al mar se dará cita este jueves y viernes en el congreso Maritime Hub de Barcelona, que reúne a expertos del sector público y privado para «compartir iniciativas transformadoras en el sector de la economía azul», con el fin de «impulsar nuevas oportunidades y proyectos a escala nacional e internacional», según indican sus promotores.

BlueNetCat y la conselleria d’Acció Climàtica de la Generalitat, a través de la dirección general de Política Marítima i Pesca Sostenible, impulsan su celebración, que alcanza esta año su tercera edición.

Debate entre el sector público y privado

El congreso ha fijado tres bloques temáticos de discusión: el capital del natural azul; las soluciones basadas en la naturaleza y la gobernanza; y estrategias marinas o litorales. En cada uno, empresas, nuevas iniciativas privadas, administraciones, científicos y centros de formación e innovación aportarán su conocimiento sobre cómo actuar o aplicar soluciones innovadoras.

La Generalitat considera el Maritime Hub «una herramienta clave» en su Estrategia Marítima 2030, que busca «promover la salud y el bienestar de la ciudadanía y, al mismo tiempo, potenciar la educación y la cultura marítima».

Euroregión Pirineus-Mediterrània

El congreso tiene en esta edición como invitada la Euroregión Pirineus-Mediterrània, una zona que para sus impulsores es determinante en la innovación en economía azul, ya que en ella se encuentran el European Marine Biological Resource Center, dedicado a fomentar la investigación fundamental y aplicada a la biología y ecología marina; el superordenador MareNostrum; y el Sistema de Observación Costero de las Illes Balears.

BlueNetCat es el instrumento de innovación y transferencia de la Agenda Marítima de Catalunya, y tiene como objetivo incubar y acelerar proyectos científico-tecnológicos en economía azul, sumando en estos momentos un total de 67 grupos de investigación procedentes de 7 instituciones, universidades y centros de investigación públicos catalanes. Los ámbitos de trabajo, todos ellos centrados en afrontar el reto de la sostenibilidad, son la pesca, la acuicultura, la ingeniería marítima, la biotecnología marina, la cultura marina, los riesgos naturales, el turismo y actividades sostenibles, la conservación de los recursos naturales y el cambio climático.

A través de la investigación multidisciplinar de sus 700 miembros, la agrupación se establece como puente para satisfacer las necesidades en innovación en todas estas áreas.

Quizás te interese

La economía azul contará con 25.000 metros cuadrados en los ‘tinglados’ de Sant Bertran del Port de Barcelona en 2027

¿Funciona el mercado voluntario de créditos de carbono azul?

Los océanos empiezan a recibir la atención que merecen

La recogida de datos del mar, clave para prever adversidades

por Glòria Ayuso

La detección temprana de eventos en los océanos contribuye a minimizar adversidades. Lo ponen de manifiesto empresas del sector que, reunidas en el congreso sobre economía azul Tomorrow. Blue Economy celebrado en el marco del Smart City World Congress, explican que la recogida y procesamiento de datos no solo se aplica a las ciudades inteligentes.

Es el caso de IcatMar, que desarrolla mediante la captación de datos un mapa de la actividad pesquera en Catalunya, al tiempo que realiza un seguimiento continuo de las especies de mayor interés. Gracias a estos mapas, se puede observar, por ejemplo, la diferencia de la composición de una pesca entre el año 2020 y el actual, lo que permite detectar cualquier cambio, como explica el físico de IcatMar Jordi Isern-Fontanet. Todos estos datos sirven a la administración para la elaboración de los planes de gestión marítima en el ámbito de la pesca. En estos estudios trabajan técnicos especializados en ciencias biológicas del ámbito marino y en herramientas informáticas de geolocalización y de soporte a la información.

Toma de decisiones

Nature Metrics también recoge datos procedentes del mar para integrarlos en las estrategias de gestión y toma de decisiones. Monitorizamos especies invasoras en los puertos, medimos la prevalencia de peces y la diversidad funcional bacteriana, enumera Nicole Yeomans, para quien esta actividad permite construir ecosistemas saludables y resilientes.

La recogida y gestión de datos del litoral marítimo se convierte en esencial en el momento en que la mitad de la población del planeta vive en zonas costeras, como subraya Janek Loffler, el responsable de sostenibilidad de la empresa Autodesk. El incremento del nivel del mar debido al cambio climático y las inundaciones tierra adentro tendrán un enorme impacto económico, por lo que hay que llevar a cabo una gestión desde una perspectiva holística de las aguas en las ciudades, contemplando la captura de datos y su gestión en la automatización de los sistemas de volumen, drenaje y distribución de aguas.

