El diseñador de ‘foils’ de Alinghi Red Bull Racing Nicolás Bailey, ingeniero aeronáutico del equipo suizo, explica el sistema que propulsa a los barcos a velocidades nunca vistas

Copa América de vela: así serán los barcos y las regatas por Barcelona

¿Por qué vuelan los barcos de la Copa América de vela?

por Cristina Buesa

Los llaman barcos voladores, veleros voladores. La vela ha vivido una revolución en los últimos años por los ‘foils’, unas alas como las de los aviones que los propulsan por encima de la superficie del mar hasta alcanzar velocidades nunca vistas. Las embarcaciones van cuatro veces más rápido de lo que lo hacían. La segunda generación de los AC75 que competirán este verano en la Copa América de vela de Barcelona puede alcanzar los 54 nudos (unos 100 kilómetros por hora).

«Los ‘foils’ son alas, igual que de un avión, que levantan el barco por encima del agua. Hay dos alas principales que lo levantan y un timón en la parte posterior que estabiliza el casco para que no cabecee», describe el ingeniero aeronáutico y diseñador de ‘foils’ de Alinghi Red Bull Racing, Nicolás Bailey. «Lo que queremos es ir lo más rápido posible navegando y lo que más frena al barco es toda la parte que toca con el agua. Lo primero que intentamos es levantar el casco del agua y quitar un montón de superficie mojada para ir mucho más veloces», continúa.

Lo más pegado al agua

¿A qué altura se levanta el casco del agua? «Intentamos siempre tener todo el casco fuera del agua, pero es muy importante sellar toda la fuerza de la vela con el plano del agua. Queremos que esté lo más pegadito al agua sin tocarla, es una línea muy fina», responde el ingeniero.

Y, prosigue, lo más importante es no perder el control del timón, porque en caso contrario «se pierde la estabilidad del barco». Así, «cuanto más grandes sean los ‘foils’ más fácil va a ser despegar a pequeñas velocidades. Y cuanto más pequeños, más nos costará», descubre Bailey.

Cambio de ala al virar

Además de eso, prosigue el experto, esos ‘foils’ «tienen que hacer la reacción de toda la fuerza de las velas». Su función es «doble»: levantar el barco por encima del agua y, a la vez, hacer de reacción a la fuerza de las velas. Esa es la razón por la que solo tienen una hidroala dentro del agua. «Cuando viramos metemos el segundo ‘foil’ dentro del agua, viramos y cuando el viento nos cambia de lado levantamos el ‘foil’ del otro lado», relata el experto de origen madrileño.

Las normas de la Copa América de esta edición permite que los equipos tengan un solo diseño de ‘foils’, según Nicolás Bailey. «Podemos llevar al agua hasta tres -babor, estribor y uno que nos quedemos-, pero tienen que ser la misma versión, que solo tenga pequeñas modificaciones», enumera.

Nunca por debajo de 6,5 nudos

Para que puedan ‘despegar’ del agua, es decir, para que los ‘foils’ hagan su trabajo, se necesitan entre 15 y 20 nudos de velocidad, en función del tipo de barco, si es un AC40, más pequeño, o un AC75. No obstante, como las reglas de la competición pautan que por debajo de 6,5 nudos de viento no se celebrarán las regatas, todos los equipos de ‘foils’ los han diseñado para que se levanten del agua a partir de esa velocidad.

A la dinámica de los ‘foils’ se suma también el alto componente tecnológico que tienen estos monocascos voladores. «Todas las funciones de las velas se deben mover por energía humana, ya no tenemos cabos, sino los denominados actuadores, aunque toda la energía que está dentro deestee debe haber sido generada por el ser humano. Hay ocho personas a bordo y cuatro de ellas son las que se encargan de generar toda esa energía para que el driving group’, que son los que manejan el barco, puedan mover las velas como necesitan», resume el ingeniero.

Un «acumulador» pequeño

El «acumulador» es un volumen donde se genera la presión de aceite, el mismo para todos los equipos. «Es un volumen relativamente pequeño porque lo que no se quiere es que estés media hora antes generando energía y te sirva para toda la regata. Con esa dimensión de acumulador tienes para hacer una o dos maniobras y tienes que ir recargando constantemente», concluye el diseñador.

Quizás te interese

La economía azul contará con 25.000 metros cuadrados en los ‘tinglados’ de Sant Bertran del Port de Barcelona en 2027
Multimedia  Tres meses para la Copa América: así serán los barcos y las regatas por Barcelona

El Port de Barcelona abre este fin de semana sus puertas para mostrar su presente en un momento en el que se enfoca hacia un futuro que pasa, asume su presidente, por asegurar una actividad acorde con la salud de la ciudad que lo acoge

El Port de Barcelona se abre a la ciudadanía para darse a conocer mejor



<div>«La necesidad de descarbonizar hace obligatorio lo que antes era optativo»</div>
<p>«></img></p>
<p style=por Glòria Ayuso

Empiezan las Jornadas de Puertas Abiertas y el presidente del Port de Barcelona, Lluís Salvadó, abre también las de su despacho a El Periódico.

Han agotado las 16.000 plazas de las visitas guiadas en seguida. ¿Esperaban tanta demanda?

En futuras ediciones se tendrá que redimensionar la oferta de visitas. El éxito de Nadal al Port ya nos ha mostrado que el puerto es un espacio que atrae a la ciudadanía. Además, en el puerto trabajan 40.000 personas, algunas desde hace 30 años, que no habían tenido la oportunidad de mostrar a sus familias el lugar donde trabajan.

El puerto está en obras para celebrar la Copa América de vela. ¿Veremos pronto muchas inauguraciones?

La Copa América ha impulsado la transformación de espacios en ruinas, como los tres Tinglados del Moll Oriental que se abrirán a exposiciones temporales de arte. Ya tenemos muchas peticiones porque faltaban espacios en la ciudad. El bus náutico que empezará a operar el 3 de julio conectará el final de la Rambla con el lugar, convirtiéndolo en un nuevo espacio ciudadano. Más adelante, prevé incluir nuevos recorridos. El edificio del Portal de la Pau, en rehabilitación, será otra joya a pie de la Rambla. En junio abriremos también el Moll Barcelona Sud, tras el traslado de Balearia. Pero después de la Copa América viene una segunda ola mayor de aperturas: el Moll de Pescadors y la transformación del Moll d’Espanya donde está el Maremagnum.

El puerto prevé transformar su modelo a cruceros más pequeños. ¿Implicará menos afluencia de cruceristas?

La clausura del canal de Suez ha establecido muchas anomalías: al incremento del 25% del tráfico de contenedores de los barcos que ahora deben pasar por Buena Esperanza se suma el cierre de mercados tradicionales de cruceros en el Mediterráneo oriental que ha provocado un aumento que es temporal. El acuerdo con el Ayuntamiento de 2018, que implica el cierre del Moll Barcelona en 2026, conlleva llevar al sur las terminales de cruceros y su evolución a un segmento de crucerista de mayor valor añadido que implicará menor cantidad. En 2027 pasaremos de nueve a siete terminales con la apertura de Royal Caribbean en la G, la que será la más prime y completamente descarbonizada.

¿Y el resto?

Pese a ser el transporte marítimo el más eficiente, cuando ubicas 900 escalas en un punto existe una concentración de emisiones. El puerto representa el 7% de las emisiones de Barcelona. Estamos haciendo una inversión brutal de 180 millones para electrificar en cinco años todos los muelles y el 12 de julio ya inauguraremos en la terminal de Hutchison el primer OPS, un gran enchufe y estación que transformará la potencia para que los barcos puedan apagar los motores a su llegada.

El puerto requiere energía como una ciudad de 200.000 habitantes. ¿Con la electrificación abren un nuevo modelo de negocio?

Estamos desarrollando un modelo muy singular que no existe en ningún otro puerto: nos estamos dotando de una subestación eléctrica, compramos energía en alta tensión, la transformamos y ofreceremos un servicio de distribución y comercialización público-privado. También estamos desplegando el primer o segundo mayor techo de fotovoltaica de Europa, con 100 MW sobre las naves logísticas. Este año también queremos cerrar la sociedad para elevar una planta de biogás que se nutrirá de los residuos orgánicos de los propios cruceros y la restauración, y que ofrecerá combustible compatible a las embarcaciones que utilizan GNL.

¿Se busca abrirse a nuevas actividades?