Impacto de la actividad humana

Labelia es otra empresa que recoge y procesa datos sobre buena parte de los impactos de la actividad humana en el mar, como la contaminación por plásticos y sustancias, la polución del transporte marítimo y la sobrepesca. Los datos que proveen los océanos son importantes porque nos muestran nuestra capacidad para proteger la costa. Es preciso monitorizarlo, afrontar las amenazas y desarrollar patronos, explica Thais Fontanelle, responsable de negocio de la empresa, pionera en el uso de datos satelitales para la acción climática.

Otra solución en la gestión de zonas costeras es la que propone ETT, que desarrolla gemelos digitales de instalaciones como el Puerto Antiguo de Génova. Mediante una copia virtual de la realidad, puede comprobar cómo funcionan todos sus elementos y qué puede suceder aplicando todos los condicionantes posibles. El objetivo es ayudar a las administraciones u organizaciones a identificar prioridades en su actuación. La analista de datos de la compañía, Giulia Dapueto, asegura que el desarrollo de nueva tecnología, como la inteligencia artificial, permitirá cada vez más combinar conocimientos y prever nuevos eventos en todas las operaciones relacionadas con el mar.

Quizás te interese

La economía azul contará con 25.000 metros cuadrados en los ‘tinglados’ de Sant Bertran del Port de Barcelona en 2027

Guía para entender el hidrógeno verde: qué es, cómo se obtiene y por qué promete ser la energía del futuro

Entidades públicas y privadas debaten en Tarragona cómo usar el hidrógeno verde

El Port de Tarragona aprieta el acelerador para convertirse en hub de hidrógeno verde

por Glòria Ayuso

El Port de Tarragona está acelerando las gestiones para posicionarse como referente en Europa en los tráficos relacionados con las nuevas energías, ha indicado esta semana el presidente de la Autoridad Portuaria de Tarragona, Saül Garreta, en el marco de la celebración de la Semana del Hidrógeno que llegó ayer a su fin. En esta línea, la autoridad portuaria trabaja en colaboración con el clúster industrial de la química de Tarragona ChemMed en la identificación de los espacios necesarios para la instalación de grandes infraestructuras dedicadas a la importación, exportación y producción de hidrógeno verde.

El 42% de la demanda de hidrógeno verde de la UE en 2050 provendrá de los puertos, y tendrá como fin descarbonizar principalmente el transporte marítimo, la cadena logística y la industria. El uso del hidrógeno verde en el nuevo mix energético junto a otras fuentes no contaminantes como las energías renovables forma parte del plan para alcanzar el recorte del 55% de las emisiones de gases de efecto invernadero en 2030 y las cero emisiones netas en 2050 para frenar el calentamiento global. Sin embargo, la Unión Europea debe agilizar las inversiones para el desarrollo de su capacidad para producir, importar, almacenar y transformar hidrógeno en las inmediaciones portuarias. El Plan REPowerEU indica que el desarrollo de la infraestructura portuaria y su conexión con los usos industriales y de transporte es vital para alcanzar los 20 millones de toneladas de uso de hidrógeno verde en 2030. La mitad debe ser producción propia y la otra mitad de importación.

Reconversión de actividades

Frente a este escenario, el futuro del puerto, una actividad plenamente relacionada con los derivados del petróleo, y de la petroquímica de Tarragona, pasa por la reconversión de sus actividades hacia el empleo de energías limpias. El Port de Tarragona puede convertirse en un hub del hidrógeno referente a nivel mediterráneo y tiene la oportunidad de crear una cadena de valor con el tejido industrial, explica el director del Valle del Hidrógeno de Catalunya, Isaac Justícia.

Para ello el Port de Tarragona afronta su preparación para poder importar hidrógeno y, a más largo plazo, también exportarlo. En esta línea, prevé anunciar próximamente nuevos proyectos relacionados con grandes infraestructuras. Estos se sumarán a la planta de generación más grande de España que Repsol pondrá en marcha en Tarragona entre 2026 y 2027, con una capacidad de producción de hidrógeno renovable de 150 MW iniciales, ampliables hasta 1 GW, que darán servicio al clúster químico.