Contamos con 18 sociedades y ejercemos un modelo de colaboración público-privada que aporta conocimiento y exigencia en la gestión. El Port Vell, sociedad con un modelo más flexible que la Autoritat Portuaria, será quien gestionará los tinglados del Moll Oriental como espacio cultural, y el World Trade Center se encargará del BlueTech Port.

Son 25.000 m dedicados a la economía azul, ¿se llenarán?

En septiembre el primer edificio de los seis acogerá a las 17 empresas que ahora están provisionalmente en el Pier 01 de Tech Barcelona. En este proyecto queremos ser los primeros en Europa en captar a las grandes empresas del sector emergente que es la economía azul y convertirnos en un hub de referencia. Además de start-ups y centros de investigación, estamos en contacto con compañías a nivel mundial para generar de aquí a 2027, cuando termine la remodelación completa de este espacio, que será excepcional, un ecosistema también excepcional en el ámbito de la oceanografía, ambiental y de nuevos combustibles, con empresas del sector del transporte marítimo que están desarrollando nuevas divisiones dentro de sus compañías para dar respuesta a este cambio global de la descarbonización.

El puerto sigue queriendo expandirse hacia el sur, donde coincide con el aeropuerto.

Las embarcaciones cada vez más grandes y acumulan contenedores cada vez más en lo alto. Necesitamos muelles más largos, grúas más altas y más calado. El futuro del puerto se encuentra en el Prat, donde trasladaremos la terminal de contenedores al futuro muelle de Catalunya en los próximos 10 años. Allí estará el centro neurálgico del puerto. No queremos decir cómo solucionar el futuro del aeropuerto, pero reivindicamos que no se puede vestir un santo y desvestir otro. Hay que buscar soluciones compatibles. Tenemos que adaptarnos, y también en los accesos ferroviarios que deben dar respuesta a esta terminal y la de Hutchison. Ahora las costuras de los accesos al puerto están reventadas.

En 2006 hubo acuerdo para llevarlos a cabo. ¿Ahora va en serio?

Cada vez que cambia el gobierno de Madrid el proyecto vuelve a la casilla de salida. Llevamos 25 años esperando, pero debido a la necesidad de descarbonizar, lo que antes era optativo ahora ya es obligatorio. Confiamos en que ahora hay una situación irreversible: desde 2018 existe una coordinación entre Estado, la Generalitat y el puerto. Tenemos el proyecto básico redactado, el ejecutivo adjudicado con dos años de plazo para su redacción y un convenio que compromete la aportación de 800 millones de euros, de los que el puerto aporta 200, hasta 2032.

Volviendo a la apertura este fin de semana del puerto: actualmente, solo están abiertas 80 de 1.140 hectáreas, las del Port Vell. ¿Qué sorprenderá más en estos tres días de puertas abiertas al visitante?

Desde el World Trade Center hacia el sur quedan 10 kilómetros de acceso limitado por seguridad. Se podrán conocer estos rincones y su evolución. El puerto ha hecho una evolución paralela la ciudad. Hace 500 años, daba respuesta al comercio del Mediterráneo y permitió el florecer la ciudad. En la Revolución Industrial se adaptó para poder importar las materias primas necesarias -carbón, hierro, algodón- para impulsar la industrialización: de aquí los nombres de La Carbonera, el Moll de la Fusta y otros espacios.

En las últimas décadas, ha desarrollado el Moll de la Energía donde llegan los combustibles y productos químicos que necesita el hinterland, así como el espacio de importación y exportación de vehículos con aparcamientos en vertical con miles de vehículos para ser exportados o importados a Europa. Pero la joya de la corona es la terminal de Hutchinson, con grúas de 80 metros de altura, y en la que llegan embarcaciones de 400 metros de eslora. También es impactante ver como hasta 500 camiones suben a un ferry para Civitavecchia para ahorrarse miles de kilómetros de autopista.

Quizás te interese

La economía azul contará con 25.000 metros cuadrados en los ‘tinglados’ de Sant Bertran del Port de Barcelona en 2027
Multimedia  Tres meses para la Copa América: así serán los barcos y las regatas por Barcelona

El BlueTechPort crecerá en las seis naves ahora en desuso en el Port Vell, sumando empresas, ‘startups’ y organismos vinculados al sector

Nace BlueTechPort, espacio para impulsar la economía azul en el Port de Barcelona



<div>La economía azul contará con 25.000 metros cuadrados en los ‘tinglados’ de Sant Bertran del Port de Barcelona en 2027</div>
<p>«></img></p>
<p style=por Cristina Buesa

La economía azul sigue haciendo mella en Barcelona. La apuesta por este sector, vinculado a la actividad de los océanos, se multiplicará en el Port de Barcelona con el traslado del BlueTechPort a los ‘tinglados’ de Sant Bertran que progresivamente acogerán empresas, ‘startups’ y organismos en seis naves que se reformarán hasta 2027. En total, habrá 25.000 metros cuadrados disponibles, han explicado este miércoles los responsables del puerto.

Ahora mismo, ha relacionado la directora de Innovación y Estrategia de Negocio, Emma Cobos, hay 17 compañías instaladas en el Tech Barcelona, en el Pier 01 del Palau de Mar y se ha agotado la capacidad disponible. Esas serán las primeras en trasladarse a una de las naves de Sant Bertran en septiembre, la más cercana a la ciudad. Durante este año se acabará de «conceptualizar» el BlueTechPort y, en los siguientes tres años y de forma progresiva, se irán llenando las naves, aunque habrá espacio suficiente, ha opinado el presidente del Port, Lluís Salvadó.

Construidas en los años 60

Actualmente estos ‘tinglados’ estaban en desuso. Se trata de naves industriales construidas en los años 60 «que queremos transformar para el 2030 creando una comunidad que estreche más el vínculo entre ciudad y puerto», ha proseguido el directivo de la autoridad portuaria. Precisamente, en la presentación había numerosos representantes de empresas, centros tecnológicos, administraciones públicas e investigadores que trabajan en economía azul, que engloba tanto actividad portuaria como pesca, náutica, investigación, bioeconomía marina y desarrollo de nuevas soluciones relacionadas con el mar.

El BlueTechPort dará el gran salto con este traslado, ya que multiplicará por ocho su capacidad para acoger empresas y entidades del sector. La inversión prevista asciende a 50 millones de euros y se prevé que trabajen entre 2.500 y 3.000 personas cuando funcione a pleno rendimiento.

Comercialización en el SIL

Desde el puerto son optimistas sobre la acogida de este hub de innovación entre el tejido empresarial. De hecho, ya han tenido conversaciones con algunas compañías y está previsto que durante la celebración del Saló de la Logística (SIL) se empezarán a comercializar las naves. «Queremos seguir siendo un faro en economía azul a través de la sostenibilidad y la eficiencia», ha proclamado Lluís Salvadó.

En el acto también ha participado el director general de World Trade Center (WTC), Carles Anglada, que colaborará en esta segunda fase del BlueTechPort ejecutando la reforma de los primeros espacios disponibles. «Ya no somos solo un edificio, somos un actor más en el ecosistema de innovación del Port Vell», ha asegurado. WTC es una empresa participada por el puerto que gestiona el edificio donde está su sede corporativa.

El responsable del proyecto de rehabilitación de los ‘tinglados’ será el despacho de arquitectos b720 Fermín Vázquez Arquitectes, que se ha encargado de otros proyectos emblemáticos en Barcelona como el nuevo mercado de los Encants o la futura estación de La Sagrera, han explicado desde el Port de Barcelona.

Quizás te interese

Multimedia  Tres meses para la Copa América: así serán los barcos y las regatas por Barcelona

Multimedia  Tres meses para la Copa América: así serán los barcos y las regatas por Barcelona

por Cristina Buesa Alex R. Fischer

Seis equipos se disputarán en Barcelona la mítica competición deportiva y tecnológica. Repasamos las características de los ‘veleros voladores’, el formato y las reglas de las regatas y el calendario.