Importación y exportación

En este sentido, European Energy, empresa con sede en Roda de Berà, explica que ya posee los terrenos para construir una planta de producción de metanol, una de las vías, como el amoniaco, para generar y almacenar hidrógeno, si bien espera contar con la financiación y ayudas de fondos europeos para iniciar las obras. La empresa prevé exportar metanol a través del Port de Tarragona cuando la planta entre en funcionamiento en 2027 con una producción de 16 toneladas al día. A su vez, la empresa de electrolizadores Inovyn está realizando una prospección de mercado para captar clientes para un nuevo proyecto.

Sin embargo, uno de los proyectos de mayores dimensiones que se barajan es el de Air Products, grupo al que pertenece Carburos Metálicos, que tal y como indican fuentes de la compañía al suplemento BLAU de El Periódico está estudiando dónde situarse en el Mediterráneo europeo para la importación de hidrógeno desde la macroplanta de producción que se construye en Arabia Saudí. Esta enorme instalación producirá en 2026 ni más ni menos que 600 toneladas de H2 al día que se reconvertirán para su exportación en 1,2 millones de toneladas al año de amoníaco, sustancia más fácil de almacenar y transportar. La compañía cuenta con tres grandes proyectos de centros receptores ya en marcha en los puertos Birmingham, Rotterdam y Hamburgo y busca dónde ubicar el cuarto. De elegir Tarragona, que compite con puertos como Marsella, Cartagena y Algeciras, el proyecto permitiría multiplicar su abastecimiento.

Conexión con el H2Med Bar-Mar

Si bien se trata de una opción estratégica, el Port de Tarragona cuenta además con otras propuestas sobre la mesa para utilizar sus instalaciones como punto de recepción o de salida de hidrógeno. Esta apuesta ha llevado a plantear a Enagás que uno de los primeros tramos de conexión del trazado del H2Med Barcelona-Marsella, que abastecerá el 10% del consumo en Europa, sea el que conecte Tarragona con la capital catalana.

Quizás te interese

La economía azul contará con 25.000 metros cuadrados en los ‘tinglados’ de Sant Bertran del Port de Barcelona en 2027

Alumnos de 63 escuelas siguen a tiempo real la aventura de cruzar el atlántico en un velero

Más de 200 patines a vela de 27 clubs participan en una regata de exhibición en Vilanova i la Geltrú

5.000 alumnos siguen la llegada de los regatistas de la Mini Transat a su destino final

por Glòria Ayuso

Federico Waksman es el vencedor de la Mini Transat en la categoría Proto, cuyos 90 participantes siguen llegando estos días a su destino final en la isla de Guadalupe, en el Caribe, tras su partida el pasado 28 de octubre de La Palma. El segundo puesto ha sido para Carlos Manera, que fue además el ganador de la primera etapa entre Le Sables d’Olonne y La Palma. Ambos participan en el programa educativo 22 días en 22 pies. Aventura en solitario en el Atlántico, mediante el que 5.000 alumnos de 64 centros educativos de Catalunya, las Islas Canarias y de Madrid, han seguido la travesía a tiempo real.

Este programa propone a alumnos de primaria y secundaria apadrinar a un navegante, y seguir su aventura de cruzar todo el Atlántico en solitario a bordo de un pequeño velero, una peripecia que facilita a los profesores enseñar de forma transversal conocimientos en ciencia, medio marino, sostenibilidad, geografía y matemáticas. El programa incluye la formación previa de un centenar de profesores, a los que se les facilitan los materiales para impartir las enseñanzas.

Charlas en más de 35 escuelas

Si bien la regata ha llegado a su fin, más de 35 escuelas en Catalunya, desde Palamós hasta Viladecans, continuarán hasta el final de este trimestre los proyectos y las charlas divulgativas sobre esta experiencia extrema, en una iniciativa que impulsa la Generalitat de Catalunya, la Fundació Barcelona Capital Nàutica y el Museu Marítim de Barcelona. En estas charlas los estudiantes pueden conocer cómo se navega, qué se come, cuándo y cómo se descansa, en una travesía en la que los regatistas deben superar numerosas adversidades.

Centro de entrenamiento

El ganador de la regata de este año, Federico Waksman, forma parte de la Base Mini Barcelona, el principal centro en el Mediterráneo de entrenamiento, tecnificación, formación, organización de regatas y mantenimiento de embarcaciones de la Clase Mini 6.50, que impulsa la Fundación Barcelona Capital Náutica.