Quizás te interese

La economía azul contará con 25.000 metros cuadrados en los ‘tinglados’ de Sant Bertran del Port de Barcelona en 2027

La Puig Women’s America’s Cup se celebrará entre el 5 y el 13 de octubre de forma simultánea a la histórica competición

Entrevista a Grant Dalton: «Con Barcelona aún no hemos hablado pero ya hay otras ciudades que quieren la Copa América de vela»

Barcelona y la Copa América de vela se confabulan para hacer historia con la primera regata femenina

por Cristina Buesa

Muchas de ellas se conocen de mundiales, juegos olímpicos y competiciones por medio mundo. Pero será la primera vez que la Copa América de vela enfrente a las mejores regatistas del mundo, solo a ellas. Barcelona estrenará la primera competición de mujeres este octubre, del 5 al 13, justo los días en los que se decidirá el equipo ganador de la 37 Louis Vuitton America’s Cup.

Este martes han presentado el trofeo que levantará (o «abrazará», como ha invitado su creadora, la arquitecta Patricia Urquiola) el país que venza entre los 12 participantes. Están los seis equipos que forman parte de la categoría histórica, la masculina (Nueva Zelanda, Gran Bretaña, Francia, Italia, Suiza y Estados Unidos), y otros seis (España, Países Bajos, Canadá, Alemania, Suecia y Australia).

Iniciativa emocionante

«La Puig Women’s America’s Cup es la iniciativa más emocionante de mi carrera, deberán guiar máquinas furiosas y rápidas con gran precisión», ha proclamado la regatista oceánica y coordinadora del evento, Abby Ehler. Junto a ella estaba tanto el director ejecutivo de America’s Cup Event (ACE), Grant Dalton, como el director ejecutivo de Puig, Marc Puig, que ha recordado el vínculo de la marca de cosmética femenina con este deporte.

Competirán con un AC40, el barco más pequeño con el que han celebrado hasta ahora las regatas preliminares, pero tanto Dalton como Ehler han insistido en que el talento de las deportistas es extraordinario. Una representación de 10 de los 12 equipos (solo faltaban las alemanas y australianas) se han fotografiado con el trofeo creado por Urquiola en la azotea de la Fundació Miró.

Sin asas ni base

La pieza es de plata, mide 58 centímetros y pesa unos cinco kilos. No tiene asas ni base y es muy diferente de la ‘Auld Mug’, la jarra de las cien guineas que data de 1858 y que se guarda con extremas medidas de seguridad por parte del equipo ganador. En el caso del trofeo de la Puig Women’s America’s Cup no se ha decidido su futuro más allá de la histórica edición de Barcelona. Quien la gane esta vez, se la quedará y, más adelante, está por ver.

Quizás te interese

La economía azul contará con 25.000 metros cuadrados en los ‘tinglados’ de Sant Bertran del Port de Barcelona en 2027

El Electric Boat Experience reunirá el 25 y 26 de mayo a una treintena de empresas que darán a conocer la electromovilidad náutica

Presentada la Zephyr Eco, la primera lancha de un proyecto de seis embarcaciones eléctricas catalanas

El Port Olímpic acoge la primera feria de embarcaciones sostenibles

por Glòria Ayuso

El Port Olímpic acogerá el 25 y 26 de mayo la Electric Boat Experience, la primera feria de embarcaciones sostenibles de Barcelona, que reunirá a una treintena de empresas nacionales e internacionales que están inmersas, mediante nuevas propuestas, en la transición energética en la náutica y la movilidad marítima.

Además del Port Olímpic, la Asociación Nacional de Barcos Eléctricos (ANBE) coorganiza esta nueva feria, que tendrá lugar en la explanada del Moll de Mestral, con un espacio de exposición de más de 2.400 m. Los fabricantes mostrarán las últimas innovaciones en embarcaciones eléctricas, híbridas y de hidrógeno, y propuestas de soluciones sostenibles para el sector náutico y portuario, como baterías marinas, motores eléctricos, torretas de carga rápida o desaladoras.

Ponencias de expertos

Además del espacio de exposición, durante la primera jornada, el Espai Mestral la sala de actos del Port Olímpic acogerá el programa de ponencias y mesas redondas dirigidas a empresas, instituciones y al ecosistema innovador del sector náutico.

El programa profesional contará con actores relevantes del ámbito económico y marítimo, como la propia ANBE, Barcelona Activa, Acció, Fundació Barcelona Capital Nàutica y Barcelona Clúster Náutico, además de empresarios, para tratar cuestiones relevantes para el sector como el papel de los fondos Next Generation en el crecimiento del sector de la náutica sostenible, el impulso de la gestión portuaria responsable con los ecosistemas marinos o la innovación aplicada a la electromovilidad marítima.

Talleres y secretos del mar

Durante la segunda jornada, los visitantes podrán participar en los talleres de posidonia y gorgonias, una actividad educativa y lúdica dirigida a familias que muestra los secretos del mar y la vida de estas especies marinas. En paralelo, durante todo el día se podrá visitar la exposición del proyecto Good Karma, que da voz a las personas que luchan por la conservación del mar.

Quizás te interese

La economía azul contará con 25.000 metros cuadrados en los ‘tinglados’ de Sant Bertran del Port de Barcelona en 2027

La empresa catalana alquila embarcaciones de todo tipo para seguir la competición de este verano en Barcelona

Cómo seguir la Copa América de vela desde el mar: alquilar un barco o subir a Las Golondrinas



<div>Sail & Charter se convierte en proveedor de barcos chárter para la Copa América de vela</div>
<p>«></img></p>
<p style=por Cristina Buesa

Sail & Charter, empresa de chárter náutico y personalizado, ha presentado este viernes en Barcelona la flota de embarcaciones que ofrecerá durante la Copa América de vela de este verano. La firma catalana ha llegado a un acuerdo con la organización, America’s Cup Events (ACE), para convertirse en proveedor oficial de este servicio.

Uno de los aspectos en los que ACE más insiste es en la accesibilidad del público a las regatas, ya sea desde tierra como desde el mar. Cuanto más organizado y pautado sea ese acceso desde el agua, mejor. Eso explica el apoyo logístico que prestará Sail & Charter, especializada en regatas en todo el mundo, han explicado. La compañía ha desplegado su flota por la primera línea del litoral mientras los equipos American Magic e Ineos Britannia entrenaban muy cerca con sus AC75.

Hacer avanzar la economía azul

La directora ejecutiva de la empresa, Rosario Cellier, ha destacado que sus embarcaciones son ecológicas y sostenibles, como el catamarán ECO SLIM con el que han hecho la presentación. Es un verdadero honor formar parte de este maravilloso equipo de America’s Cup. Estamos preparados para hacer avanzar la economía azul, ha asegurado.

Cuando en marzo de 2022 se supo que Barcelona era la sede de la Copa América y gracias a la experiencia que teníamos en la edición de València, no lo dudamos: nos pusimos en marcha para presentar a la organización nuestro proyecto, ha recordado, mientras la directora de eventos de ACE, Leslie Ryan, asentía entre el público.

Un programa muy profesional

Ryan ha valorado a continuación que «Sail & Charter ha confeccionado un programa increíble, muy profesional, con multitud de barcos diferentes y opciones para comprar entradas o alquilar barcos, ha descrito. Junto a ella también estaba Natalia Via-Dufresne, medallista olímpica que es también la responsable de las operaciones en el agua de ACE.

La firma será el proveedor oficial para el servicio de embarcaciones chárter para invitados, ‘vip boats’, embarcaciones ‘hospitality’ para patrocinadores, barcos a disposición del organizador, para los equipos participantes e instituciones y chárter Premium para aficionados.

De 30 a 150 invitados

Sail & Charter pone a disposición de clientes, patrocinadores, instituciones y medios su flota, que será gestionada en exclusiva durante este evento. Una flota que alcanza más de 30 embarcaciones de momento y que incluye grandes yates, veleros, catamaranes y todo tipo de embarcaciones con tripulación y servicios a bordo.

Los barcos que gestiona van desde exclusivos yates con capacidad hasta 30 invitados, exclusivos veleros de lujo o catamaranes de gran capacidad, para hasta 150 invitados. También se encargarán de la venta de tickets.

Quizás te interese

La economía azul contará con 25.000 metros cuadrados en los ‘tinglados’ de Sant Bertran del Port de Barcelona en 2027

Un joven astillero de Vulpellac es uno de los cuatro que miran a la Copa América de vela como palanca para modernizar el sector de la náutica en Catalunya

Catalunya se conjura para descarbonizar la náutica con la complicidad del sector

Presentada la Zephir Eco, la primera lancha de un proyecto de seis embarcaciones eléctricas catalanas

por Glòria Ayuso

La primera lancha eléctrica fabricada en el marco del proyecto de descarbonización de la náutica catalana, que impulsa la Fundación Barcelona Capital Náutica (BFCN), ha visto hoy la luz en el Puerto de Palamós. Se trata de la Zephyr 800 Eco, embarcación eléctrica de ocho metros de eslora y capacidad para 12 personas, que ha diseñado el joven astillero Zephyr Boats.