Quizás te interese

La economía azul contará con 25.000 metros cuadrados en los ‘tinglados’ de Sant Bertran del Port de Barcelona en 2027

Tech Tour Blue Economy: startups que apuestan por una actividad marítima más sostenible

Barcelona quiere ser la capital mundial de la economía azul: ya genera 4.000 millones de volumen de negocio y 16.200 empleos

La startup Titanium Technology presenta una innovación tecnológica para sustituir el uso de biocidas en el mar

por Glòria Ayuso

El crecimiento biológico de algas y moluscos en las hélices de los barcos se traduce en un gasto de entre un 3% y un 5% más de combustible al año. El doctor en química e ingeniero en materiales Alejandro Samaniego encabeza un equipo que desde 2019 está desarrollando una solución innovadora: la emisión de pequeñas señales eléctricas que evitan esa proliferación orgánica.

Esta propuesta ha ganado en octubre el programa de aceleración BBlue de Barcelona Activa y, en noviembre, el Tech Tour Blue Economy, el espacio dedicado a la innovación en economía azul en el marco del Smart City World Congress. La startup de Samaniego, Titanium Technology, es un ejemplo de cómo la adopción de una nueva tecnología para que la actividad relacionada con el mar se desarrolle de forma más sostenible requiere de tiempo y recursos, que en muchos casos proceden de aceleradoras y ayudas a la innovación.

Evitar la liberación de contaminantes

La solución tradicional al crecimiento biológico en cascos de los barcos, tuberías y cualquier infraestructura sumergida bajo el mar es la utilización de pinturas que incorporan biocidas. Titanium Technology propone sustituir estas sustancias químicas, la tercera fuente de microplásticos en los océanos, que liberan en el mar un veneno que impacta en el ecosistema. En su lugar, plantea utilizar pequeñas corrientes eléctricas empleando el titanio como conductor, material del que puede estar fabricada la hélice, o que puede recubrir las tuberías y cualquier elemento o infraestructura acuática.

Materializar esta nueva idea ha requerido, además de tiempo, financiación: la startup empezó en 2019 con una inversión inicial por cuenta propia a la que se le sumó un año después la ayuda del Cheque Innovación para Pymes de Madrid. En 2021 resultó vital una inyección del CDTI de 250.000 euros que permitió superar con éxito una primera ronda de inversión de 225.000 euros. De esta forma fue posible patentar la solución en 2022, año en el que el World Ocean Council eligió el proyecto junto con otros diez a nivel mundial para presentarlo en la Cumbre de Océanos Sostenibles en Barcelona. El World Ocean Council nos dio gran visibilidad, explica el director general de la startup. A raíz de su exposición en ese escenario, el Fondo de impacto Faber se fijó en el proyecto, con lo que la startup logró completar una segunda ronda de financiación, por valor de 500.000 euros.

Menores costes

Estas inversiones han permitido empezar a aplicar esta tecnología a modo de prueba en grandes empresas que cuentan con infraestructuras bajo el agua, como son las tuberías. Pueden reducir su impacto en el medio ambiente y, a la vez, evitar los costes de mantenimiento y de interrupción del servicio de las instalaciones dañadas por la proliferación biológica, señala Samaniego. Tras la comprobación de los resultados de estas primeras aplicaciones, la tecnología se implementará en 2024, para lanzarla de forma definitiva al mercado en 2025.

Titanium se encuentra inmersa en el desarrollo de su cadena de proveedores para implementar su tecnología en cada una de las distintas aplicaciones que presenta. Mientras, espera que el PERTE dirigido a proyectos que fomenten la sostenibilidad de la industria naval falle también a su favor a finales de año y les permita desarrollar el primer prototipo de barco que evita de forma sostenible las incrustaciones biológicas.

En este sentido, el director general de Titanium Technology considera imprescindibles las ayudas a empresas de base tecnológica que desarrollan desde cero un nuevo concepto. Se trata de proyectos industriales que requieren de tiempo y mucha inversión en desarrollo. Los emprendedores asumimos un riesgo importante, pero necesitamos este apoyo para ganar la credibilidad ante los inversores y que ellos también asuman su parte, explica Samaniego.

Ocho ganadoras entre un centenar

Del centenar de propuestas que se presentaron en el Tech Tour Blue Economy, Titanium ha resultado ganadora junto con otras siete más: BuyCo, Cargofive, Everimpact, Evoy AS, Gazelle Wind Power Limited, Venus Shell Systems Pty Ltd y zero44. Todas ellas pueden de nuevo presentar sus iniciativas en el Tech Tour de Essen, en Alemania, para captar el interés del mercado.

Quizás te interese

La economía azul contará con 25.000 metros cuadrados en los ‘tinglados’ de Sant Bertran del Port de Barcelona en 2027