Con una velocidad máxima de 25 nudos (46 km/h) y una autonomía de 110 kilómetros, esta lancha ha sido concebida para sacar el máximo rendimiento a su sistema de propulsión eléctrica, ha destacado Gemma Pagès, que creó el astillero hace tan solo tres años junto a Romà Pueyo en Vulpellac (Girona), con la idea de modernizar el sector náutico.

En la Copa América

Este astillero es uno de los cuatro que participan en el proyecto de descarbonización de la náutica, y que están construyendo un total de seis embarcaciones que se mostrarán y navegarán durante la celebración de la Copa América de vela, con el fin de atraer inversiones hacia la industria local. Electric Inside, Magonis Electric Boats y Marcelo Penna Yachts son los otros que integra el proyecto, que cuenta con un presupuesto de 3 millones de euros y está impulsado por la FBCN, el Govern a través de ACCIÓ, el Ayuntamiento de Barcelona y cuenta con la colaboración del Barcelona Clúster Náutico.

Proyectos innovadores

El conseller de Empresa i Treball y presidente de BFCN, Roger Torrent, ha explicado que el objetivo es que la Copa América de vela tenga un impacto socioeconómico en Catalunya que vaya mucho más allá de la competición. Hemos vehiculado esta vocación de legado mediante tres ejes: impulsar proyectos innovadores con trayectoria industrial, generar oportunidades para las pymes del país y alimentar el crecimiento del sector náutico y la economía azul», ha remarcado en Palamós, en un acto en el que también han participado el secretario de Empresa y consejero delegado de ACCIÓ, Albert Castellanos; y el alcalde de Palamós, Lluís Puig.

Unión del ecosistema

Este trabajo ha motivado la constitución, hace una semana, de la Mesa del Sector Estratégico de la Descarbonización de la Náutica, la primera iniciativa público-privada que reúne a un centenar de miembros de todo el ecosistema del sector, y que tiene por objetivo fomentar la reconversión de esta industria hacia el uso de nuevos combustibles renovables.

Quizás te interese

La economía azul contará con 25.000 metros cuadrados en los ‘tinglados’ de Sant Bertran del Port de Barcelona en 2027

Un joven astillero de Vulpellac es uno de los cuatro que miran a la Copa América de vela como palanca para modernizar el sector de la náutica en Catalunya

Catalunya se conjura para descarbonizar la náutica con la complicidad del sector

Presentada la Zephyr Eco, la primera lancha de un proyecto de seis embarcaciones eléctricas catalanas

por Glòria Ayuso

La primera lancha eléctrica fabricada en el marco del proyecto de descarbonización de la náutica catalana, que impulsa la Fundación Barcelona Capital Náutica (BFCN), ha visto hoy la luz en el Puerto de Palamós. Se trata de la Zephyr 800 Eco, embarcación eléctrica de ocho metros de eslora y capacidad para 12 personas, que ha diseñado el joven astillero Zephyr Boats.

Con una velocidad máxima de 25 nudos (46 km/h) y una autonomía de 110 kilómetros, esta lancha ha sido concebida para sacar el máximo rendimiento a su sistema de propulsión eléctrica, ha destacado Gemma Pagès, que creó el astillero hace tan solo tres años junto a Romà Pueyo en Vulpellac (Girona), con la idea de modernizar el sector náutico.

En la Copa América

Este astillero es uno de los cuatro que participan en el proyecto de descarbonización de la náutica, y que están construyendo un total de seis embarcaciones que se mostrarán y navegarán durante la celebración de la Copa América de vela, con el fin de atraer inversiones hacia la industria local. Electric Inside, Magonis Electric Boats y Marcelo Penna Yachts son los otros que integra el proyecto, que cuenta con un presupuesto de 3 millones de euros y está impulsado por la FBCN, el Govern a través de ACCIÓ, el Ayuntamiento de Barcelona y cuenta con la colaboración del Barcelona Clúster Náutico.

Proyectos innovadores

El conseller de Empresa i Treball en funciones y presidente de BFCN, Roger Torrent, ha explicado que el objetivo es que la Copa América de vela tenga un impacto socioeconómico en Catalunya que vaya mucho más allá de la competición. Hemos vehiculado esta vocación de legado mediante tres ejes: impulsar proyectos innovadores con trayectoria industrial, generar oportunidades para las pymes del país y alimentar el crecimiento del sector náutico y la economía azul», ha remarcado en Palamós, en un acto en el que también han participado el secretario de Empresa y consejero delegado de ACCIÓ, Albert Castellanos; y el alcalde de Palamós, Lluís Puig.

Unión del ecosistema

Este trabajo ha motivado la constitución, hace una semana, de la Mesa del Sector Estratégico de la Descarbonización de la Náutica, la primera iniciativa público-privada que reúne a un centenar de miembros de todo el ecosistema del sector, y que tiene por objetivo fomentar la reconversión de esta industria hacia el uso de nuevos combustibles renovables.

Quizás te interese

La economía azul contará con 25.000 metros cuadrados en los ‘tinglados’ de Sant Bertran del Port de Barcelona en 2027

Con una inversión de 7,3 millones de euros, se han restaurado los cuatro edificios, tres de los cuales se destinarán a ‘hospitality’ de la competición de vela hasta octubre y, después, a actividades ciudadanas

La reforma de los tinglados del Moll de Llevant incluirá una estación marítima con un barco hasta la Rambla

Los históricos tinglados del Moll de Llevant del Port de Barcelona renacen como espacio de cultura

por Cristina Buesa

«Hemos transformado unas ruinas en un espacio de cultura», ha proclamado el presidente del Port de Barcelona, Lluís Salvadó. Y es que los tinglados del Moll de Llevant se habían ido deteriorando con el paso de los años y estaban en un estado deplorable. Los responsables del puerto se habían fijado en su decadencia desde 2018, pero la celebración de la Copa América de vela este verano ha sido la excusa para afrontar la rehabilitación de los edificios, que datan de principios del siglo XX.

Tanto la directora de la obra, Gemma Peñalver, como el primer arquitecto que afrontó el proyecto, Pau Díez, han explicado que el abandono de las construcciones durante décadas había provocado que parte de la estructura estuviera en muy mal estado. Con un presupuesto de 7,3 millones de euros, las obras han durado 14 meses, pero durante la ejecución han tenido que tomar decisiones sobre cubiertas, paredes o adornos en las fachadas. Todas las personas que han participado este jueves en la presentación estaban visiblemente satisfechas.

Junto a la estación náutica

Los tinglados del Moll de Llevant (junto al Moll Oriental, al final del paseo Joan de Borbó) lucen ahora blanquísimos, al lado de una plaza también de nuevo cuño donde partirá el bus náutico que conectará con el Portal de la Pau y que está llamado a dinamizar la zona, ya que facilitará el acceso a este sector tan apartado de la ciudad. De hecho uno de los cuatro tinglados será la estación náutica, que se está acabando de reformar para que esté lista el 1 de julio.

Los otros tres edificios, ha detallado el gerente del Port Vell, David Pino, serán para actividades culturales, abiertas a la ciudadanía. Se llaman Carbonera, La Fusteria y El Taller. Son espacios diáfanos que permiten acoger exposiciones, presentaciones, conciertos y eventos de todo tipo. «Esperemos que pasen grandes cosas y que forme parte de la vida ciudadana, será un espacio para todo el mundo», ha deseado Pino.

Para los Tinglados, en mayúscula para Port Vell, se ha creado una marca comercial y un logo, con el que se comercializará también la actividad. Pero ese movimiento cultural deberá esperar a que pase el tsunami de la Copa América de vela porque, por lo menos hasta finales de octubre, estos flamantes edificios rehabilitados serán para el ‘hospitality’ del Port de Barcelona para el evento y también está reservado para equipos, como el vecino Luna Rossa Prada Pirelli.

Quizás te interese

La economía azul contará con 25.000 metros cuadrados en los ‘tinglados’ de Sant Bertran del Port de Barcelona en 2027